Cursillo de entendido en ROCK

1. Introducción.

2. Breve Historia.

3. Técnicas básicas.

4. El estilo también cuenta.

5. Técnicas Avanzadas

6. Recapitulación.

1. Introducción.

Cuántas veces en una reunión nos hemos sentido desplazados porque, pese a gustarnos la música, la gente hablaba de estilos o grupos sobre los que no tenemos ni idea. Pero la experiencia demuestra que el 99.9% de las veces, ese que tanto habla y presume no tiene ni puta idea de lo que se lleva entre manos. Simplemente, ha leído este documento antes que vosotros… Así que, si queréis reíros de lo lindo con ese amigo vuestro que tanto sabe de música, sólo tenéis que prestar atención al presente artículo.

 

2. Breve Historia.

Básicamente, todo se divide por décadas:

– 50s. Rock’n’roll.

– 60s. Psicodelia y Beatles.
– 70s. Hasta el 75, glam y rock sinfónico. Después, punk y new wave.
– 80s. Tecno-pop.
– 90s. Ya no se hace música como antes.

Al margen de ello, el rock se ha caracterizado por su movimiento de péndulo: un año mandan los U.S.A. y al siguiente la pérfida Albion. Analizando lo que ahora mismo suena por la radio, podemos saber lo que se llevara el año que viene. Fácil.

Podría enrollarme mucho mas, dividir todos esos años en estilos, tendencias, sub-estilos y modas, pero no vale la pena.

Básicamente, en esas cinco líneas está todo explicado. Puedes añadir de tu cosecha las cosas mas peregrinas: que el tecno viene de los grupos alemanes de los setenta, que el reggae es un blues ralentizado o que todo comenzo el día que James Dean raptó a Marilyn mientras Elvis besaba en los morros a los Beach Boys, quiénes cedieron su repertorio a Ringo Starr por dos pesetas y este contrato a tres mataos para que dieran la cara e inventaron el heavy metal, que al cruzarse con los sintetizadores dio forma al brit-pop. Todo vale y nadie te va a decir nada si lo dices con cara seria.

En todo caso, deberemos entrenarnos para poder hablar a favor o en contra de cualquier estilo o moda. Es más fácil de lo que parece… Algunos ejemplos:

Hippies:
SI – Con los hippies, la juventud tomo conciencia al fin de su propia libertad
NO – Los hippies destrozaron la imagen de una juventud emporrada a la que nadie podría tomarse en serio.

Punk:
SI – Revolución contra los dinosaurios de los setenta, do it yourself, etc.
NO – Niñatos que ni siquiera saben tocar manejados por caraduras tipo Malcom McLaren.

Heavy:
SI – Música anticomercial y de machotes, pero a la vez de complicada ejecución.
NO – Canciones para adolescentes llenos de granos que sueñan con aventuras épicas que jamás vivirán.

Sinfónico:
SI – La única faceta del rock presentable, la música clásica del futuro.
NO – Papilla edulcorada, pasto de la gente demasiado inculta como para poder comprender la música clásica.

Y así con cualquier estilo…

 

3. Técnicas básicas.  (Muy importante!)

– Llevar siempre la contraria
– Inventárselas, cuánto más gordas mejor.
– Dudar sistematicámente de la información facilitada por el contrincante.
– Mantener hasta límites inconcebibles nuestras posturas.
– Divide y vencerás.
– Gritar mucho.
– Descalificar al contrario.
– Todo contertulio es un enemigo potencial.
– Veni, vedi, vinci.
– Los gestos son muy importantes: el mundo te está observando.
– Cuando escuches los razonamientos del contrincante, bebe o fuma con avidez y esboza una media sonrisa de incredulidad.

Y lo principal: hablar sentando cátedra. Siempre.

En caso de encontrarnos rodeados y la espalda contra la pared, podemos mostrarnos de acuerdo (ojo, NUNCA, bajo ningún concepto, al 100%) con alguno de los contrarios.

También es importante lograr aliados puntuales en conversaciones que se compliquen… Desde luego, pasaremos a atacarlos sin consideración en los minutos siguientes, diciendo todo lo contrario a lo que habíamos mantenido hasta entonces.

Como principio (¡sólo como principio!), presumir de “auténtico” y pasar de lo comercial. Blues, rock de los cincuenta, punk del 77… En todo caso, guardar silencio por unos minutos hasta saber de qué pie cojea nuestro adversario. Una vez sepamos su grupo/estilo favorito, proclamar que lo nuestro es todo lo contrario y pasar al ataque, comenzando por una frase tipo “eso ni es música ni es ná” o “no está mal, pero es un rollo“.

En el improbable caso de toparnos con un auténtico entendido (sería mas fácil hallar un unicornio), lo más seguro es que lo sea sólo en determinada época, grupo o estilo.

Si el elemento está versado en la música de los sesenta o setenta, atacar frontalmente diciendo “macho, que desde 1982 ha salido algún disco decente“. O al revés, si el tío está muy puesto en las tendencias actuales, manifestar que “es imposible comprender el panorama actual desconociendo las raíces“.

Si es fanático de algún grupo, analizaremos el estilo en caso de que nos suene de algo. Si el grupo favorito del contrincante vende millones de discos, lo tacharemos de “comercial” y diremos que a nosotros nos interesan propuestas mas arriesgadas, mencionando tres o cuatro grupos minoritarios o inventándonoslos directamente. Si aboga por alguna banda semidesconocida, pasaremos a llamarlo snob o listillo, manifestando que si son desconocidos es muy probable que sean más malos que la carne de perro.

Esta última técnica vale también para los estilos, aunque podremos aplicar otra variante: si le gusta la música tranquila o new age nos lo pone a huevo. Diremos que eso es música para anuncios de yogures y nos quedaremos tan panchos. Si le gusta el jevi o el hardcore, diremos que es música de nenazas, alabando a los grupos de música electrónica extrema tipo Whitehouse o los ruidistas japoneses (memorizar esta última frase es muy importante). Siempre deberemos usar lo de “pues yo más“. En caso poco probable de que resulte que le mole la música electrónica extrema, utilizaremos lo explicado anteriormente con los que presumen de gustos poco comerciales.

Importante: aprender de los presuntos expertos. Es decir, si vemos que un tío sabe mucho sobre algún grupo en concreto (sobre todo de los grandes: Queen, Dire Straits, Beatles…), fijarnos en qué discos alaba especialmente para mencionarlos como nuestros favoritos en otras tertulias. Nos servirá para conseguir apoyos en futuras batallas.

Lo más divertido es abogar por un estilo que no le guste a la mayoría de los presentes: es muy fácil despreciar el bakalao, lo que mola es meterse con Depeche Mode o Queen en una convención de fans. En el improbable caso de que estemos rodeados de gente civilizada y la conversación carezca de interés, declararse fan de Enrique Iglesias o Alejandro Sanz puede calentar los ánimos. Comparar las magnas obras de estos últimos con las de esos grupetes que no venden muchos discos. Si se nos acusa de que sólo nos gusta la música comercial, contraatacaremos repitiendo que es más difícil hacer una canción que le guste a un millón de personas que grabar un disco que sólo interesa a dos mil snobs que van de listos…

Difícilmente los grupos sacan más de dos elepés que valgan la pena. Garantizamos una posibilidad de acierto al 99% diciendo que CUALQUIER grupo era mejor al principio… Existen algunas excepciones, tipo Beatles o R.E.M. o U2, pero siempre es posible defender nuestra postura.

Una variante de esa técnica consiste en enterarse de los grupos en los que el artífice principal ha abandonado el puesto. Ejemplos clásicos: los Genesis sin Peter Gabriel son una mierda, los Pink Floyd sin Syd Barrett no valen para nada, los Van Halen sin David Lee Roth dan grima, etc…

Por otro lado, las carreras en solitario de líderes de bandas suelen ser penosas y tristísimas. Esto lo tomaremos siempre como dogma, claro que si alguien ataca a Morrissey (por ejemplo) lo defenderemos a capa y espada.

Variante de la variante: el grupo secuela es por definición mucho peor que el original. Por ejemplo: Porno For Pyros puede estar bien, pero son una mierda al lado de Jane’s Addiction; las Breeders molan, pero no resisten comparación con los Pixies; Electrik Music serían un gran grupo de no haber existido Kraftwerk

También da mucho juego el atacar a grupos consagrados: Smiths, Beatles, etc. Por sistema, cualquier grupo que venda más de tres mil discos es una mierda.

Por supuesto, ni críticos ni revistas ni emisoras tienen idea de qué están hablando: están todos comprados y siguen los dictados de la industria. Eso se aplica también a “lo mejor del año” según la revista tal o las listas esas de “los cien mejores elepés de la historia“.

Y, esto es primordial, para referirnos a ellos siempre utilizaremos la celebérrima definición de Frank Zappa: “El crítico de rock es una persona que no sabe escribir y que habla con personas que no saben hablar para contárselo por escrito a personas que no saben leer“. Ello no impide de que podamos presumir del consumo de revistas extranjeras como The Face, Vox, Best, etc… No, el NME y el MM son de garrulos. Y el Rolling Stone, ni te cuento.

Y lo más importante: ser capaces de hablar mal hasta de nuestro grupo/artista favorito… Ya, es jodido, pero si lo conseguimos podemos estar seguros de haber conseguido quedar como enterados… Igualmente, debemos entrenarnos para hablar bien de grupos o estilos que nos repateen… Un buen ejercicio sería ponernos frente al espejo mientras defendemos a Enya sin vomitar o alabamos a grito pelado a AC/DC.

Cuenta siempre con el factor geográfico. Hablar de un grupo de tu ciudad es peligroso, porque fácilmente puede estar entre tus interlocutores el primo de la novia del bajista, o el hermano del técnico de sonido. También cabe considerar que es relativamente fácil que alguno de los presentes los haya oído alguna vez. Por tanto, no tengas miedo y surca los mares. Habla de Seattle como si fuera tu barrio, invéntate parentescos familiares entre las bandas de allí. Habla de los locales donde tocaban The Doors como del bar de la esquina, y describe a la perfección la Caverna de Liverpool. Invéntate sin pudor las más peregrinas teorías sobre la escena holandesa, noruega, danesa o australiana, presentando a cualquier grupo de ahí que te suene como “los nuevos Beatles“.

Variante ultra: entérate de qué grupos son más importantes en lugares como Sri Lanka, Burkina Fasso, Surinam o Tierra de Fuego, y clama por la ceguera de la industria que nos priva de los miles y miles de talentos musicales allí escondidos.

En caso de emergencia, referirnos a las letras de las canciones. La mayoría de las veces nadie sabe de qué hablan esos melenudos, así que si alguien se mete con la música del grupo que estamos defendiendo y tenemos ganas de acabar rápido, le llamaremos inculto o insensible; proclamando que lo más importante de ese grupo es la poesía de sus letras. Inventárnoslas sobre la marcha.

 

4. El estilo también cuenta.

La forma cuenta más que el fondo. Por ejemplo, facilita mucho las cosas el utilizar nombres de entendidos, como si fueran colegas de toda la vida y hubiéramos comido en el mismo plato. Es decir, llamar a los músicos por su nombre de pila: David (Gilmour), Brian (May), Mark (Knopfler),… si alguien pone caras extrañas, humillarlo sin piedad: “Joder, ¿qué John va a ser?… Pues Lennon, coño!… Parece mentira…

Muy importante: utilizar el apellido de Janis (Joplin), Jim (Morrison), Jimi (Hendrix) o Brian (Jones) se considera de muy mal gusto. Mola enterarse de los apodos: no digas Bob Dylan, di Zimmerman o “el judío de Minessota“; no digas Van Morrison, di “el león de Belfast“; no digas Bruce Springsteen, di “el Boss“; no digas Prince, di “el enano de Minneapolis“… Asimismo es preferible referirse a Declan McMannus (Elvis Costello), David Jones (David Bowie), Paul Hewson (Bono el de U2) o James Jewel Osterburg (Iggy Pop).

Esto se aplica también a los grupos, por ejemplo: jamás digas Beatles, di Fab Four; no digas Rolling Stones, di Stones (nota: si se te ocurre decir “los Rolling” tirarás por tierra toda tu reputación); no digas King Crimson, di Crimso; no digas Iron Maiden, di los Maiden; no digas los Wedding Present, di los Weddoes y así sucesivamente. Utilizar preferiblemente las siglas: Emerson, Lake and Palmer serán siempre ELP; Premiata Forneria Marconi, PFM; Rage Against The Machine, RATM; Def Con Dos, DCD; etc. Excepción a la regla: O.M.D. Siempre deberemos referirnos a ellos como Orchestral Manoeuvres In The Dark.

Asimismo, usar siempre abreviaturas, a ser posible pronunciándolas en inglés: el New Musical Express (acordáos de decir siempre que es una mierda) pasa a ser NME (en-em-i); AOR en lugar de Adult Oriented Rock; MOR en vez de Middle Of The Road…

Utilizar palabras en inglés aunque no sepamos lo que significan: hype, dub, clinic, mass-media, fade-in, bootleg, out-take, payola, gig, mainstream, crossover, etc.

Inciso importante sobre el inglés. En realidad no importa para nada la pronunciación, con tal de que sea rápida y parezca profesional (si alguien te pregunta, di que aprendiste inglés con una surafricana). Aprende cuanto antes a pronunciar la “S líquida”: tienes que ser el primero de todos en pronunciar “Stouns” y no “Estouns“. Y sobre todo, NUNCA “Estones“. También queda bien pronunciarlo como no lo pronuncia nadie: Bob Dailan, Eric Cleipton, King Craimson, China Craisis…

Declara clásicas aquellas expresiones que hayas escuchado sólo una vez. Ejemplo: según tú, todo buen seguidor de Public Enemy debe saber lo que significa PENO. (Public Enemy Number One).

Es también recomendable adecuar nuestra oratoria al auditorio: frases como “el jevi mola un mazo” o “la música de Enya me hace levitar”, “los ritmos andinos me sulibeyan”, “Enrique Iglesias es guay”, “los corridos mexicanos son chevere” o “los pitufos maquineros son chupi” serían ejemplos preclaros…

Importante: no reconocer jamás que compramos los discos en El Corte Inglés, FNAC o Crisol. Siempre los compraremos en el extranjero, por correo o mediante algún conocido. En todo caso, comprarlos donde no los compre nadie; presumiendo de ser amigo íntimo del que lleve la tienda en cuestión.

Como detalle, cuando acudamos a un concierto saludaremos a todo aquel que se nos ocurra: no hace falta darle un abrazo ni pararse a hablar, basta con levantar la mano y sonreír. No hay ni que decir que no hace falta que lo conozcamos de verdad. También pasaremos lista de los ausentes “Huy, no he visto a fulanito (fulanito será un periodista o locutor), qué raro…” Si por casualidad aparece al día siguiente su crítica en el periódico, diremos “fijo que ha enviado algún ‘negro’ a cubrir la actuación“. Cosas así, vamos.

Normalmente, echaremos pestes de los cabezas de cartel y alabaremos a los teloneros. Criticar sistematicámente la sonorización de los locales. Cagarnos en el d.j. que pone música de ambiente mientras esperamos a que comience el concierto. Etc. Por supuesto, nos
negaremos a acudir a conciertos en estadios y similares, “eso tiene más de circo que de concierto“.

Asimismo, echaremos pestes de toda clase de recopilaciones (“tergiversan la trayectoria del artista“) o remixes. De las box-sets, ni te cuento: eso es para recién llegados que cuando salieron los discos originales estaban comprándose mariconadas. También luce mucho el abogar por el vinilo y tachar de timo (está demostrado que con los años se pudren) los cds, cosa de niñatos. Ah, y todos los unplugged, sin excepción, son una mierda. También todas las reuniones o comebacks (salvo, quizá, la de la Velvet de 1993).

 

5. Técnicas Avanzadas

Estas técnicas requieren algo de esfuerzo, pero memorizando las siguientes líneas conseguirás ser la estrella de la reunión…

Todo consiste en buscar alguna anécdota curiosa y sacar el tema como quien no quiere la cosa. Por ejemplo: “Bob (Dylan) jamás fue el mismo después de su accidente de moto”, “En el doble blanco es donde comienza a apreciarse que los Beatles habían dejado de ser un grupo”, “Mick (Jagger) aún siente remordimientos por la muerte de Brian (Jones)”, “¿Sabéis por qué David (Bowie) tiene un ojo de cada color?”, “Aún no sabemos cómo la terapia de electroshocks afectó la obra de Lou (Reed)”, “Los Beatles sin George Martin no son nada”, “Hay que ver lo que ha hecho la heroína con los Depeche”, “La culpa de todo la tiene Courtney (Love)“… Esta técnica da sus frutos siempre que haya algún fan hard-core de cualquiera de los artistas citados; si hay dos ya es la leche: cada uno tiene su teoría particular, que por supuesto es la correcta.

Otro recurso potente, aunque exige cierta disciplina e intuición, consiste en apostar sobre valores “seguros”: son esos nombres intocables a los que nadie osa atacar, ya que de hacerlo puede llegar a peligrar nuestra integridad física. Algunos de ellos serían Velvet Underground, Can, Bob Dylan, Van Morrison, Neil Young, Joy Division, Sonic Youth… Claro que por algo aparece en el apartado de “técnicas avanzadas“. Al margen de que esos nombres son sacrosantos aunque no en todos los ambientes, la cosa funciona como la bolsa. Es decir, los valores cambian constantemente de cotización: hace unos años, todos, absolutamente todos los grupos, mencionaban a la Velvet Underground como influencia básica. Y aunque hoy ha sido superado en el particular Dow Jones rockero por Sonic Youth, sigue manteniendo un apreciable nivel de cotización. Pero lo interesante es apostar por nuevos valores: quienes en su momento, cuando iban tirados, compraron bonos de los Pixies o Dinosaur Jr. hoy gozan de un respetable aire de entendido. Otros se decantaron por Mock Turtles o Raw Herbs y perdieron todo su crédito. El problema es que todo es tan voluble, que es muy complejo el acertar: hoy todo el mundo puede enloquecer con los Nomads o Richie Valens para que dentro de dos meses se imponga otra cosa. De todas formas, podemos comenzar con un pequeño truco: si leemos que cierto músico/valor seguro ha colaborado o apadrinado a algún grupillo que despunta, volcaremos todas nuestras fichas a esa casilla. Ejemplo práctico: Pearl Jam. Nadie les hacia mucho caso, eran la Cenicienta del grunge. Bien, basta con que Neil Young grabe un disco con ellos para que todos los entendidos abran los ojos y comiencen a recibir buenas críticas.

También es interesante y nos hace quedar bien el aprendernos de dónde sacan los nombres los grupos. Es una tontería, pero de verdad que funciona… Por ejemplo: Alice Cooper (una bruja quemada en el siglo XVII), Jethro Tull (un ingeniero agrícola del XVIII), Rolling Stones (de la canción Muddy Waters), Iron Maiden (instrumento de tortura de la Edad Media), Pink Floyd (los nombres de pila de dos bluesmen), U2 (avión espía americano), AC/DC (corriente alterna / corriente continua, pero también una forma de denominar a los bisexuales)…

Asimismo, resulta de interés profundizar en la obra de algunos artistas “malditos”: Nick Drake, Phil Ochs, Peter Hammill, Townes Van Zandt, Elliott Murphy… No hace falta comprarse sus discos, con dejar caer sus nombres en una reunión es suficiente. Si el intercepto ha muerto joven, existen muchas probabilidades de que su obra se mitifique sin excesivos problemas: claro que también mola y da mucho juego el criticarlos…

En el improbable caso de que alguien contraataque (todo el mundo tiene pánico a quedar como analfabeto: ya verás cómo la mayoría asiente en silencio o dice “ah! claro…”) diciendo que a esa gente no la conoce nadie, los consagraremos a todos como mártires del negocio, proclamando que son influencia reconocida por ese grupo que tanto le gusta a él, diciendo que su grandeza todavía no ha sido asimilada por el gran público. A continuación daremos cifras astronómicas en que supuestamente están valorados sus discos: “El único disco de Pete Dello se ha llegado a pagar por… XXXX pesetas“.

Otra técnica avanzada, sólo para los muy experimentados, consistiría en la defensa a ultranza de la música infantil, de música para la tercera edad, de orquestas de pachanga, bandas de música, clarines y trompetas militares… en general todo lo que nadie cree que está discutiendo cuando habla de música. Ecléctico que es uno.

También es interesante la teoría del “tercer disco“. Es dogma de fe que “el segundo elepé” de cualquier grupo es siempre una mierda (hay excepciones, pero tan pocas que no vale la pena mencionarlas). El primero es siempre fruto de la casualidad, el segundo se graba deprisa y corriendo aprovechando el rebufo del primero y nunca aporta nada. Donde un grupo demuestra lo que vale es en su tercer álbum. A partir de ahí, improvisar.

 

Nunca está de más el aprovechar los viajes para hacerse una foto frente a la tumba de Jim Morrison, la placa de la calle de Abbey Road, la entrada de los estudios Sun, etc. Hay lugares que no tienen mucho que ver con el rock, pero suelen quedar bien, como el pueblo donde se grabó Twin Peaks o Tijuana o Las Vegas... No sé exactamente por qué, pero funciona.

 

 

6. Recapitulación.

Todo este rollo se puede resumir en dos palabras: llevar siempre la contraria. La mejor defensa es un buen ataque. Hay que morir matando. Mirar por encima del hombro a los demás y observarlos con desprecio, como diciendo “no tienes ni puta idea, macho, no sabes la que matas“.

Si las cosas se ponen feas, siempre podemos decir “iba de coña” y salir por patas…

 

© Anónimo

PASOS PARA CREAR UNA ESCENA

 

A priori puede parecer una empresa difícil, pero podéis estar tranquil@s muchach@s, se puede conseguir!

Como much@s sabréis, en este mundo globalizado y tomado por los medios de desinformación, las expectativas son lo más importante, no importa la calidad ni el talento, ni siquiera el precio, lo importante es la opinión que te creen antes de venderte el producto ¿acaso piensa alguno qué Ariel lava más blanco? ¿o qué su dentífrico tiene realmente “agentes activos anti-caries“? ¿o qué la imagen guarrilla de tal grupo se corresponde con su música? JA!

Pues bien, a partir de esta importancia de las expectativas ya podéis ir dando los primeros pasos: flyers con la foto de tal grupo (por favor, darle “ese toque guay” para que sea vendible: camiseta de tal grupo, pelo así, postura cual…) repartidos por los sitios más “cool” posibles, reseñas en los fanzines que controlemos, bombardeo de e-mails a toda publicación y dirección que pensemos que puede estar “in”…

Procurar no olvidar nuestro cometido nunca: queremos hacer que se hable de lo nuestro. Por lo que no podemos olvidar citar algo tan importante como las influencias de nuestros grupos imaginarios. Recomendaciones: Teenage Fanclub (rara vez han sido criticados, y no hay indie que se les resista), Saint Etienne (para que en la radio empiecen a prestar atención a lo que se avecina), Smiths (da igual que se les parezcan en algo o no, pero como todo el mundo los cita los tenemos que citar), Planetas (el idioma es lo de menos, pero en cuanto nombremos a estos tendremos fans comiendo de nuestra mano y un buen sector de detractores hablando mal ¡ importante es que hablen!), Fangoria (uff! esto ya es la leche, es la puerta a las comparaciones con la Nueva Ola Ochentera, muy recomendable!), Family (pocos los han oído, pero con lo bien que se habla siempre de ellos no los podemos dejar de lado), Pulp (atraen más público del que parece)…

También se pueden nombrar las armonías vocales beatelianas, los Beach Boys (aunque mejor sólo nombrar a Brian), que en ellos toca un miembro de la Monja Fresona, que son amigos de uno que una vez tocó media canción en Benicassim con los Rebeldes Enanos, que han sonado como posibles candidatos para tocar en el Festival de Bullas, que el productor es extranjero y a la vez es el que produjo el disco del grupo que fue elegido como 4º grupo revelación en la lista de mejores del año de la revista que publicaba ese de la radio que a la vez tiene una discográfica y es amigo de uno de un sello inglés…

Si tenemos presupuesto podemos currarnos unos anuncios en las revistas “puestas en el tema” de turno, pero no seamos chapuzas, ante todo calidad y renombre ¡busquemos a esos jóvenes talentos! ¡con lo que visten sus firmas no los podemos rechazar! Ya saben: Javier Aramburu, Jordi Labanda, Olaff, Javi Rodríguez, Mauro Entrialgo… Esto es un gran punto a nuestro favor, ya que la mayoría suelen atraer a su vez a público del cómic y del diseño gráfico, y como bien sabéis no se nos puede escapar nadie. Lo que no podemos hacer es aislarnos en lo nuestro, hay que dar buena imagen, el coleguismo tiene que estar a la orden del día, debemos estar al tanto de los grupos, maquetas y colectivos que vayan surgiendo, y declararnos siempre fans, amigos y a favor de ellos.

A estas alturas creo que ya vais cogiendo la esencia, no tenemos todavía producto para vender, pero ¿y lo que se habla de lo nuestro? Joder, eso no tiene precio.

También es muy recurrido organizar algo a lo que se le pueda llamar Festival o Fiesta: se reúne a los 4 conjuntos de moda en el mundo maquetero o en el del 7″ en el sello del momento y se les anuncia en el cartel junto a nuestro supuesto grupo. Media hora antes de comenzar el evento no hay más que alegar el fallecimiento de algún familiar del vocalista o la enfermedad de alguna pieza clave y la consiguiente “caída” del cartel. A todos apenará y todos lo comentarán, los que no conocieran a nuestro grupo ya saben quiénes son “sí, hombre, los que iban a tocar antes de tal y que cuál en la fiesta del fanzine pascual“.

Llegados aquí ya tendremos nuestra propia lista de correo para dar cuantiosa información de los últimos devenires del grupo, nuestra libreta de direcciones ya habrá aumentado considerablemente, y mucha gente ya habrá oído hablar de lo nuestro, pero ¿y la música? La cosa ya está empezando a oler, saben las influencias, el nombre, los fanzines que los defienden, el productor, sus amigos, dónde iban a tocar, pero nos falta algo muy importante y difícil de solucionar.

Para cerrar bocas logramos una entrevista en “El Estado de las Lujurias“, suplemento de fin de semana de un reputado diario nacional, en ella nuestros supuestos músicos (procedentes de un casting) perfectamente instruidos, hablan de la incipiente aparición de la ya esperada maqueta, remarcan sus influencias y dicen que su última adquisición a sido el disco de Durtsa.

Nosotros, mientras, andaremos escuchando lo que afamados compositores vayan mandando, seleccionaremos los mejores temas, contrataremos a los músicos de estudio ideales y… ¡a grabar! En la selección de temas es importante ir visualizando como se ejecutarán en directo, para que nuestros bellos modelos puedan fingir sin levantar sospechas en su aclamado PlayBack.

Los instrumentos, cuanto más elementales mejor, con un par de teclados (no mucho más del PT-1) puede ser suficiente, aunque una Fender, pese a que no pinte nada, también puede tener público.

A partir de aquí ya es fácil seguir, se crea un grupo paralelo, otro de unos conocidos, uno de una ciudad cercana… Empiezan a “grabar” sus respectivas maquetas, crean una mini-compañía, editan su propio fanzine, organizan festivales, se consideran colectivo, se comunican a través del e-mail, hablan mal de la música hecha durante los diez años anteriores, se crean chapas, camisetas y toda clase de material de los grupos…

El día que alguien se compre los zapatos oficiales de alguno de estos grupos todo habrá terminado, la broma se habrá reído de si misma y el siguiente paso será Eurovisión.

 

© CarMelus’99

SPANISH-POP: LA LISTA

“La lista cumplió un año en Octubre de 1999”

    Imagínate una lista donde hay casi 300 personas ya, con poco más de un año, y con caras reconocibles de grupos, medios, fans de la música pop, etc… y dónde se tratan temas muy diversos, casi siempre con algún punto de conexión con la música. Pues entonces tu lista es Spanishpop.

Spanishpop nació en octubre de 1998, gracias a Nacho Meteosat, que fue corriendo la voz de boca en boca y hoy ya somos una familia muy numerosa de casi ya 300 listeros.

Se trata de una lista de correo donde la gente intercambia sus opiniones con respecto al tema central, que es la música hecha en España, aunque también se habla por supuesto de grupos foráneos.

En la lista hay gente de grupos como Los Fresones Rebeldes, Vacaciones, The Yellow Melodies, Meteosat, The Happy Losers, La Monja Enana, Flirt, Schwarz, Gallygows, Niza, Gasca, Dar Ful Ful, Circus Clown, y muchísimos grupos más, unos más conocidos y otros menos.

También hay gente que escribe en revistas y fanzines, como en el Rock de Lux, Mondo Sonoro, aB, Ruta 66, Factory, Fanzine de Colores, Yo-yo, Miracles For Sale, Flanzine, Grasa e-zine, Mimo 2000, Tuna Chunks, prensa local, etc… o que tiene programas de radio, pinchan o llevan la programación de salas, hacen fiestas; hay capos de sellos independientes, fans, amantes del pop que están en otros países… y gente, en definitiva, que disfruta con la música pop.

Se han montado siempre conversaciones de todos los palos, donde han aparecido hasta los temas más inimaginables: desde los clásicos debates inglés-español hasta la lucha entre estilos colajet-pop / noise-pop, pasando por temas como los ruiditos de los ordenadores de los 80: Spectrums, Amstrads, Commodores… o el dodecafonismo, o incluso la tienda de discos Del Sur en Madrid; los festivales; el “indie” y el “mainstream”; grupos favoritos de unos y grupos favoritos de otros; listas de los mejores discos; el punk; el movimiento mod; radio 3; la nueva ola de grupos “tontipop”; Y también se anuncian conciertos, fiestas, etc…

Hay quiénes participan todos los días, de sobra conocidos por todos, y aquéllos que permanecen en el anonimato, leyendo solamente los mensajes, pero pasando desapercibidos para el resto de la lista. Hay mensajes que uno suprime, porque no interesan y son aburridos, y otros que atraen más la atención, porque te identificas con el contenido, o reivindican un grupo que te gustaba, pero que ya no te acordabas, y entonces sientes la imperiosa necesidad de intervenir.

Se trata de una lista útil. Por ejemplo, sirvió hace unos meses para que en Cataluña no dejaran de emitir el querido programa “Viaje A Los Sueños Polares“, gracias a un envío masivo de e-mails procedentes de la lista que surtieron efecto. También se han enviado e-mails para que no desaparezca el Festival de Bullas… aunque estos no sirvieron de mucho.

Hay gente que lleva desde los principios, y otros que han llegado más tarde. Unos lo han dejado, y otros continúan. Hay algunos que saben bastante de temas muy concretos y que gracias a sus instruidos mensajes nos enseñan a todos y nos culturizan. Al principio se hablaba más de los nuevos grupos que estaban saliendo, y mucha gente se interesaba por pedir maquetas a estos grupos, y de esta forma, muchos de las nuevas bandas que han surgido hace poco se han ido dando a conocer, entre otros, gracias a la lista. Ahora la lista es más ecléctica que al principio. Antes había más defensores del “colajet-pop”, y ahora hay de todo. Hay eternas luchas dialécticas, y algunos malentendidos a veces, pero en general, el ambiente es muy sano, ya que a todos nos une la pasión por la música.

La gente de la lista ha quedado luego en festivales, incluso en conciertos, fiestas, etc… También ha habido intercambio de cassettes. Incluso se intentó hacer un CD recopilatorio con los grupos de la lista, pero aún lo estamos esperando. También se ha intentado hacer un fanzine, e incluso se ha pensado ya en hacer la I Fiesta Spanishpop, en Siroco (Madrid). Ya se organizó el pasado Festival de Benicassim un partido de fútbol Spanishpop vs. Disorder. Y se ha creado hasta un canal de chat, donde sobre todo, por las noches, a partir de las 22:30 horas, se reúnen hasta más de 10 listeros para charlar a tiempo real.

También se han creado a partir de esta lista otras listas: IndiePoP66, Popplace, SpanishLove,… aunque siempre ha existido una lista próxima, como es la lista Disorder, dedicada a Los Planetas, donde hay mucha gente que está apuntada a ambas. Se han creado asimismo otras listas menores dedicadas a grupos concretos como La Buena Vida, Le Mans, y también listas de noticias donde uno recibe información, pero no participa, como la de Automatics, Vacaciones, Yellow Melodies, etc…

 

SIESTA

Siesta-logoSIESTA RECORDS:
UN SELLO DE POP EXQUISITO

 

La compañía madrileña SIESTA nace en el año 1992 y como dicen ellos: “Siesta sigue en su empeño de ofrecerles un mundo paralelo, autónomo y fantástico, un paraíso perdido regulado por su coherencia interna y en declarado combate con las leyes del mercado y las tendencias de la moda“. Por lo tanto, es un sello discográfico atemporal.

