GUILLERMINE + SOUVENIR + NOSOTRÄSH. Reverendos (Pamplona)

31-guillermine
Muy buen ambiente en la sala y mucha expectación en la sala para ver a los tres grupos. Guillermine venían desde Murcia, y aunque también llevan bajista, no pudo venir, y vinieron sólo el núcleo principal del grupo, que son dos: Marcial a la guitarra y Germán al casiotone y voz. Salieron al escenario echándole morro a la cosa, con una actitud fresca y punk-naif, interpretando algunos temas de su maqueta. Incluso recuperaron algún tema de su formación anterior, The Muppets, y vesionearon a Chucho, y se atrevieron incluso a hacer una adaptación cachonda y simpática del Blowin´ In The Wind dylaniano. Luego subieron al escenario Souvenir, pero con una formación algo atípica, ya que no estaban ni Paco, su batería por entonces, ni Pablo, el bajista, por lo que Jaime y Patricia se ayudaron de un teclista, que llevaba los ritmos pregrabados y hacía las funciones de la batería y bajo. Era un concierto distinto, pero igual de encantador, ya que sólo la voz de Patricia interpretando a Gainsbourg, Francois Hardy, Brian Wilson, o a ellos mismos, junto a las guitarras sesenteras de Jaime, te ponían los pelos de punta, y te encuentras como flotando en una nube, soñando… y como plato fuerte, saldrían Nosoträsh, a quiénes se le dan mejor los escenarios pequeños, como este, que los grandes festivales. Era uno de los últimos conciertos con Borja Jr a los teclados. Ahora tenían muchas más tablas en el escenario que la última vez que les vi. Repasaron casi toda su vida en un fin de semana, y rescataron algunos viejos hits, como “Punk Rock City”, “Voy A Aterrizar”,… y fueran reclamadas varias veces al fnal para hacer bises. La gente se lo estaba pasando bien y quería más. Y ellas no se hacían mucho de rogar. Para acabar la noche Dj Polar nos hizo bailar durante varias horas con su set de pop de alta calidad.

CALC + PAPAS FRITAS. Sala El Sol (Madrid)

Papas Fritas

Papas Fritas

Un grupo, Papas Fritas, que estaba con un auténtico mono de ver en directo. Empezaron Calc, un grupo francés, procedente de Burdeos, que aburrieron hasta al más optimista, y esque no eran el telonero más adecuado. Quizás en otra ocasión les hubiera disfrutado más. Hacían canciones de indie-rock americano, con melodías lineales y un tanto aburridas. Y todas las canciones eran iguales. Se me hicieron largos y pesados. Afortunadamente salieron después a escena Papas Fritas, aunque como decía Tony Goddess, en España eran “Patatas Fritas”. Pues bien, los “papas” Tony, Keith, y la dulce Shivika a la batería, acompañados desde el último disco por Chris (guitarra) y Dana (teclados) hicieron un concierto memorable, el mejor concierto que he visto en lo que va de año, por todo, porque son divertidos, simpáticos, porque tocan bien, suenan maduros sin perder un ápice de frescura, y con una actuitud contagiosamente positiva: saben meterse al público en el bolsillo sin hacer nada especial, simplemente siendo como son: cercanos, sencillos, divertidos, encantadores. Repasaron lo mejor de sus tres álbumes, sobre todo, el último. Al final tuvieron que salir por dos veces al escenario a realizar los respectivos bises. La segunda vez Chris se pasó a la batería y Shivika salió a cantar. Derrochaban encanto a raudales. Hicieron hasta una versión de las Ronettes (“Be My Baby”),… en definitiva, un concierto vibrante, un diez, sin duda. Hay que decir que había hasta espectadores de lujo en la sala, como eran el cantante (Neal) y el batería de Mojave 3.

LO HORRIBLE Y LO MISERABLE + THE UMBRELLA HATING GENERATION. Siroco (Madrid).

29-tuhg

The Umbrella Hating Generation

Fiesta de uno de mis programas de radio favoritos, y eso que nunca puedo escucharlo, pero cuya parrilla, fruto de un exquisito gusto musical, siempre me pone los dientes largos. Allí se dieron cita (la semana siguiente lo harían en Valencia, los mismos grupos, en la fiesta que montaba el programa hermano “Farmacia de Guardia”, de mi querido amigo Enrique Tomás) dos grupos que parecían escogidos a posta por la longitud del nombre: Lo Horrible Y Lo Miserable venían desde Valencia, y son un trío (una chica y dos chicos) con canciones de corte acústico, acompañadas a veces por un violín. No puedo opinar ya que no era el sitio ideal para este tipo de grupos. Se oía más el murmullo del público que la música del trío valenciano. Luego fueron uno de mis grupos que más me habían sorprendido al año anterior, pero que me defraudaron algo esa noche. Había canciones nuevas, en castellano, que parecían más canciones de iglesia que aquellos redondos temas de su EP de debut en Jabalina. Y es que quizás no me gusta la voz de Mónica en castellano. Sus canciones piden a gritos el inglés, porque son canciones bañadas por la melancolía de los nubarrones grises y la fría lluvia del otoño británico… eso sí, las melodías eran muy buenas, y lo mejor fue la versión instrumental del “Man On The Moon” de REM.

MANTA RAY. Sala Arena (Madrid)

28-mantaray
Era parte de la gira “Esperanza”, de Manta Ray, presentación de su último álbum. Les había visto alguna vez anteriormente, pero sin prestarles mucha atención. Y la verdad es que aquí flipé. Como dice Tito Pintado, suenan a grupo de fuera, no parecen de aquí. Y así lo demostraron con creces. Un concierto intenso, donde repasaron su último disco, ya como cuarteto, y en los bises, pusieron la guinda interpretando “Heroes”, de Bowie, y el O.F. King, en versión acelerada. Sorpresas que no esperábamos y que nos sorprendieron a más de uno. Además, la sala estaba abarrotada, no cabía un alfiler. La verdad es que Manta Ray, y más en directo, no tienen que envidiar a grupos renombrados de fuera, y sólo les sigo encontrando el defecto de las voces, que no me gustan, prefiero los desarrollos instrumentales, que permiten adentrarme en paisajes fríos y tenebrosos, y disfrutar de sensaciones que no disfruto con ningún otro grupo.

JONIPAI + VACACIONES. Sala Maravillas (Madrid)

Jonipai

Jonipai

Ya estaba deseando ver en directo a uno de mis grupos favoritos de los que habían salido en los últimos tiempos. Empezaron algo nerviosos, porque el sonido de la sala Maravillas es por donde le da, y así comenzaron ejecutando con espíritu amateur y encanto naif los temas de su mini-álbum de debut “Un Plato Pequeño”, más otros seis temas nuevos, pero con el hándicap del extraño sonido de la sala, que sonaba rara y parecía fumada, aunque el mero hecho de disfrutar en vivo de las canciones del disco ya era suficiente. Son La Buena Vida del 2000, sin duda. Tienen talento, inspiración y canciones. Luego Vacaciones hicimos un extrañísimo concierto. Entre el público se encontraban Alejandro y Elena, de Los Flechazos, lo que me suponía un enorme respeto, además de mi buen amigo Pepe Protón, el resto de Yellow Melodies, que habían venido desde Murcia, y los listeros, a quiénes les prometí un buen concierto. Y fue todo lo contrario, una enorme pesadilla, al menos para mí, aunque el resto del grupo se encargó de compensar, y de que no fuera el más absoluto de nuestros ridículos. Mi guitarra sonaba desafinaba todo el concierto, y por más que la afinaba seguía sonando extraña, al tiempo que veía caras de circunstancia en las caras conocidas y no conocidas de la primera fila. Cambié de guitarra, y seguía sonando extraña. Me encontré incómodo durante todo el concierto, salvo las tres últimas, donde ya parecía que todo sonaba mejor. Luego la gente dijo que le gustó y que había sonado bien. Yo ya no entiendo nada.

TELEPHUNKEN. Sala El Sol (Madrid)

26-telephunken
Esta noche tocaba doblete, y después de un show guitarrero cambiamos el chip y nos fuimos a bailar a ritmo de break-beats y funk del que nos deleitaría el nuevo grupo del ex-Nothing Ernesto, en otra onda, por supuesto. Alejandro Flechazos, que guardaba un bonito recuerdo de Nothing, prefirió no venirse, para no manchar ese recuerdo, ya que era una historia totalmente diferente, en plan de música de baile. Fue toda una sorpresa la puesta en escena, ya que no era sólo el típico dj poniendo discos, sino que además de jugar con los platos Ernesto, el otro ex-componente de Nothing tocaba el bajo en primera línea de escenario, y además, un batería añadía arreglos a los ritmos que sonaban.

LOS VINILLOS + THE HAPPY LOSERS. Sala Arena (Madrid)

25-thl

The Happy Losers

Fiesta de presentación a lo grande del segundo single extraído de ese maravilloso álbum “Apple Taste” de una de las bandas más interesantes del país, segundo single que aún estaba en fábrica, así que sólo pudimos escuchar en directo. El grupo nos ofreció un estupendo concierto lleno de sorpresas. Tocaron lo mejor de su repertorio (aunque todo su repertorio ya es bueno de por sí) ante una sala llena, que nadie firmaría antes del concierto, pero que ellos sin lugar a dudas merecían ya de una vez. Repasaron su segundo álbum casi en su totalidad, algunas canciones del primero y sus clásicas versiones (“Sidewinder” de Teenage Fanclub; “Happy Hour” de The Housemartins; “Veo Visiones”, de Los Gritos; o “Pareces Gitana” de Los Brincos, entre otras), aunque el momento cumbre y la sorpresa del concierto fue cuando subió al escenario Alejandro Díez, de Los Flechazos, y tocó dos temas con ellos, uno de Los Flechazos (“Quiero Regresar”) y otro de los Happy Losers (“Undone”). Y después de todo, los bises, comenzando con un “Under a Song”, a piano y voces a capella, y es que se me olvidaba decir que para esta ocasión tan especial, el cuarteto se hizo acompañar de un virtuoso teclista, Pablo, que parecía sacado del Caiga Quien Caiga. También en los bises salió el omnipresente y buen amigo Pepe, de Los Protones, a cantar “Unbearable”, y ya terminó del todo el concierto, diciendo adiós, cómo no, con “Goodbye”. Una excelente fiesta de presentación de un single que nadie vio esa noche.

BIRDIE + LA CASA AZUL + THE HIGH LLAMAS + LA BUENA VIDA + SAINT ETIENNE. Aqualung (Madrid).

24-highllamas

The High Llamas

La cita que se da todos los años por estas fechas como celebración de uno de los mejores programas de nuestra radio, esta vez nos presentaba un cartel muy pop, a veces, demasiado, o esa es la impresión me dio en ocasiones, no sé… quizás echaba en falta la presencia de guitarras distorsionadas, tipo Planetas o Teenage Fanclub, porque a veces se notaba un poco de linealidad en el sonido. De hecho, empezaron Birdie, cuyo disco acababa de ser editado en España por Elefant. Luego fue el grupo revelación nacional, La Casa Azul; revelación porque todo el mundo pide ya a gritos su disco, que se hace de rogar y que nunca sale. Todo el mundo coreaba sus canciones. Se hizo acompañar como venía siendo habitual de amigos suyos que bailaban sobre el escenario y que de sobra son conocidos por la nueva escena pop de nuestro país. Luego vinieron unos High Llamas, que quizás no era el lugar idóneo para desarrollar sus canciones, ya que la gente del público aprovechaban para contarse su vida, cómo iban los exámenes, etc… durante el concierto, por lo que no se podía disfrutar de lo que hubiera sido seguro un estupendo concierto. Luego fueron La Buena Vida, quizás los reyes de la noche, presentando algunos nuevos temas y tocando algunos ya de sobra conocidos por todos y cantados por las primeras filas, en un concierto que se hizo muy corto, para dar paso a Saint Etienne, que ya sabe de sobra Sarah cómo meterse al público español en el bolsillo, con una actuación excelente, donde repasaron los singles de su último disco y aquellas canciones rescatadas de trabajos anteriores y que todo el mundo quería oír. Luego, cuando acabó todo, y aprovechando que los viajeros polares nunca duermen, Luis y Joako se disponían a pinchar, y a hacernos disfrutar y bailar a lo largo de toda la noche, cuando a los pocos minutos toda la gente fue desalojada de la sala y no dejaron pinchar a nuestros djs favoritos, para dar paso al funcionamiento normal de la sala, o sea, lo que deja dinero: música bacalaera, gogós musculosos y público de lo peor, no cumpliendo con lo que había en el programa, y deseando que terminaran los conciertos para echarnos a todos. Por supuesto, no tengo adjetivos calificativos para este tipo de hijos de… Lo mejor, el ambiente, y lo peor, ya se sabe, el inesperado final.

FESTIMAD 2000: DON JULIO Y LOS CHOCOLATES + D´ESTRELLITAS POWER + VACACIONES + LA MONJA ENANA + TCR + METEOSAT. Círculo de Bellas Artes (Madrid).

Este es el único recuerdo y estos los únicos grupos (junto a los de la fiesta del día siguiente y en el mismo lugar) que nos quedará de lo que fue el FESTIMAD 2000, aquel festival que este año se redujo a estas dos minifiestas en este espacio tan reducido, y con exclusivo cartel nacional. Se iban sucediendo los grupos uno tras otro, con descanso entre ellos para que diversos Djs nos ofrecieran sus respectivos sets. Era una fiesta con invitación, donde éstas se habían agotado nada más salir, unas dos semanas antes de la fiesta. La verdad que no pude ver a casi ningún grupo, que a decir verdad, a la mayoría de ellos ya les había visto bastantes veces en los últimos meses. Y el concierto de Vacaciones fue muy corto, y un tanto extraño a priori, ya que la semana siguiente sería nuestra presentación en Madrid, así que seleccionamos un repertorio extraño, guardándonos ciertos ases en la manga. A pesar de ello, luego nos lo pasamos muy bien, a la vez que el público, y tuvimos suerte porque aunque el sonido no fue muy bueno durante toda la noche, nosotros fuimos uno de los grupos que mejor sonamos. Luego me quedó un rato a ver a Meteosat, que siempre hacen el mismo concierto, y notaba una extraña sensación de que el suelo se movía, y juro no haber bebido nada antes ni haber probado ninguna sustancia peligrosa, pero alguien me dijo que estuviera tranquilo, que no era nada comparado con antes cuando sonaba nuestro “Poppy Girl”, y claro, no lo pude evitar, y me fui asustado.

ELLOS + LOS FRESONES REBELDES. Sala Arena (Madrid)

Los Fresones Rebeldes

Los Fresones Rebeldes

Primero actuaron Ellos, o sea, ese dúo que se hacen llamar Guille Mostaza y Santi Capote, y que con una sola y excelente maqueta que contiene mucho talento, atrajeron la atención del capo de Subterfuge, lo que les valió para ser su inminente fichaje, tras este concierto, que no fue nada del otro mundo, pero donde se veía que el dúo tenía “algo” y que por ese “algo” había que apostar. Luego fueron Los Fresones Rebeldes, que hacía tiempo que no habían actuado en Madrid, y les pilló, por tanto, con ganas, y muchas, y eso se notó en que se lo estaban pasando bomba sobre el escenario, y en que la sala estaba completamente llena, y por supuesto, una forma veraz de transmisión del estado de ánimo aquella noche eran los incansables saltitos de Felipe y todo el empeño e ilusión derrochado aquella noche. Repasaron casi todo su extenso repertorio: su disco de debut, su magnífico segundo álbum, sus singles, etc… y alguna que otra versión. Subió Guille Colajet a cantar la canción que grabó para este segundo álbum, y que hace a dúo con Felipe, o sea, “Tú No Te Vas De Aquí (Así Como Así)”, y repasó, por supuesto todos sus hits, como Al Amanecer, Medio Drogados, etc… y luego salieron a hacer unos obligados bises, varias veces, aclamados unánimemente por el caluroso público que disfrutaba incondicionalmente con las canciones de los fresones. Al final, pidieron la presencia en el escenario de Carlos Subterfuge para cantar con él una de sus canciones favoritas, en una especie de homenaje-sorpresa  a una de las personas que había apostado por ellos desde un principio. Pero Carlos se hacía de rogar y no aparecía por ninguna parte (¿acaso no estaba viendo a sus pupilos derrochar energía e ilusión sobre el escenario?). Se trataba del “Cazadora de Cuero”, de los legendarios murcianos Farmacia de Guardia, que al final tuvieron que tocarla ellos solos, hasta que a mitad de canción apareció entre las primeras filas del público el aclamado invitado de la canción, y aunque no se subió al escenario, se animó a cantar los últimos estribillos desde la primera fila, demostrando que lo suyo es fichar a grupos mejor que cantar. Fue una bonita noche, donde los fresones derrocharon tantas y tan buenas vibraciones que contagiaban al público a pesar de que el sonido no era todo lo bueno que podría ser.