THE UMBRELLA HATING GENERATION – “The umbrella hating generation” CD-EP (Jabalina, 1999)

Tuhg    No serán la última revelación del pop nacional por el hecho de cantar en inglés (aunque a partir de ahora lo van a hacer en español), incluso por ponerse un nombre tan largo, pero su actitud y sus canciones me conquistan por sí mismas. El nivel de las composiciones es elevadísimo, y es un grupo que me transmite un montón de sensaciones tanto en disco como en directo. Son únicos, y merecen estar mucho más arriba. Son sólo cinco canciones que se me quedan cortas, y quiero más. Suenan cercanos a Belle & Sebastian, aunque a ellos no les guste la comparación, pero es sólo para que te hagas una idea, porque no tienen nada que envidiarles y es que además tienen una personalidad y un sonido propio, que es una mezcla conmovedora a partes iguales de la voz de Mónica, el cello de Sofía,… y hasta 7 músicos que componen un puzzle dónde podrás distinguir además el sonido de una trompa o percusiones varias…  Música para escuchar al final del otoño, bien caminando por un parque sintiendo caer las hojas de los árboles, bien en el hogar junto a la chimenea, a solas pensando sobre todo el tiempo perdido, mientras llueve fuera y te sientes parte de la generación que odia los paraguas. Es sin duda un disco para disfrutar una y otra vez, lleno de detalles que vas descubriendo a cada escucha. Este es el disco nacional que más me ha impresionado en lo que va de año, y ya estoy esperando el LP. Sin duda, yo también quiero ser vuestro invitado esta noche.

VVAA – “Grabaciones en el mar” CD (Grabaciones En El Mar, 1999)

GrabacionesSe trata este del recopilatorio de bandas del sello zaragozano que acompaña a la revista Rock de Lux del mes de Octubre, dónde abre cómo no, La Habitación Roja, el estandarte actual del sello, que acaban de editar su segundo álbum, que aún no he oído, pero que como sean todas las canciones como las de aquí se tiene que tratar de un espléndido disco. Aquí no se notan tanto las influencias de Los Planetas, y sí las de Suede, y es que Pau debe escuchar muy buena música: Johnny Marr, Bernard Butler (con Suede, ojo!),… porque esas guitarras que suenan son maravillosas… Esta compilación contiene temas de grupos que conozco y otros que no, al igual que tiene canciones que me gustan más y otras que me gustan menos… Contiene cortes más intimistas, pero cuidadosamente arreglados e igualmente interesantes, como los de Bogusflow, Aidan Bartley,… aunque puestos a elegir, me quedo con los temas más animados, como los de La Nube, Los Magnéticos, y sobre todo con el de los Zinedines, o el que quizás más me haya sorprendido, la “caja de música” de Carrots. Tampoco podían faltar los recientemente desaparecidos El Niño Gusano, con su hombre bombilla. En fin, una compilación interesante que  hay que escuchar y dónde se descubren nuevas bandas…

 

 

VVAA – “Mascotas” CD (Jabalina, 1999)

Mascotas0El 5º aniversario de una de las discográficas nacionales más interesantes, que recoge en esta compilación el espíritu del sello, a través de las “mascotas” que aquí participan, la mayor parte de ellas de su catálogo, y otras bandas invitadas, como The Yellow Melodies (muy buenos estos, sí señor -jeje-), Stereoskop o Cabeza Borradora. Abre el disco la banda que más ha representado quizás en el sello madrileño, como es Iluminados, que en estos momentos se desintegran para dar paso a un proyecto paralelo de las hermanas Espín, llamado Musidora. También están otros legendarios pero que siguen ahí, como Alias Galor. Otros que fueron, pero que ya no son, como Venas Plutón, Ojos en Daphne, Onion o Loopside, aunque a estos últimos les tengo un cariño muy especial, porque fabricaban canciones realmente buenísimas. Hay también savia nueva, a cargo de The Umbrella Hating Generation, de los que no hablo puesto que ya me deshago en elogios en la crítica de su EP más abajo, y otros grupos que prometen, como Souvenir o Honey Pie. Hay otros grupos interesantes también como The Monkey Nuts, que me gustan mucho. Y también hay una representación de la parte electrónica del sello, a cargo de Humanoid o Ambilivebol, y aunque la selección de los temas del disco es sobresaliente, yo me quedo, además de / y sin contar a Yellow Melodies, con The Umbrella Hating Generation, Loopside y The Monkey Nuts.

 

VVAA – “Verano del 99” CD (Elefant, 1999)

Verano99Un film dirigido por Luis Zulueta Elefant, y lleno de nuevos caras, como La Pequeña Suiza (abriendo la peli), Me Enveneno de Azules, Les Trés Bien Ensemble, Niza, La Monja Enana, Gasca, Vacaciones, Juniper Moon,… y otros ya veteranos como Le Mans, Cecilia Ann, Patrullero Mancuso, Beef, Automatics, etc… en una película muy interesante, con momentos más tranquilos e intimistas a cargo de Me Enveneno de Azules, Le Mans, LTBE, Niza,… otros más divertidos, interpretados por La Monja Enana, Gasca, Anti, Patrullero Mancuso, y otros más punks, por Vacaciones o Juniper Moon, por citar sólo algunos de los momentos cumbres de la película… El film lo abre la escena “Viviendo en los 90“, protagonizada por La Pequeña Suiza, y señalando claramente el argumento principal de la película. Un film, en definitiva, lleno de entusiasmo y colores, y con una banda sonora excelente, cuidadosamente seleccionada para la ocasión, y constituida por los propios actores del film!!!

EL ROSTRO DE KEATON – “Imagination” CD (Keaton, 1999)

Keaton    Primer CD autoeditado de esta veterana formación murciana, que ya lleva años fabricando canciones y editando diversas maquetas, formación que lidera Miguel Ángel Keaton (compositor, voz y guitarra), y al que acompañan por el rostro, el inseparable Platti (también productor del disco, junto a Miguel Ángel), el inglés Tim Oldfield, al bajo; José, a la batería, y Kiko, a los teclados, facturando en conjunto excelentes canciones de influencias tan diversas que sólo me cabe citar las más evidentes, como The Beatles y David Bowie, aunque otras muchas se me escapan ahora mismo, pero ya las descubrirás incluso a una primera escucha. Es un disco autoproducido, con 10 canciones, cada una con su propia personalidad y con sus propias influencias, pero siempre POP (sobre todo GLAM), aunque también hay algunas pinceladas de ROCK, y de otras corrientes, pero siempre predominando las melodías sobre el resto de elementos, y siempre buscando esa canción imperecedera sueño de cualquier músico, y todo ello coherente y creíble gracias a la inconfundible voz de Miguel Ángel. 10 canciones cantadas en inglés y llenas de innumerables y preciosistas detalles, desde arreglos de cuerda hasta sintetizadores analógicos o diferentes samplers, lo que hace que necesite de varias escuchas para sacarle el máximo jugo a las canciones. Mis favoritas son “A Long Way”, que abre el disco, y que puede recordar tanto a Paul McCartney como a The Frank And Walters; y la tercera, “You And Me”, con bellos arreglos de cuerda. También rinden homenaje a Bowie con “Ziggy Stardust”. “I´m a D.J.” recuerda a “Rock´n´Roll Music” de The Beatles. “Another Dream” tiene toques Ross, y es que el parentesco familiar entre ambos se tenía que dajar notar en algún momento. Y cierra el disco el extraño experimento “End Time”. En definitiva, un disco de… canciones.

THE SUETERS – “Something new” (Animal – PM – Región de Murcia, 1999)

Sueters    Han tenido que pasar unos meses para escuchar detenidamente este grandioso disco y darme cuenta de su enorme calidad. ¿Os imagináis un disco sixty pero que suena actual, un disco ecléctico pero homogéneo y coherente a su vez, dónde confluyen influencias tan diversas como The Jam, la psicodelia, Elastica, el surf, Suede, el punk, Bowie, el power-pop, Iggy Pop, los mods, The Doors, el glam, Pulp… y otras muchas que te vienen a la cabeza cuando escuchas el disco una y otra vez? Se trata por tanto de uno de los mejores discos de POP con mayúsculas que han salido en los últimos tiempos de la galaxia murciana. El disco se abre con un tema épico e intenso, pero sin violines, “What´s Goin´ On”, que anuncia que algo está pasando, con algún riff de guitarra hacia su final que nos puede recordar incluso a Led Zeppelin; sigue con “I Don´t Like You, You Don´t Like Me”, más punk-glam (quiere ser punk, pero se queda en glam), moviéndose entre coordenadas Bowie-Iggy Pop-The Braslips; la tercera canción es el tema más fresco del disco, llamado “Loveliness”, todo un hit, un tema pop con estribillo redondo y tarareable; “Something New” da título al disco, otra oda épica y mística, llena de psicodelia de la costa oeste americana; “She´s Gonna Get You” practica surf en las mismas playas y nos regala un estribillo muy pegadizo; “Everyday, Everywhere” es una de las mejores canciones de los 90, y aunque recuerda al “As Tears Go By” stoniano, sobre todo en la versión de su anterior single y grabada tan sólo con violines y voz, esta sufre la transformación al power-pop más melódico y sin desmerecer en absoluto de la del single; “Surfersmonstersong” es un intermedio instrumental de identidad revelada en el propio título; en “Quicksand (It´s Alright)” se dan la mano Jim Morrison y Paul Weller, en un partido cuyo trío arbitral serían Art School, así que ya se sabe quién gana al final; “Remembrance” ya estaba en su segunda maqueta, aunque aquí sin el largo principio instrumental de la demo, y aunque aquí la voz no suena tan Brett Anderson como en la maqueta, el tema sigue estando muy cuidado y prodigiosamente tratado con delicadas y excelentes armonías de violines y cellos, sonando mucho más preciosista, y convirtiéndose en una de las melodías más bonitas de los 90; “Fashion Followers” es descaradamente Elastica, ¿será Justine Frichman la musa de la canción?; “Everything About” habla de que cada uno cuide de sí mismo y esté atento a todo lo que le ocurre alrededor; “´Till The End” cierra el disco, con Bart disfrazado de Jarvis Cocker, anunciándonos el final, en un habitáculo mucho más intimista y épico, con maravillosos arreglos de cuerda creados en alguna parte del cielo…

AUTOMATICS – “Duty” CD (Elefant, 1999)

 Automatics    Tercer disco de la banda de Linares, de uno de los grupos de la era noise que aún sobrevive, y que lo harán por mucho tiempo si siguen facturando discos de la calidad de este Duty. Un disco dónde han querido ir más lejos y si bien suena menos electrónico que su anterior Space Rock Melodies, y con mayor presencia de guitarras, asemejando su sonido al que llevan en directo, también han adornado el disco con pinceladas de piano, como en “Like A Girl”; más guitarras acústicas y la rickenbacker de 12 cuerdas de Ernesto Pribata Idaho, haciendo que suene muy fresca “She Used To Make Me Smile”, uno de los temas más bonitos del álbum; también ha colaborado Marta Ruiz Sex Museum con su hammond, en “They Will Be Forever”, una de mis favoritas; HD Substance ha metido un moog en “Electric Captain”; Manuel Fernández ha incluido una bucólica flauta en el tema que cierra el disco, “Tell Me What To Say”; y Javier Hernández, el anterior bajista del grupo, ha grabado también el bajo de algunas canciones. Se trata de otro disco autoproducido, porque tienen las ideas muy claras, aunque quizás sea el último y busquen refuerzos en próximas grabaciones. Un disco, en definitiva, al mismo nivel que Space Rock Melodies (no me atrevería a decir que más, porque Space Rock Melodies lo considero como uno de los álbumes imprescindibles del pop español de los 90).

ASTRID – “Strange weather lately” CD (Fantastic Plastic, 1999)

AstridAl escuchar este disco una y otra vez y cada vez gustarme más, me he planteado por qué me gustan los discos que me gustan, y he llegado a la conclusión subjetiva de que me recuerdan a otros discos, o grupos que me gustan, y todo es una cadena que se transmite, es la cadena de las influencias, y lo que diferencia un disco de otro es la distinta confluencias de artistas que me vienen a la cabeza. Así cuando escucho este disco me vienen a la cabeza Catchers y Fountains Of Wayne aunque también las mejores bandas de power pop melódico (qué coros más chulos que se escuchan), dónde lo que manda es eso mismo, las melodías, y es que las melodías de este disco son maravillosas, hablan por sí solas y justifican la compra de este disco debut de esta banda británica: “High In The Morning”, por ejemplo, me recuerda a Placebo, aunque este disco está plagado de ecos de los Beatles, Everly Brothers, The Police, Creedence, pero ojo, solo son unos guiños en ciertas melodías, porque se trata éste de un disco de guitarras, pero enormemente pop, y además, producido por el mismísimo Edwyn Collins.

THE FRANK AND WALTERS – “Beauty becomes more than life” CD (Setanta, 1999)

F&W    Tercer disco del trío de Cork (Irlanda), no editado aún en España, y con bellas y dulces canciones como “Plenty Times”, el primer single del disco, o como “Something Happened To Me”, mi favorita, o “Woman”, “Let Me Know”, “Until The End”, “Don´t Stop”, la instrumental y bailable “7.30”, y así podría seguir hasta el final del disco. Tengo que reconocer que la primera vez que escuché el disco no me pareció tan bueno como los anteriores, pero es que hay que escucharlo varias veces, y cada vez gusta más. Está lleno de detalles. Entusiasmo e ilusión derrochan sus melodías, y los textos versan de optimismo y amor, de enamorarse una y otra vez…

SUEDE – “HEAD MUSIC” CD (Nude, 1999)

Suede    Vale. Quizás sea este el peor disco de Suede, o el que menos me guste, al igual que a miles de fans, pero cierto es que se trata de un buen disco a pesar de todo, cargado de singles, de buenas canciones, aunque a años luz de aquel insuperable primer disco de título homónimo allá por el 93. La culpa no la tiene Bernard Butler, ya que incluso Richard Oakes es un excelente guitarra, puesto que el verdadero cerebro de Suede es Brett Anderson. Sólo lleva unos meses editado el disco, y ya van varios singles: la poderosa “Electricity” que abre el disco, la bailable “She´s In Fashion” o la redonda y elegante “Everything Flows” (mi favorita desde la primera vez que escuché el disco), y los singles que quedan por salir, que adivino (más como fan que como Rappel) que serán “He´s Gone”, “Savoir Faire”, “Down”, “Elephant Man”, “Hi-Fi”, etc…

Este disco no me gusta menos porque el nivel de las composiciones haya decrecido, sino por el tratamiento que se le ha dado a las canciones. Quizás el abuso de la electrónica haya enfriado la temperatura global del disco, provocándome una sensación más distante, menos emocional. También quizás Steve Osbourne (productor de, entre otros, Happy Mondays) haya tenido su parte de culpa.
En resumen, se trata de un disco que merece la pena, aunque sea más de lo mismo, y es que en este caso, “lo mismo” es ya muy bueno.