DAVID BOWIE – “Blackstar” CD / LP (Sony, 2016)

DavidBowie-BlackstarCD-L
Vigésimoquinto y último álbum en la discografía de uno de los iconos más importantes de la historia de la música. Un disco con siete canciones, que encierra referencias a la muerte y que goza de un tono agónico desde el primer segundo de la canción que lo abre y que da título al álbum, un tema que roza los diez minutos, hasta los últimos instantes de “I can’t give everything away”, el tema que lo cierra. He de admitir que me afectó tanto la noticia de la muerte de uno de mis mayores ídolos musicales que hasta pasados unos meses no fui capaz de escuchar este último disco. No esperemos que esté ni siquiera entre sus mejores trabajos, desde luego, pero sí uno de los más emotivos. Bowie es de los pocos artistas de su generación al que no da sonrojo escuchar sus producciones más recientes. Por las fechas y toda la discreción alrededor de su publicación (salió publicado tan sólo 3 días antes de su muerte, coincidiendo con su 69º cumpleaños) resulta un disco realmente estremecedor, como si todo lo tuviera preparado a conciencia, como si supiera que la muerte le aguardaba tras la salida del disco. Sólo hay que ver las imágenes tenebrosas de los dos vídeoclips realizados, “Lazarus” y “Blackstar”, además de contar también con una balada de un asesinato, “Sue (or in a season of crime)”, y hasta una canción amenazante escrita en Nadsat, el argot de los protagonostas de “La naranja mecánica”. Canciones sin estribillos, de bases electrónicas y aspecto vanguardista, con un montón de huellas de saxofones ochenteros que parecen dibujar los últimos pasos hacia el más allá. La producción del disco corrió a cargo, como casi siempre, de Tony Visconti. El sonido de este ‘Blackstar’ lo acerca al Bowie de finales de los ‘70, aunque tampoco anda lejos de lo que últimamente está haciendo su admirado Scott Walker, con esas composiciones llenas de misterio y tensión, pero sin olvidar el poder melódico de su autor. En el disco puede presumir de haber colaborado el mismísimo James Murphy (LCD SOUNDSYSTEM), que toca percusiones en dos piezas. ‘Blackstar’ suena a un disco de rock tocado por músicos de jazz.

Mis favoritas:

1. Blackstar.
2. Dollar days.
3. I can’t give everything away.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *