Festival de BENICÁSIM – FIB 2012. Benicássim (Castellón) (12-13-14-15 de Julio de 2012)

Viernes, 13 de Julio de 2012.
El primer concierto al que llegamos el viernes fue al de MILES KANE. Las primeras filas del escenario principal estaban llenas de jovencitas que querían contraer matrimonio con Miles. El líder de THE RASCALS y 50% de los LAST SHADOW PUPPETS lo único que les ofrecía eran los temas de su primer álbum, con un buen sonido, y hasta algunas buenas canciones.

Miles Kane

Miles Kane

Me pasé por el Fib Club a ver a TIMBER TIMBRE, que era un tipo canadiense con pintas entre country y perroflauta, y que sentado en una silla con la sola compañía de su guitarra acústica y un bombo de batería, interpretó temas de folk y blues primigenio, que parecían deshacerse con los restos de rayos de sol que daban paso a la noche.

Timber Timbre

Timber Timbre

Ya luego nos movimos de nuevo hacia el Escenario Maravillas dónde estaba ahí, a sus 71 años, Bob Dylan. Hay que decir que conservaba más pulmones que voz. Cómo tocaba la armónica, pero cómo le fallaba la voz. A mí me da igual una cosa y otra, lo que sí que tengo que admitir, por mucho que los puristas se me tiren encima, es que a partir de la tercera o cuarta canción se me empezó a hacer pesado y aburrido.

Bob Dylan

Bob Dylan

Vale, de acuerdo que terminó con “Ballad of a thin man” y “Like a rolling stone” como bis, pero yo no aguanté tanto, y me fui a descubrir a DJANGO DJANGO, quiénes fueron un bluff en toda regla. Le ponían entusiasmo y colorido, no voy a negarlo, y los meten en el recipiente de la psicodelia quizás porque llevan sintes vintage muy chulos, pero mi impresión era que no tenían canciones, que eran un grupo con sintes chulos pero mal aprovechados, que querían hacer una amalgama de pop psicodélico que les quedaba fría y pretenciosa por unas bases chungas y unas melodías bastante prescindibles.

Django Django

Django Django

Así que fue JOE CREPÚSCULO el que me levantó el ánimo esta jornada. Sí, Joel Iriarte se hacía acompañar por un guitarra, y planteó una buena estrategia festivalera: un hit tras otro. Claro, no contaba con mucho público, pero los que estábamos allí éramos fieles. Recuerdo vagamente que me pasaría por BOMBAY BICYCLE CLUB, pero de lejos y sin llamarme lo más mínimo la atención.

Joe Crepúsculo

Joe Crepúsculo

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.