El “invento” surgió de dos chicos llamados Mateo y Manuel, jóvenes amantes del mejor indie pop y que sentían una especial predilección por compañías discográficas como SARAH, POSTCARD, ÉL y 4AD.

Siesta goza de prestigio mucho más allá de nuestras fronteras. Grupos como La Buena Vida son respetados hasta en Japón.

El pop exquisito de sus grupos va en consonancia con los diseños gráficos, realizados casi siempre por verdaderos artistas pop de sus discos, como Javier Aramburu.

En Siesta se pueden distinguir dos etapas claramente diferenciadas: la primera con una forma más desinhibida, espontánea, alegre, naif y con mayor vitalidad pop. Me refiero al principio cuando editaron el primer disco de La Buena Vida, los primeros singles de Daily Planet, el LP de Tramway, etc. Y la segunda etapa coincide con la madurez estilística. Sin dejar de lado su gusto por el pop alegre, empiezan a editar discos de gente como Louis Philippe y su pop adulto. También se les nota su gusto por la bossanova y empiezan a editar cosas de artistas internacionales; discos de Laila Ameizan y otros son inigualables.

Ahora tienen un gran catálogo y amplio en cuanto a estilo, dentro de una línea de coherencia. Su indie-pop exquisito se mantiene pero con perlas de mucho valor como Free Design, Vigil, The Legandary Jim Ruiz Group, Loveletter, Girlfrendo y sin duda el grupo más importante y conocido, La Buena Vida, con nuevo disco llamado “Panorama“.

También realiza giras a grupos que les gustan como aquella gira por España del grupo alemán Throw That Beat In The Garbage Can!, entre otras. Y, por supuesto, no paran de editar cosas interesantes.

Siesta-dolls

© Ángel Pop

HEAVENLY

heavenlylogo

     La primera vez que escuché a Heavenly fue en el 90, no recuerdo muy bien la fecha, pero debió ser a finales de año. Hacía un programa de radio con dos amigos y uno de ellos trajo una copia de “I fell in love last night“. Tras terminar la canción, Miguel Ángel no estaba demasiado convencido. “Así que éstos son los tal Heavenly… no sé si es para tanto“. Al instante terció Rafa, “tío, me enamoré la pasada noche!!.. te parece poco??“. No es poco, ni es cosa de tomárselo a broma. Heavenly son capaces de describir esos momentos en los que todo flota en una nube. Cuando son tristes son los nubarrones más negros del horizonte. Cuando toca enamorarse, se enamoran hasta las orejas. Son capaces de ello por la sinceridad y pasión que dejan en cada uno de sus temas. Porque son Heavenly y, como la pasada noche en que me enamoré, son algo especial.

El núcleo de la banda, Amelia, Peter, Robert y Matthew  provenían de Talulah Gosh, banda cercana al C-86 allegada al sello de Stephen Pastel, 53rd & 3rd. Tras la disolución de Talulah Gosh a finales de los 80 y una época en que Amelia Fletcher intentó hacer versiones bailables de algunos de sus temas, se forma Heavenly. Con la experiencia como Talulah Gosh no tardan en fichar por Sarah Records, que ya les había tentado anteriormente para editar un flexi cuando existían los flexis y Sarah se llamaba Sha La La. Tres singles anteriores al lanzamiento de su primer mini-álbum, que fueron “Our love is heavenly”, “I fell in love last night” y “So little deserve” los confirman como la banda más punk de un catálogo, como el de Sarah, terriblemente pop. Tras interminables dudas existenciales Sarah se decide a dar cancha a sus bandas para que graben álbumes de 12 pulgadas (ya que el amor por los 7 pulgadas fue la bandera del sello durante sus inicios).

heavenlyEl primer mini-álbum fue “Heavenly vs. Satan” (90), una portada verde y dorada y unos coros de apoyo a cargo de The Catherines of Arrogance, unas amigas del barrio de Amelia. Y, sobre todo, unas canciones magistrales. Desde el inicio con la divertida “Cool Guitar Boy” (pieza que mejor describe la histeria fan adolescente por un guitarrista guapo), se pasa por la tierna y desvalida “Shallow“, la bailable “Lemonhaired boy“, la arrogante “Don’t be fooled” o la ramoniana “It’s you“. Se pasan por tantos estados de ánimo que tan sólo 8 canciones llegan a convertirse en una montaña rusa donde no se sabe muy bien si se va o se viene. Si acabar pensando que el mundo es maravilloso o que el amor es una mierda, pero así es la vida y Heavenly no hacen más que describirla.

Tras este primer álbum, se deciden a fichar a Cathy, que tenía algo de experiencia a los teclados en diversas bandas de Oxford. Con ella a las teclas el sonido se hace más rico en detalles, los coros cobran más protagonismo y la banda adquiere un estilo más compacto. “Le jardin de Heavenly” (92) es su segundo trabajo, el más fiero que llegarían a realizar. Con la colaboración estelar del mismísimo Calvin Johnson (en “C is the Heavenly option“) Heavenly se sitúan aparte del resto de bandas de melodías etéreas y atmósferas dulces del catálogo de Sarah (Field Mice, Sweetest Ache, Orchids) con canciones rápidas de ritmos veloces y estribillos pegadizos. Si a una canción pop se le pide una melodía pegadiza, un ritmo bailable y una letra inteligente, “Le jardin de Heavenly” está llena de obras maestras del pop.

Tras un parón de un par de años, en 1994 aparece el que sería ya su último álbum para Sarah, “The decline and fall of Heavenly“, un disco donde los teclados toman un papel principal y donde abundan las canciones algo más amargas, con letras llenas de desencanto y melancolía, sin olvidar una verdadera crueldad cuando toca hacer reproches o autocompadecerse. Su tema estelar, “Sacramento” insinúa una búsqueda de nuevos lenguajes y un dominio instrumental ya envidiable. Las melodías son menos claras y menos pegadizas, pero son del tipo de las que adquieren más encanto a medida que se escucha el disco dos, tres, cuatro veces… hasta que se aloja en el reproductor y no sale de él en todo un mes.

Posteriormente, a finales de ese año y principios del siguiente, editan sus últimos trabajos para Sarah, ya en aquellos momentos pensando en clausurar al llegar a la referencia número 100. Las caras principales de estos dos singles, “P.U.N.K. girl” y “Atta Girl” serían editadas, junto con temas a lo largo de toda su carrera en un recopilatorio “This is Heavenly” (95) que editó Elefant Records tan sólo para el mercado español y que celebraría el magnífico concierto realizado en Benicassim de ese año.

Tras la desaparición de Sarah Records, fichan por Wiija, en esos momentos el sello más conocido en el Reino Unido y graban “Operation Heavenly” (96), posiblemente su mejor disco (en España fue editado por Elefant). Reconocidos en aquel momento como padrinos del movimiento Riot Grrrl e ídolos de nuevas bandas como Bis, “Operation Heavenly” les llevó a alcanzar cierto respeto y fama en prensa y público especializado. Operation Heavenly es rápido, febril, a menudo sucio pero.. qué narices, en el fondo siempre hay un poso inconfundible de Heavenly. Con otra colaboración de Calvin Johnson, una versión de Serge Gainsbourg y un single como “Space manatee” parecía imposible que Heavenly no abriese la puerta del éxito masivo…

Sin embargo a mediados de Junio de 1996, Matthew Fletcher, batería desde los tiempos de Talulah Gosh y hermano de Amelia se suicida en su casa de Oxford. El golpe es terrible y la banda decide cancelar todos los conciertos y cesar los compromisos promocionales que habían adquirido hasta ese momento. Tras el lanzamiento la banda decide disolverse. “Es muy pronto para decirlo, lo más seguro es que sigamos“, confesó Amelia Fletcher en una entrevista unos meses después, “pero no bajo el nombre de Heavenly; sin Matthew nunca sería lo mismo“. Y lo cumplieron. Tras tres años Amelia, Cathy, Peter y Robert han vuelto… aunque bajo el nombre de Marine Research. Ahora Marine Research han sacado su primer álbum. Suerte, ellos se lo merecen.

 

© Israel Sánchez Fuster.

ULTRASOUND

Ultra-titleUltrasonido descomunal

     Imagínate la intersección entre los Who, Pink Floyd y Suede; ya se les considera una de las grandes bandas de los 90. Ultrasound (Andy ‘Tiny’ Woods, Richard Green, Vanessa Best, Matt Jones, Andy Peace) han publicado recientemente su primer álbum, “Everything Picture“, y estaban en el cartel de Benicásim de este año, pero al final no tocaron, al cancelar la gira para concentrarse en la grabación de su próximo álbum.

La historia se remonta a principios de los 80, cuando el descomunal Tiny montó su primera banda; en el 91 Tiny y Richard se unieron a un grupo llamado ‘Sleepy People‘, que dejaron un par de años después para concentrarse en sus propias canciones. Las compañías pasaban de ellos hasta que un grupo de Oxford (Badge), les cogieron como invitados suyos en un concierto. Así se convirtieron en el grupo más deseado por las discográficas. Su primer disco, ‘Same Band‘, lo sacaron con el sello Fierce Panda. El NME les dio el empujón definitivo, y al final ficharon por Nude. Hablamos con Tiny (sonrisa cuajada de dientes de oro, desplegando un sano cinismo) en las oficinas de Sony en Londres.
Ultrasound

-EPA: Durante los 3 días del Festival de Reading, varias veces nos encontramos viendo grupos en los distintos escenarios. El concierto de Ultrasound fue realmente sublime ¿qué piensas de vuestros conciertos?

Tiny: No son nuestro punto fuerte, porque no podemos meter cualquier cosa, como en los discos. Cuando empezábamos no podíamos permitirnos un estudio y hacer lo que quisiéramos. Sólo podíamos permitirnos tocar en directo. Durante mucho tiempo nos salía mal. Nunca nos he visto, así que no sé realmente cómo somos, si somos tan buenos como otra banda o no. Yo tiendo a opinar bien de la confusión… De la confusión sale algo desesperado (risas).
-EPA: ¿Crees que has conseguido lo que te proponías después de dos décadas obstinado en triunfar con tu grupo, dedicándote a ello completamente?

Tiny: No sé si estoy obsesionado con el éxito. El éxito, lo que significa, creo que sí lo hemos alcanzado. Hasta ahora nos obsesionaba lo que se suponía que teníamos que hacer. Tenemos vagos planes de hacer 3 ó 4 álbumes, y después… quién sabe. Si esos discos nos satisfacen, lo habremos conseguido, y yo por fin seré adulto. Hasta ahora estamos contentos. Hay muy pocas concesiones en lo que hacemos. No nos gusta ceder.

-EPA: La historia de la grabación de vuestras primeras maquetas fue un tanto peculiar…

Tiny: Hemos vivido en dos sitios en Londres donde puedes vivir si eres pobre: en el East End y en algunas partes del West End. Ahí, en Acton, un chico de nuestra calle quería convertir una tienda en un estudio y le ayudamos tirando muros y haciendo varias cosas. Había puesto un anuncio en el escaparate pidiendo ayudantes a cambio de horas de estudio. Se portó muy bien, nos dejó todo el tiempo que quisimos.

-EPA: “Everything Picture”, una canción de 21 minutos que da título a vuestro primer álbum, ¿trata de la historia del r’n’r?

Tiny: Es más sobre la generación de los Beatles. Yo nací cuando se estaban haciendo famosos. La música pop siempre ha formado parte de mi vida. Música pop de todas clases y en todas direcciones. No podemos ignorarlas.

-EPA: Se ha dicho que vuestro álbum es casi una ópera rock. Dura 88 minutos, tiene música incidental. Es un primer álbum doble. ¿Cómo lo describirías?

Tiny: Como intento hacerlo con “Everything Picture“. He tratado de meterlo todo en un álbum. Es lo que intentábamos hacer. No sé si hemos fracasado. Pero el fracaso es ver que lo que intentamos lograr es lo que queríamos transmitir. Podría ser el fracaso más largo de todos los tiempos (risas)

-EPA: Has llegado a decir que Ultrasound no es una banda, sino una comunidad musical.

Tiny: Una banda se forma y nunca es algo separado del resto de tu vida. Toda la gente que te encuentras la encuentras porque estás en esa banda, porque les gusta o están implicados en algún modo. Creo que hay que involucrarles hasta que consigues oportunidades de tocar, de hacer canciones, gente que te ficha para su sello, gente de otras áreas de la música pop. Con ellos puedes crear algo más grande.

-EPA: ¿Qué hay de vuestro afán de experimentar con todo?

Tiny: La primera vez que llegamos al estudio para grabar el álbum, la cuestión era estrujar las canciones que teníamos en forma de maqueta. Queríamos empezar de nuevo para ver qué íbamos hacer con esas canciones en un estudio, qué íbamos a utilizar… ahí está la gracia de la experimentación. Básicamente no sabíamos nada, ni siquiera tocar. Así que experimentamos para encontrar el sonido correcto, la nota adecuada, el sentimiento para cada canción… Experimentamos en todos los sentidos.

-EPA: “Nueva explosión glam”, ” Prog-rock”, neo-psicodelia… ¿Te suena?

Tiny: Es engañoso, bastante raro. Los medios utilizan lo de “prog-rock” para hablar de cómo sonamos o cómo no sonamos. Se han inventado “nueva psicodelia“, pero nadie tiene derecho a etiquetar. En cierto modo puede ser eficaz, pero toda etiqueta es pobre, porque no abarca toda la historia. ¿Has oído hablar de la “new grave“? Inventarse una categoría donde meter grupos… tratar de categorizar bandas… Realmente no sé si es bueno. Yo intento no hacerlo, y me gustaría que la gente dejara de hacerlo.

-EPA: ¿Qué hace especiales a Ultrasound?

Tiny: Creo que es la manera en que la gente del grupo interactuamos con él. Conozco muchas bandas donde un chico o una chica soñó, tuvo la visión de un grupo, compuso canciones. Luego encuentra a gente que encaja y entonces existe una sola visión. Con nosotros, yo tengo visiones, Richard tiene visiones, Matt… y nadie transige con las visiones de los demás. Luchamos, empujamos, tiramos, peleamos por cualquier cosa con un destello de vida. Nunca estamos todos de acuerdo. Donde empiezan las diferencias, ahí empieza la canción.

-EPA: Tenéis un single (“Kurt Russell”) que nos hace sospechar alguna relación de vuestra música con el cine.

Tiny: Oh, sí!. “Underwater love story” se basa en una escena de la película “The Abbys“; también tenemos “Suckle“, basada en “Oh Lucky Man“. Hay muchas referencias cinematográficas. No descartamos la música de Hollywood como un punto de partida. Todas las formas de arte, el mundo que nos rodea, nos influye.

-EPA: ¿”Stay Young” es un himno, una declaración de principios?

Tiny: No lo era cuando la compusimos. Parece que se ha convertido en una especie de afirmación, sí, pero… ¿cómo lo describiría? Es como te sientes cuando tienes 16, 17 años… Yo empezaba a ver gente a mi alrededor intentando ser adultos, porque estaba en la universidad. Cuando estás en el cole te tratan como a un niño. No era divertido. Yo quería ser un niño para divertirme. En la universidad nunca fingí ser un adulto sensato ¿Qué sentido tenía saltarse clases y todo eso? Estábamos allí porque queríamos, voluntariamente. ¿Por qué iba yo de rebelde sin causa, si de hecho quería estar allí? Por eso mismo: para rebelarme, para patear las reglas. Ahí está la clave: introducirte en un sitio donde hay reglas para ver si puedes romperlas.

-EPA: Habéis grabado también “Getting Better” de los Beatles, pero vuestra versión parece como si sonara lo contrario de lo que expresa el título.

Tiny: En esa canción parecemos arrastrarnos por la de los Beatles. Por un lado está la forma de tocarla Paul McCartney, optimista hasta la estupidez, y John Lennon detrás diciendo “no es tan cool“. No puede ser tan positiva. Además él siempre ha sido más bien negativo. Creo que nosotros destacamos esa parte, esa especie de desesperación. Es ‘twentieth century blues‘: decir que todo va bien cuando todo se derrumba a tu alrededor. Nosotros lo hacemos más obvio. Ya sabes, estamos en los 90, no en los 60. El aspecto positivo de los 60 ha muerto (risas).

-EPA: “Floodlit world” ya había aparecido durante vuestra estancia en el sello Fierce Panda. Ha sido el adelanto del álbum y el vídeo os muestra desnudos y cubiertos de pintura plateada…

Tiny: No nos permitían gastar demasiado dinero. Lo mejor que podíamos hacer era quedarnos en una habitación tocando la canción. Ya que teníamos que hacer eso, pensamos unos minutos antes hacerlo menos aburrido. En los vídeos se suele hacer el papel de estrella. Lo más triste es que todos parecen All Saints. Todos llevan la misma ropa que All Saints. Se nos ocurrió que lo mejor sería no llevar nada de ropa, no tener imagen, y además así el vídeo saldría más barato. El hábito no hace al monje.

-EPA: ¿Qué se puede esperar de Ultrasound?

Tiny: Sea lo que sea, estará en la historia del r’n’r, sin duda. No sé, estaremos tocando todo el verano, y entre conciertos haremos las canciones del próximo álbum. Estoy deseando empezar a prepararlo.

-EPA: ¿Conocéis España?

Tiny: Sí. Yo he estado una vez, cuando tenía 4 años, y no me acuerdo.

 

© Ángel H. Sopena.

THE FRANK & WALTERS

F&W

    El pasado sábado noche pasamos una velada muy divertida con Paul, Niall y Ashley, esto es, con The Frank & Walters. Y no fue sólo los conciertos: Vacaciones + The Frank And Walters, sino también la suculenta cena, por ejemplo, y después de ella, cuando fuimos a los camerinos de la Camelot y estuvimos charlando con ellos y haciéndoles algunas preguntas. Habíamos diseñado una improvisada entrevista esa misma tarde. Esta vez intentamos evitar las típicas y clásicas preguntas de entrevista, pero realmente no sé decirte si lo conseguimos. Bien, más o menos, tú, que estás leyendo esto, puedes hacerte una ligera idea de como fue todo en una noche como un magnífico desfile lleno de colores puesto que la belleza llega a ser más que la vida.

Les regalé un ejemplar del primer disco de The Yellow Melodies, y Paul me preguntó acerca de Ireland, y le dije que nunca había estado allí, pero que amaba esa tierra y por eso escribí esa letra. Y entonces él me dijo que algo parecido les pasaba con una canción que tenían como “Fashion Crisis Hits New York” pero que ellos nunca habían estado en Nueva York. Le pregunté si le gustaba el nombre del grupo, y me dijo que sí, incluso que el amarillo era su color favorito.

 

Paul

Paul

-EPA: Venir a España es una de las mejores cosas que les puede ocurrir a The Frank And Walters. Cuáles son algunas de las otras?

F&W: Una de las mejores cosas ha sido ir a Estados Unidos. Nunca habíamos estado allí aunque habíamos escrito una canción como “Fashion Crisis Hits New York”, que era sobre algo que aún no había ocurrido: America… los conciertos allí, la gente… la gira entera fue realmente valiosa. Nos encantó vivir en Nueva York, y todo aquello… el público americano es sensacional. No hay un montón de grupos indies como pasa aquí, pero encontramos mogollón de gente que les encantaba la música europea, y nosotros disfrutamos tanto las veces que tocamos solos, como las que tocamos junto a otras bandas americanas.

-EPA: Cuéntanos una canción muy bonita, y cuáles son para ti las condiciones ideales para escribir una canción perfecta: estado de ánimo, tiempo, lugar,…

Paul: Últimamente he escuchado una canción del último álbum de The Flaming Lips, llamada “Raze for the prize“, que es increíble, y me hubiera encantado haber compuesto esa canción. Me conmovió. Pensamos que… lo que necesitas para escuchar una canción como esta es… bien, depende del estado de ánimo en el que te encuentres, quizás sea mejor por la noche, pero lo que sí ocurre siempre es que cuando quieres escribir la canción perfecta, nunca te sale, y en el momento en el que menos te lo esperas, va y sale una canción muy buena. El batería, Ashley, piensa que un buen momento son las resacas. Bastante interesante.
-EPA: Siendo Irlanda una tierra de cuentos, ¿podéis contarnos algo sobre algún libro, un escritor, alguna historia o algún hechizo que os hayan echado?

Paul se sentía fan de Oscar Wilde.
Todo el grupo coinciden en señalar el libro de J.D. Salinger: “El guardíán entre el centeno” como un libro excelente.
Y Ashley presumía por un rato de que una bruja le había hecho un hechizo que le haría tocar la batería, prácticamente sin saber.
-EPA: Si alguien os dice que vuestras canciones son como una tarde lluviosa, qué pensaríais?

F&W: Nos sentiríamos felices, porque hemos conseguido desatar emociones en la gente, y eso es importante. Si todo el mundo nos dijera lo mismo de todas y cada una de nuestras canciones, ya no sería tan bueno, porque no todas recuerdan a una tarde lluviosa. Sería muy triste.
-EPA: Teniendo en cuenta conciertos, gente, grupos y amigos, ¿qué llevaríais de España a Irlanda, y qué traeríais de allí para acá?

F&W: Lo que llevaríamos allí a Irlanda, aparte del sol, sería que todo es mucho más cómodo y llevadero. No hay tanto pijerío (al menos no lo hemos experimentado), porque allí arriba, el grupo principal actúa como si no tuviera que dirigir palabra alguna al grupo telonero, son más que ellos, y el grupo telonero no vería muy cool hablar con el grupo importante, así que tampoco lo hacen. La otra vez que vinimos a España lo único que trajimos fueron los instrumentos, y no tuvimos ningún problema a la hora de utilizar el backline de otros grupos. Y esto es algo que no suele ocurrir a menudo en Irlanda o en Inglaterra. Y bien, sobre lo que traeríamos a España… lluvia. Tenéis carencia de agua y vais a terminar lavándoos los dientes con vino (risas).

 

Niall

Niall

-EPA: Si algo os ocurre, ¿qué es exactamente?

Ashley: que me desperté!!! (risas)
Paul: Esa es una canción de enamorarte.
-EPA: Pedid un deseo…

Paul: Lo pienso pero no lo diré.

Niall: Tener unos pies más grandes.

Ashley: Ojalá tuviera un bebé.

EPA (Ruth): Mi especial deseo es pasar un rato cualquiera de nuevo en mi vida con The Frank And Walters, un grupo que la primera vez que les ví en directo en uno de sus conciertos realmente supe que unos tipos elegantes pueden tocar profundas y bellas canciones pop.

 

EPA (Rafa): Me encantaría tocar de nuevo con The Frank And Walters, de teloneros de ellos en toda la gira española que harán en febrero del 2000, y aún sigo soñando en tocar algún día en Irlanda o Inglaterra.

 

Ashley

Ashley

© Ruth Vacaciones & Rafa Skam

 

FLIRT

Flirt-up

Sin duda, esta entrevista era una de las más importantes para mí, y la que más se hizo de rogar, puesto que entró a última hora en el primer número de este e-zine. Ya había coincidido en el chat varias veces con Lucas, el cerebro y la razón de existir de Flirt y habíamos mantenido conversaciones muy interesantes. Fue más o menos en febrero cuando conocí a Lucas en el chat, en el canal #Spanishpop, y me habló de que tenía un grupo, que se llamaba Flirt. Y le pedí influencias, y me identifiqué totalmente con esos grupos que me citaba. Jugábamos a ver quiénes era nuestros favoritos de las últimas 4 décadas, y coincidimos en 3 de ellas: en los 90, Suede; en los 80, The Smiths; en los 70, David Bowie: tan sólo en los 60 hubo diversidad, aunque cercana: yo dije The Beatles y él eligió Scott Walker. Bien. Entonces le pedí la maqueta, pero me decía que era algo antigua, y algunos temas ya ni siquiera los tocaban en directo, que no me esperara nada del otro mundo, pero no fue así. En llegarme la maqueta empecé a fliparlo, y creí que sí que era de otro mundo. Desde luego, no se parecía a nada hecho aquí o por alguien de aquí. El talento que encerraba esa maqueta superaba todas mis buenas expectativas que tenía de ellos. Creo que ha sido la maqueta que más veces he escuchado (véase su comentario en la sección de Discos y Maquetas), y no hacía más que ponérsela a mis amigos y amigas en el coche, y también flipaban. Y estaba deseando verlos en directo, así que aprovechando que Yellow Melodies y Vacaciones tocábamos en el mes de Julio en el Ice Cream Pop Festival, y que mi amigo Xavi, del fanzine Miracles for Sale, organizaba esa fiesta, y me dijo que faltaba sólo cerrar el cartel con un grupo de Barcelona, pues fui rotundo, y pedí por favor que fueran Flirt; y así fue; y allí estaban ellos abriendo el festival.

Desde la primera vez que escuché la maqueta, ya me hice fan incondicional de Flirt, y aprovechando que hacía este e-zine, pues sin duda, redacté rápidamente una serie de preguntas que envié por e-mail a Lucas, voz, guitarra, principal compositor y esencia de Flirt, y que éste contestó rápidamente a última hora, justo antes de cerrar este primer número de EL PLANETA AMARILLO e-zine.

-EPA: Un grupo desconocido para la gran mayoría, pero cuya maqueta con 4 canciones + otros regalos me impactó bastante, convirtiéndose en mi maqueta favorita del 99. Cuéntame lo típico: quiénes sois, qué tocáis, a qué os dedicáis, cuánto tiempo lleváis, y qué hacéis en Flirt.

Lucas: Somos Rodrigo (guitarra principal y vividor), Joaquín (piano, estudia filología eslava y acaba de terminar la carrera de piano), Alberto (batería, vividor, también estudiante de filología clásica y trabaja en una empresa informática), Néstor (bajo, se acaba de licenciar en derecho) y Lucas (voz y acústica, buena persona, al fin y al cabo). Llevamos alrededor de un año y medio en Flirt y aunque la formación actual no tiene nada que ver con la original, aún nos tenemos algo de respeto y consideración. ¿Qué hacemos en Flirt? Nuestro objetivo inicial era recaudar fondos para una ONG, ahora no sé cuál será…

-EPA: Formaciones paralelas y/o anteriores de algún componente del grupo.

Lucas: Rodrigo viene de un grupo punk, Los Nervios Rotos, y a Lucas lo echaron de otro aún más punk, Glamour. Alberto ha tocado en casi todos los grupos de Barcelona de esta década y mitad de la anterior: Marea Baja, Sosas Cáusticas (el mejor), Minema, Peanut Pie
-EPA: Quién hace la música y quién escribe las letras en Flirt?

Lucas: Pues el 90% de las canciones son de Lucas, y un 10% las coescribe con Rodrigo.

-EPA: Con sólo una maqueta habéis conseguido tocar en el BAM, en otros festivales y que hablen muy bien de ella allá dónde ha ido, ¿nos podéis contar alguna cosa más que se nos escape? ¿estáis orgullosos de esa maqueta?

Lucas: Pues lo típico, en su momento sí y ahora la vemos muy lejana, pero jamás renegaríamos de ella por muy marciana que nos suene. De esa maqueta hará más de un año. Entramos en el estudio con las canciones prácticamente acabadas en nuestra mente y no experimentamos excesivamente, y esa es la tónica que esperamos seguir llevando. No somos muy amigos de sobreproducciones y cachivaches, por lo menos no en lo que a Flirt se refiere. Gloomy Words sigue intacta en nuestro repertorio, pero hay otras que arreglaríamos de  otra manera, y otras que simplemente obviaríamos.
-EPA: Ya os persiguen incluso las compañías, ¿cómo están vuestros contactos con los sellos discográficos?

Lucas: Liados.
-EPA :Multi o independiente, qué preferis?

Lucas: Sinceramente: multinacional.
-EPA: Con qué sello o gustaría fichar?

Lucas: Cualquiera que no se rija únicamente por criterios artísticos.
-EPA: Preferís el directo o el estudio?

Lucas: Definitivamente estudio.
-EPA: Cuáles son vuestras principales influencias? qué escucháis en la actualidad, tanto nacionales como extranjeros? escucháis más música española o extranjera?

Lucas: Lo de las influencias pregúntaselo a Marc Piñol, que conoce más grupos raros y seguro que contesta mejor.

Discos que escucho últimamente: Sparks (de ellos hacemos una versión), Olivia Tremor Control, New Musik, Beach Boys, One Dove, Marc Almond, Tim Buckley y Franco Battiato.
Canciones que escucho últimamente: Te Busqué (Mecano), Autobiography (Dakota Suite), So Payaso (Extremoduro), The Wanderer (U2 con Johnny Cash), Cry Baby Cry (Beatles), 25th December (Everything But The Girl), Instant Pussy (Robert Wyatt), All The Madmen (Bowie)

-EPA: Último disco comprado.

Lucas: Uno fantástico de Olivia Tremor Control y uno horrible de Mr. Wright.
-EPA: Por que cantáis en inglés ahora que se pone de moda de nuevo lo del español? es que no queréis ser famosos?

Lucas: No sé. Sí.

-EPA: Próximos proyectos de Flirt.

Lucas: El BAM y esperamos que grabar.
-EPA: Dime tus 5 bandas favoritas de Benicásim-99.

Lucas: –Vacaciones. La melodía de Poppy Girl la plagiaría si no fuera tuya.
Ultrasound. Gran concierto el suyo, impecable el sonido.
Hefner. No me gustaban nada hasta que los vi en Benicassim. Ahora me encantan.
Jon Spencer Blues Explosion. Aunque no te haría creer que lo escucho en casa.
Patrullero Mancuso. Una sorpresa muy grata.

Flirt-mid

    Esta entrevista fue realizada unos días antes del BAM. Después de su actuación en este festival, Lucas nos comenta muy gentilmente y una a una, las 6 canciones que interpretaron…

1. Any Of Those Crazy Things: Habla de una chica muy fea que se creía muy guapa, y que por tanto ERA muy guapa. Está entre mis favoritas, pero no tiene un estribillo que atrape especialmente.

2. Gloomy Words: Es la primera canción de Flirt y a la que tenemos más cariño. En directo es un desastre. A mí nunca se me oye la guitarra al principio, corcho. Recuerdo que el día que la compuse estuve toda una noche aporreando el piano con Rodrigo y los vecinos llamaron tres veces.

3. Caustique: Esta es en la que toco el piano con Joaquín. Es la segunda versión de una balada que compusimos Rodrigo y yo hace un montón de tiempo. La letra varía en cada concierto. Es la canción de Flirt donde todos los instrumentos están mejor compenetrados ¿será porque en esta yo no toco la guitarra?

4. Aro Emo Emotional: El estribillo de está canción está sampleado de una canción que escribió Aleix en Peanut Pie, y el resto es mía. Es, por decirlo de una manera, una adaptación muy libre de Damaged.

5. Arquitectura: Esta es la de la flauta. Me gusta porque es muy sencilla y simple, y el arreglo de piano y flauta me parece fantástico.

6. Why Do I Dance Alone?: Esta era originariamente una canción bastante bossa y ahora la tocamos como si fuera disco. A Alberto siempre le duele todo después de tocarla, por eso la dejamos siempre para el final. El título es bastante explícito. El estribillo cambia totalmente de ritmo y se vuelve una balada, en ese momento aprovecho para reivindicar el agarrao, ese bonito género que misteriosamente desapareció de las biotes hace un tiempo.

Flirt-down

GRAHAM – “POPWISH EP” SINGLE (Dreamy, 1999)

Graham
Graham es Graham Darnell, y Dreamy es un joven sello con un buenísimo gusto por el pop más sugerente, más intimista. Aquí se reúnen cuatro canciones, cuatro melodías de interior, de corte acústico y con unos órganos de iglesia que le dan personalidad al sonido de Graham, sonido que recuerda a grupos como Simon & Garfunkel, Louis Philippe, Belle & Sebastian, etc…
 

Mi favorita: I Buy My Fizz At The Top Pop Shop (Pop Versión)

TRANSISTOR SIX – “POST OFFICE TOWER EP” SINGLE (Elefant, 1999)

Transistor7
Este es el proyecto musical de una chica británica llamada Frances Castle, una mezcla de country, música espacial y pop de los sesenta, pero totalmente casera, hecha con un ordenador, un viejo órgano y samples de discos encontrados en tiendas de segunda mano, aunque con mucho encanto. Las letras fantasiosas encajan a la perfección con los ambientes hipnóticos y mágicos que Frances consigue con los pocos medios que tiene. El vinilo es de color transparente.
 

Mi favorita: Post Office Tower Ep.