PRIMAVERA SOUND 2011. Barcelona (26-28 de Mayo de 2011)

La undécima edición del Primavera Sound logró reunir este año a más de 100.000 espectadores.

Aunque el festival es cada vez más largo (se prolonga durante más de 10 días) y más grande (unos 10 escenarios funcionando simultáneamente), por cuestiones geográficas y laborales sólo pudimos acudir al fin de semana dónde se acumulan la mayor parte de las actuaciones, que tienen lugar, como viene siendo habitual, en el Parc del Fórum.

Nos perdimos los conciertos del miércoles en el Pueblo Español, con COMET GAIN, BMX BANDITS o ECHO & THE BUNNYMEN, entre otros, y nos contaron que fue un caos de organización, por lo que mucha gente se quedó en la puerta sin poder entrar a disfrutar de estas actuaciones.

El jueves cogimos un vuelo de Alicante a Barcelona a mediodía, y ahí en el aeropuerto estaba Bart (DORIAN) tan majo esperándonos por sorpresa para trasladarnos al corazón de la ciudad. Yo me hospedaba en casa de mi amigo Antonio (Dj Batidora), en la Barceloneta, y cuál fue mi sorpresa inicial, que junto a su casa se instalaba un autobús de Red Bull dónde tenían lugar actuaciones dentro de la programación del festival. Y llegamos así a tiempo de disfrutar del concierto de EVRIPIDIS & HIS TRAGEDIES, en lo alto de un autobús que había aparcado en la playa de la Barceloneta, y las canciones nuevas sonaban muy bien… ¡qué ganas de que salga el nuevo disco! Por allí ya había caras conocidas, y es que nos encontramos incluso a Bernardo (sí, el de “ay, corazón, corazón” de Tele 5 de hace años)…

Evripidis & His Tragedies

Evripidis & His Tragedies

Enseguida nos trasladamos al Fórum para hacer la cola correspondiente (que duró mucho más de lo previsto) y entrar a ver los conciertos de esta primera jornada grande. El retraso a la hora de entrar y la puntualidad de las actuaciones nos hizo perdernos a algunos grupos que teníamos marcados como obligados, y es que la mayor parte delas bandas que más interés teníamos de ver tocaban este día. Así, nos perdimos a GAF, ISLET, EMERALDS, THE RECORD SUMMER, BLANK DOGS, SONNY & THE SUNSETS, CULTS, THE CAR IS ON FIRE, OF MONTREAL (los escuchamos desde la cola), SEEFEEL, THE FRESH & ONLYS, DUCKTAILS, BEARSUIT, P.I.L.,… En fin, que ya a eso de las 21.30h pudimos entrar al recinto, un poco cabreados por la lentitud a la hora de pasar a recoger nuestra acreditación. Al menos pudimos ver que en la cola de al lado, la de invitados, se encontraba un Sonic Boom que avanzaba con la misma lentitud que nosotros para recoger su pulsera.
Menos mal que algunos grupos tocaban varias veces en el festival y así podríamos verles finalmente. Una vez dentro, nos dimos cuenta de que el sistema del pago con la tarjeta del festival fallaba, y entonces no se podía pagar en las barras, por lo que no hubo cervezas hasta más o menos las 10 de la noche, hora en la que se empezó ya a pagar con dinero en metálico, y así durante el resto del festival. Otro cabreo que llevaba encima era el del Auditorio, dónde no quería perderme a SUFJAN STEVENS, que tocaba jueves y viernes, pero para el cuál, había que cargar la tarjeta del festival con un mínimo de 10 euros, y participar en un sorteo para poder entrar a verle, y todos (público general, prensa, invitados,…) utilizaban el mismo sistema, así que nos quedamos sin la suerte de poder disfrutar de él.

Pero bien, vamos ya a los conciertos que vimos esta primera jornada, aunque primero hablemos de los escenarios. Este año había más que nunca. Nosotros descartamos el ‘Unplugged’, porque se oía a bajo volumen y a veces el sonido era tapado por el de otros escenarios. El ‘Adidas’, para nuevas propuestas, tampoco gozaba del mejor sonido. Los dos escenarios más grandes, el ‘San Miguel’ y el ‘Llevant’ estaban muy separados entre sí (te podía llevar 20 minutos ir de uno a otro), así que nuestros favoritos por la programación musical fueron el ‘Ray-Ban’ y el ‘Atp’. El ‘Auditorio’ este año ni lo intentamos.

Jueves, 26 de Mayo de 2011.

ONEOHTRIX POINT NEVER. Resultó una pequeña decepción, sobre todo al principio, pues esperaba algo mucho más atmosférico y ver también a Daniel Lopatin con banda, deconstruyendo su indescriptible ambient, psicodelia y electrónica en una propuesta de grupo, pero no fue así, y estaba él solo delante de su portátil destilando atmósferas cada vez más hipnóticas, que al final sí que llegaron a masajearme y envolverme, pero vamos, que para eso me pongo el disco en casa.

Oneohtrix Point Never

Oneohtrix Point Never

GRINDERMAN. Tocaba cambiar de ambientes y acercarse a ver a GRINDERMAN, y ahí estaba Nick Cave con los suyos destilando actitud y desatando auténticas tormentas eléctricas, con su afilado rock ardoroso, primario y rabioso. Lo vi un rato, ya que no me quería perder a GLENN BRANCA ENSEMBLE.

Grinderman

Grinderman

GLENN BRANCA ENSEMBLE. Pues eso, de nuevo al Atp a ver esta vez sí, un proyecto que merecía la pena en directo, que aportaba algo más que un tipo subido a un escenario pinchando su disco en un portátil. Glenn Branca actuaba de espaldas de director de orquesta, dirigiendo a varios músicos, para crear pasajes instrumentales insólitos y extraordinarios, que vagaban entre la música clásica, el rock contemporáneo, el kraut-rock, y los sonidos industriales. Sin duda, lo mejor del jueves (con el permiso de SUICIDE), al menos, de lo que vimos.

Glenn Branca Ensemble

Glenn Branca Ensemble

 

SUICIDE. Ahí estaban sobre el escenario Alan Vega y Martin Rev, desquiciando sintetizadores con su impresionante directo lleno de actitud y grandes dosis de punk analógico. Venían a tocar su primer álbum, toda una obra de arte que se crece en vivo. Lo malo es que si elegías SUICIDE, te perdías a CARIBOU y a INTERPOL.

THE FLAMING LIPS. Tras saludar a amigos y tratar de digerir los conciertos de GLENN BRANCA ENSEMBLE y SUICIDE, nos acercamos directamente a ver a THE FLAMING LIPS, y es cierto que ya no nos impresionan tanto como las primeras veces, que su show tiene parte de éstas con la suma de algunos elementos novedosos, pero también parte de culpa la tienen sus últimos trabajos, que no sorprenden tanto. Con los efectos de la psicodelia y la grandilocuencia de THE FLAMING LIPS, ya no nos centramos en ningún otro concierto esa noche, si bien vimos retazos de otros, pero sin prestarles la atención que se merecen.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *