LOS PLANETAS – “[zona temporalmente autónoma]” CD / 2LP (El Ejército Rojo, 2017)


Siete años han tardado LOS PLANETAS en presentarnos un disco nuevo, eso sí, han metido en él una burrada de canciones (catorce) y de minutaje (una hora y cinco minutos), además de que abren con un tema de siete minutos (“Islamabad”) y cierran con otro de casi diez (“Guitarra roja”). Todo esto puede producir una espantada al que no sea fan del grupo, y de hecho, a mí me dio bastante pereza de inicio enfrentarme a él, así que dejé pasar unos días para acogerlo de buen rollo, y de esta forma conseguí que el disco me sorprendiera positivamente, incluso “Islamabad”, el tema que lo abre, se ha convertido en uno de mis favoritos. Es un disco largo e irregular, con un poquito de cada una de sus etapas, y con la voz de J más alta de lo que estamos acotumbrados, aunque el aspecto que más me gusta es ese aire envolvente que tienen las canciones desde el primer segundo hasta el final, dando como resultado un álbum más shoegaze que nunca, con un sonido deslumbrante, un tratamiento maravilloso de las guitarras y sintes, y unos preciosos arreglos de cuerdas. Hay colaboraciones, como la de Soleá Morente, en “Una cruz a cuestas”; en “Espíritu olímpico” es LA BIEN QUERIDA quién hace coros; temas como “Soleá” y “Seguiriya de los 107 faunos” conservan la atmósfera flamenca de LOS EVANGELISTAS, y es que el el folclore andaluz está tan presente como en anteriores discos. Parece como si en el álbum hubiera representación de todos los estilos que nos han ofrecido LOS PLANETAS a lo largo de sus discos; así, no faltan hits inmediatos como “Hierro y níquel”, “Ijtihad” o “Espíritu olímpico”, y hasta temas acústicos, como “Hay una estrella”. “La gitana” está basada en el poema del escritor y ocultista británico Aleister Crowley. El disco tiene también un mayor trasfondo político que en anteriores ocasiones, y es que el propio título habla sobre un planteamiento utópico de sociedad que funcionaría al margen de poderes políticos, militares y económicos, de manera oculta y subterránea. En fin, un buen álbum, seguramente uno de los mejores del año a nivel nacional, con un sonido apoteósico y un puñado de notables canciones.

Mis favoritas:

1. Islamabad.
2. Hierro y níquel.
3. Espíritu olímpico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *