PARADE – “Demasiado humano” CD / LP (Jabalina, 2016)

Parade-DemasiadoLP-web
Octavo trabajo de este genio del pop actual llamado Antonio Galvañ, un disco que no baja el listón de calidad e inspiración ni un solo momento. Desde la primera escucha, el álbum resulta bello y conmovedor, con once canciones llenas de inverosímiles personajes sacados del imaginario de su autor, como el carterista del tanatorio, Johnny Ramone agente de la KGB, el Caballero del Tuntún, el guerrero perdido en el Bronx, la novia del motorista fantasma, etc… Once canciones a base de cajas de ritmo, sintetizadores, y hasta alguna guitarra, que nos harán bailar y soñar, pero también reír y llorar, emocionarnos en una palabra, porque sus canciones, desde la primera hasta la última, son capaces de impregnarnos con la belleza cinematográfica de sus historias de ciencia-ficción. ‘Demasiado humano’ es una vuelta al sonido original de PARADE, así si en su disco anterior, ‘Amor y ruido’ (Jabalina, 2013) proliferaban los instrumentos acústicos sobre los electrónicos, aquí las proporciones se invierten de nuevo, recordándonos al PARADE de los primeros tiempos, con una mayor presencia de teclados varios y pianos, esto es, con un sonido más electrónico, pero “demasiado humano” como para no ser 100% pop. El disco lo ha grabado casi en su totalidad el propio Antonio, con la única colaboración de Eduardo Piqueras a las guitarras y María Galvañ, que ha hecho coros en “Bizcochos”. Encontramos referentes musicales esparcidos durante todo el disco, como ese riff de sintetizador en “Carterista de tanatorio” que tanto recuerda al “Jump” de VAN HALEN; o ese tributo al muro de sonido de Phil Spector en “Novia del motorista fantasma”, recreado a través de colchones de teclado, guitarras y coros al estilo de THE BEACH BOYS. También hay guiños musicales en las letras, como ese “Gabba gabba hey, hi ho let’s go” de los RAMONES en “Johnny Ramone, agente de la KGB”; o el “Nuclear sí” de AVIADOR DRO en “Cementerio nuclear en la pequeña ciudad”; y… ¿no es “Nowhere to run, nowhere to hide” en “Guerreros” una referencia a MARTHA AND THE VANDELLAS? Tampoco podían faltar referencias al cine: así, “Guerreros” es un homenaje a The Warriors, la película de culto que en 1979 dirigió Walter Hill. En fin, un disco lleno de inspiración, talento e innumerables detalles que harán que te pongas el disco una y otra vez, un disco que es toda una obra maestra del pop de nuestros días.

Mis favoritas:

1. Johnny Ramone, agente de la KGB.
2. Guerreros.
3. Carterista de tanatorio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *