Festival PRIMAVERA SOUND 2014. Barcelona (29-31 de Mayo de 2014)

La decimocuarta edición del Primavera Sound se presentaba más floja que años anteriores, al menos para mi gusto… además, venía también cargadita de polémica para el personal que va a trabajar como prensa, al que este año se le hacía pagar 50 euros por la acreditación… Una mentira. Y es que no me lo creo. A mí me querían hacer amoquinar 190 euros y cambiármela por una acreditación diferente. El año pasado ya me hicieron pagar 150 euros por una acreditación de prensa cuando todos los años (y llevo desde el principio de los tiempos), he cumplido realizando cientos de fotos y la debida crónica del festival. He de aclarar que normalmente siempre me han dado pase de fotógrafo, y con él, hacía las fotos + la crónica de regalo… ¡mira que le salgo barato al festival! Soy uno de esos fieles que llevan desde el principio acudiendo sin falta al Primavera Sound, pero eso ahora parece importarle poco a un festival que ha crecido en cifras, en cantidad, pero que se ha estabilizado en calidad… y en el trato con los profesionales que van a trabajar. La diversión se ha convertido en un negocio. Lo de los 150€ por la acreditación pensé que era algo pasajero… y así era, puesto que este año me querían hacer pagar 190 euros por un pase “profesional”, cuando yo había pedido uno de fotógrafo, o a lo sumo, de prensa, y encima me lo daban al mismo precio que costaba el abono general. Total que al final conseguí un pase por 120€ que le sobraba a alguien, y que resultaba la opción más económica, ya que o iba a “currar” o iba como todo el mundo, a disfrutar del festival… aún así no me resisto a contar aquí mi experiencia este año en el Primavera Sound 2014…

Como he mencionado más arriba, parece que andan obsesionados con la “cantidad”, con las cifras: 2.630 profesionales acreditados, 292 bandas, más de 800 músicos, 348 actuaciones, 13 escenarios más alguno extra en plan improvisado, una superficie de 180.000 m2, un presupuesto de 9’7 millones de euros (lo que supone un incremento del 15% respecto al año anterior), un público procedente de más de 80 países, 100.000 pernoctaciones, más de 26.000 trayectos a Barcelona, etc… Una locura, vamos!  una locura cada vez mayor, por eso cada vez me interesan más los festivales en los que puedes ver y disfrutar a los grupos desde cerca, sin agobios, aunque cierto es que siguen trayendo algunos artistas por los que merece la pena hacer las colas y viajar a Barcelona el último fin de semana de Mayo de cada año.

Este año contaban con varias ubicaciones nuevas, como el Hidden Stage, el cuál no visité porque tenías que ir temprano cada día y guardar cola para comprar la entrada si querías ver a alguno de los grupos que tocaban ahí, como THE WEDDING PRESENT, BUZZCOCKS,… También había una carpa electrónica, muy pequeña, donde fueras a la hora que fueras era casi imposible entrar y disfrutar de la música…

En fin, voy a contar mi Primavera Sound 2014…

Jueves, 29 de Mayo de 2014.

Una buena forma de empezar el fin de semana era con la actuación de Julian Cope, de los TEARDROP EXPLODES, en el Auditorio, maravillándonos con su guitarra acústica y su voz, interpretando canciones de su ex-grupo y de su etapa en solitario.

Julian Cope

Julian Cope

Tras él, salí al escenario Atp para flipar con una banda de kraut-rock de Chile, FÖLLAKZOID, que seguramente hubieran funcionado mejor a las 3 de la madrugada, pero que a esa hora te levantaban el ánimo y te hacían empezar de buen rollo el festival.

Föllakzoid

Föllakzoid

Tocaba entonces la gran caminata del día, para ir a la otra punta del recinto a ver a REAL ESTATE, que cada vez me gustan más, y que han sacado un disco deslumbrante, llamado ‘Atlas’, que no dudé en hacerme con una copia en el stand de Rough Trade. Bonitas melodías interpretadas en el momento ideal del día para disfrutarlas.

Real Estate

Real Estate

Aún así, antes de que terminaran, me fui de nuevo al otro extremo, de nuevo al Auditorio, para ver esta vez a un grupo que había descubierto dos días antes, A WINGED VICTORY FOR THE SULLEN, un dúo de ambient que nos brindaron uno de los conciertos del fin de semana, contando con un impresionante cuarteto de cuerda, para transportarnos a otro lugar con su música en la que mezclaban el sonido de los violines con pianos y guitarras.

A Winged Victory For The Sullen

A Winged Victory For The Sullen

Al salir del Auditorio, me detuve en el escenario de la entrada a ver a ARIES, el proyecto personal de la ex-CHARADES y ex-ELECTROBIKINIS, Isabel Fernández, con su interesante electrónica de juguete aderezada de tonos psicodélicos…

Aries

Aries

Había muchos conocidos entre el público que me hablaron muy bien de la banda que venía después, los extremeños LOS GANGLIOS, así que me quedé a verlos… y no sabía si tomármelos en serio o en broma. Es cierto que contaban con una nutrida legión de seguidores que se sabían y gritaban todas las letras. Eran una mezcla entre BLAS Y LAS ASTRALES, DON JULIO Y LOS CHOCOLATES, SUPERPUTA e HIDRONEGESSE, no en vano, por allí estaba en primera fila Carlos Ballesteros, de estos últimos. En fin… desde luego que no dejaron indiferente a nadie.

Los Ganglios

Los Ganglios

En el Atp seguían los sonidos psicodélicos de la mano de uno de los abanderados del colectivo Elephant 6, NEUTRAL MILK HOTEL, que protagonizaron una de las reuniones más celebradas de los últimos años. Muy agradables, y la verdad que el jueves se estaba convirtiendo en una de las mejores jornadas del festival.

Neutral Milk Hotel

Neutral Milk Hotel

Tras ellos, marché a la otra punta de nuevo a ver a ARCADE FIRE. La verdad que ya les tenía vistos, y que en disco ya no me entusiasman tanto como antes, aunque el rato que estuve comprobé que eran un más que digno cabeza de cartel de este primer día. Gran puesta en escena y mejor sonido, interpretando temas de todos sus discos… pero antes de que terminaran marché al escenario Ray Ban porque tenía curiosidad de ver a Charles Bradley, que era todo un torbellino sobre el escenario a sus 63 años, recordándome al mejor James Brown. Buenas dosis de funk y soul para hacernos bailar sin parar. Sentía que estaba ante ese grupo que no quieres que deje de tocar nunca. Impresionante, y otro fijo para el podio del festival, demostrando que no hace falta hacer necesariamente algo nuevo para hacerte pasar un rato más que agradable.

Charles Bradley

Charles Bradley

Ya lo que quedaba después, MODERAT, METRONOMY y JAMIE XX, fueron sonidos electrónicos que servían para amenizar la inercia de buen rollo que me había dejado Charles Bradley. Eso sí, destacar que METRONOMY se curraron una puesta en escena de lo más atractiva de todo el fin de semana.

Metronomy

Metronomy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *