SUEDE. Plaza de Toros (Murcia) (25-10-2019)

Suede
 La banda de Brett Anderson pisaba Murcia por segunda vez. La primera ocasión fue en el SOS 4.8 y no pude disfrutarla por estar en la boda de mi hermano en Bratislava, pero esta vez no me lo podía perder. Su actuación formaba parte del cartel de la bienvenida universitaria, en la Plaza de Toros de Murcia. A pesar de que sus últimos discos no me seduzcan como los primeros, SUEDE saben bien elegir el repertorio de sus actuaciones, con un set-list de lujo, sólo incluyendo un par de temas de su reciente trabajo ‘The blue hour’ (2018), la inicial “As one” y “Life is golden”, dedicada a su hijo. El resto, una auténtica sucesión de hits de sus primeros discos, como “So young”, “Animal nitrate”, “The drowners”, “Metal Mickey” o “The next life”, extraídos de su primer álbum homónimo del ‘93; “We are the pigs”, “The 2 of us”, “The wild ones” (con Brett sentado sobre el escenario acompañado tan solo de una guitarra acústica) o “New generation” (que tocaron para cerrar su actuación como aclamado y obligado bis), todas ellas procedentes de ‘Dog man star’ (1994), y “She”, “Trash” o “Beautiful ones”, de su tercer álbum ‘Coming up’ (1996). La Plaza de Toros de Murcia registraba prácticamente un lleno total. El público, entregado y tarareando las letras de las canciones, disfrutamos de lo lindo de una de las bandas de los ‘90 que se conservan en mejor estado de forma, con un Brett pletórico que no paraba quieto, con una vitalidad propia de un adolescente, bajando varias veces a mezclarse con las multitudes. Un concierto impresionante de una de esas bandas que casi se podría decir que suenan mejor ahora que antes, sin perder un ápice de la frescura ni de la intensidad que les caracteriza. 

A destacar: esos momentos más acústicos e íntimos con temas como “The wild ones”, “The 2 of us” o “The next life”, enturbiados por un público imbécil que en vez de disfrutar de esos inolvidables instantes, no paraba de hablar y vociferar en las primeras filas, pasando totalmente del espectáculo que tiene sobre el escenario, y fastidiando que los demás pudiéramosmos hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *