Festival de BENICÁSSIM -FIB 2017-. Benicássim (Castellón) (13-14-15-16 de Julio de 2017)

Edición número 23 del FIB, que contaba este año, al igual que el anterior, con cinco escenarios: tres principales, Las Palmas, VISA y Radio 3 (organizado por los clubs Ochoymedio y Razzmatazz), y dos más destinados a los sonidos más electrónicos y djs, South Beach Dance Stage y South Beach Pool Party, que yo no pisé en ningún momento a lo largo de los cuatro días. Este año he notado un incremento de público, y es que el jueves ya se podía ver a más gente que otros años, y el sábado, día en el que se agotaron las entradas, fue la jornada que más fibers he visto en mis más de veinte años yendo al festival. Y es que las 52.667 personas que entraron ese día marcaron un récord en la historia del FIB. A lo largo de los cuatro días han sido 177.000 los asistentes, de los que prácticamente la mitad procedían de UK e Irlanda, siendo la otra mitad españoles.

Jueves, 13 de Julio de 2017.
A pesar de que hice una escucha los días previos de todos los nombres del cartel, del jueves sólo me interesaban tres grupos, y ya los conocía: RIDE, TÓRTEL y THE JESUS & MARY CHAIN. Los primeros venían a presentar su nuevo álbum en más de veinte años, ‘Weather diaries’ (Wichita, 2017), y alternaron canciones de éste (“Charm assault”, “All I want”,…) con clásicos de la talla de “Vapour trail” o “Leave them all behind”. Fue un auténtico placer disfrutar de las armonías vocales a cargo de sus dos líderes, Andy Bell y Mark Gardener. El sonido era brutal en ese escenario, y ni siquiera había anochecido. Impresionantes, y es que nos lograron trasladar a esas atmósferas shoegaze de finales de los ‘90.

Ride

TÓRTEL no contaron con tan buen sonido, y es que en la carpa Radio 3 pudimos disfrutar conciertos con un sonido deslumbrante, como serían los de FLOWERS, BIGOTT o LINDA GUILALA, y otros con un sonido deficiente, como el de la banda comandada por Jorge Pérez, que venía a presentar su nuevo disco, ‘Transparente’ (I*M, 2017). Si RIDE sonaron bien, nuestros otros favoritos de la noche, THE JESUS & MARY CHAIN, sonaron mejor aún, tocando en el segundo escenario, el Visa, casi totalmente escondidos tras una espesa nube de humo. Los hermanos Reid también presentaban nuevo disco tras mucho tiempo, ‘Damage and joy’ (Artificial Plastic, 2017). Destilaron actitud y buenas canciones, y al igual que RIDE, alternaron nuevas junto a clásicas de la talla de “Just like honey”, “I hate rock’n’roll”, “April skies”… Brutales, de lo mejorcito de todo el largo fin de semana!

The Jesus & Mary Chain


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *