FARADAY 2008. Vilanova i la Geltrú (Barcelona) (4 y 5 de Julio de 2008)

Quinta edición del festival con más encanto que se celebra en nuestro país, y que tuvo lugar este año el primer fin de semana del mes de julio. El cartel, como siempre, fruto de un gusto exquisito y selecto a la hora de confeccionarlo. El lugar y el ambiente que se respira ese fin de semana, simplemente idílicos. Como en años anteriores, el festival cuenta con un escenario principal y otro secundario con propuestas más acústicas.

Viernes 4 de Julio de 2008.
Por fin llegamos un año a tiempo de ver al grupo encargado de romper el hielo, que en esta ocasión le tocó a MANOS DE TOPO. Tengo que confesar que les había escuchado con anterioridad, y que me irritaban, sobre todo, el timbre de la voz de Miguel Ángel, su cantante, pero desde que acabó el concierto y conforme pasaban los días, una extraña sensación invadía mi cerebro, fabricando un recuerdo placentero que no he podido evitar desde entonces, por lo que cada día que pasaba anhelaba más poder ver en directo de nuevo al grupo. Recuerdo esa puesta en escena en la que Miguel Ángel cantaba sentado, leyendo cada una de sus letras que traía escritas en folios que apoyaba sobre una mesa, y que interpretaba con una actitud de desgana e ironía, y con un timbre de voz que no puede pasar desapercibido para nadie, resultando más irritante y molesto que placentero… en total, un conjunto de sensaciones y una imagen que acabaron convirtiendo mi odio en atracción hacia su música.

Manos de Topo

Manos de Topo

Tras ellos y en el escenario pequeño era el turno de Lidia Damunt, la vocalista de HELLO CUCA, que nos presentaba su disco de debut en solitario. Lidia es única sobre las tablas, no dejando indiferente a nadie (MANOS DE TOPO tampoco, desde luego) y descarga en cada una de sus actuaciones enormes dosis del rock’n’roll que lleva dentro, con esa rabia y esa actitud que le es propia. Tan sólo con su guitarra acústica y una pandereta atrapada alrededor de su talón para fabricar el ritmo, se bastó para deslumbrar al público que permanecía atento desde la primera canción. Da gusto ver en festivales a artistas de esta talla, que nos confirman el hecho de que en nuestro país hay un buen montón de nombres interesantes que se dejan ver poco encima de los escenarios, y muchas veces nos tenemos que tragar a los mismos de siempre: DELUXE, NIÑOS MUTANTES, LA HABITACIÓN ROJA,… La puesta de sol era mucho más bella con Lidia Damunt sobre el escenario, que convertía al Mar Mediterráneo que se veía desde su escenario en su querido (y nuestro también) Mar Menor.

Lidia Damunt

Lidia Damunt

Y a continuación, NIXON en el grande, desarrollando Fran y los suyos con gran electricidad las canciones de su álbum de debut, y es que sí, esas canciones tan bellas con ese aire acústico también se adaptan a la perfección al formato eléctrico.

Francisco Nixon

Francisco Nixon

Otra vez nos movíamos al pequeño para ver a BART DAVENPORT, en formato acústico tan sólo él con su guitarra clásica. Fue una gran sorpresa su actuación, repasando temas de todos sus discos y dejando boquiabierto a más de uno entre el público. Su capacidad para transmitir sensaciones en directo es única, con esa forma de acariciar la guitarra, de cantar como si te susurrara al oído, y hasta de mirarte a los ojos si estás en las primeras filas, para introducirte en esa aureola de magia que desprende su música.

Bart Davenport

Bart Davenport

La verdad que el cartel este primer día no tenía desperdicio alguno, y menos mal que otro de los puntos fuertes del festival es no hacer coincidir las actuaciones en ambos escenarios, así cuando terminaba un concierto en un escenario, empezaba el siguiente en el otro. THE LODGER eran uno de los grupos que más tenía ganas de ver. Otra de esas bandas que este festival te trae por primera vez a España y que hace las delicias a más de uno. Lo único negativo es que su actuación fue quizás de las más cortas de todo el festival, dejando con ganas de mucho más. Y es que sin contar con un directo de otro mundo, me conformaba tan sólo con escuchar y flipar en vivo con esas canciones tan emocionantes que tienen sobre todo en su último álbum. Así, no faltaron hits de extraordinaria belleza como “The good old days” o “A year since last summer”. Con “The good old days” alcancé uno de los momentos de éxtasis del festival. Eran a priori mis favoritos del fin de semana, y tan sólo me defraudó el escaso minutaje de su actuación.

The Lodger

The Lodger

ROBYN HITCHCOCK brindaría uno de los conciertos apoteósicos del viernes, comenzando sentado al piano, para terminar colgándose la guitarra. Hay que tener un par de narices para meterte al público en el bolsillo a esas horas sin necesidad de hacer un concierto festivo o demasiado eléctrico. Y esto sólo es posible cuando hay clase, y a Robyn le sobra. Y encima va y nos regala una parte de su set con Howe Gelb acompañándole al piano. Eso es el Faraday, sí señor! La mayoría del repertorio correspondía al disco ‘I often dream of trains’. Otro de los momentos más conmovedores del festival, sin duda, y es que hubo varios así durante el fin de semana.

Robyn Hitchcock

Robyn Hitchcock

MISHIMA me sorprendieron, y me gustaron más de lo que esperaba. Venían a presentar las canciones de su último trabajo, ‘Set tota la vida’, canciones que sonaron eléctricas y relucientes. Quizás les faltó transmitir un poco más a un público que andaba borracho ya de buenos conciertos.
THE VIOLETS, momentos más tarde, me sorprendieron también, pero en sentido contrario. Me los imaginaba de otra manera, quizás más explosivos y bailables en directo, y sin embargo, lo que ofrecieron fue un set demasiado macarra, aburrido y falto de convicción y actitud. HATCHAM SOCIAL eran un trío que tocaban también por primera vez en nuestro país, y que ofrecieron un concierto más convincente que el de THE VIOLETS. Eran los encargados de cerrar las actuaciones de este primer día. Ya quedaban sólo los djs en ambos escenarios para hacernos bailar hasta el amanecer.

Hatcham Social

Hatcham Social

Sábado 5 de Julio de 2008.
Las actuaciones del viernes habían situado el listón muy alto para este segundo día, pero GENTLE MUSIC MEN, encargados de abrir el telón, lo superaron sin problemas. Jugaban en casa, y bordaron una actuación memorable, gracias a esos preciosos arreglos de cuerdas que Eli y Montse diseñaban con el violín, y con la gran voz de Dani Poveda. Son, sin duda, uno de mis grupos favoritos de los que han surgido en los últimos tiempos.

Gentle Music Men

Gentle Music Men

En el escenario pequeño, RUSSIAN RED se presentaban en formato acústico, con una Lourdes que parecía que venía de la playa y que no le había dado tiempo a cambiarse de ropa. Acompañada solamente por Manuel Cabezalí a la guitarra, sedujo con su dulce voz al público que permanecía sentado sobre el césped, atento a la actuación.
En el grande era el turno de JONSTON, que por fin iba a poder verles en directo. La verdad que su propuesta me resultó muy atractiva, con unas canciones dotadas de talento en las melodías, y guitarreras en el envoltorio, con una electricidad radiante como resultado que te movía el esqueleto y te ponía las pilas para el resto de la noche.

Jonston

Jonston

Pero lo mejor estaba por venir. Tras JONSTON nos fuimos al escenario pequeño a ver a MOMUS. Desde el principio nos quedamos impresionados por la gran puesta en escena de Nick Currie. Se presentaba solo y descalzo, ataviado con su eterno parche en un ojo, peluca rubia, un delantal y usando un ipod que iba reproduciendo las bases, junto con una mini-consola que también parecía emitir ruiditos. Nick era un auténtico showman. En las canciones nos iba contando historias varias: sobre un Robin Hood convertido en el amo del barrio desde su silla de ruedas, un judío espacial, la leyenda de Beowulf, o sobre un paseo en vespa por Roma. Pero lo mejor de todo era su capacidad interpretativa, comportándose como un verdadero actor de teatro, algo muy freak y muy atractivo que nos hizo a todos permanecer hipnotizados ante su actuación, que por supuesto fue la auténtica sorpresa del festival, el mejor momento del fin de semana, y una experiencia irrepetible e inolvidable, que difícilmente podremos vivir en otros festivales, algo tan especial y diferente que hace que el Faraday sea un festival mágico e imprescindible. En un momento dado de su actuación se quedó sentado debajo de un árbol mirando atentamente a un foco que cegaba sus ojos, hasta que el foco se debió asustar al tener a susodicho personaje enfrente totalmente inmóvil, y se fundió, por lo que la instalación eléctrica parece que aprovechó para salir huyendo también, aunque nadie del público se movía de su sitio. Todo volvió a la normalidad instantes después, y el show siguió en su línea. El espectáculo fue realmente increíble.

Momus

Momus

Después del momento más deslumbrante de todo el festival, bajábamos al mundo real de nuevo de la mano de TACHENKO, con sus guitarras brillantes y sus melodías vitalistas, presentándonos canciones de su último trabajo, pero sin olvidar hits como “Amable” o “Afganistán”. TACHENKO es uno de esos grupos que saben dibujarte una sonrisa en la cara durante sus conciertos.
A continuación, la actuación de HOWE GELB fue muy paralela a la de ROBYN HITCHCOCK la noche anterior, en posición horaria, en clase sobre el escenario y en elegancia en la puesta en escena. El ex-GIANT SAND sabía meterse al público en el bolsillo con sus constantes guiños y bromas, siempre con un gran sentido del humor. Salió acompañado de un bajista, y él a veces tocaba sentado, otras veces de pie, regalando al Faraday otra de las actuaciones más preciosas del festival.

Howe Gelb

Howe Gelb

GET CAPE. WEAR CAPE. FLY es la banda de Sam Duckworth, su guitarrista y vocalista, que hace un pop-rock que tiende a ser rítmico y bailable, pero que peca de comercialidad y falta de talento, y a veces me recuerda incluso a JAMIROQUAI.
WE ARE THE PHYSICS fueron la última incorporación al festival, sustituyendo a I WAS A CUB SCOUT, y fabricando un power-pop de guitarras que me recordó por momentos a los otros científicos: WE ARE THE SCIENTISTS, con algunas pinceladas de WEEZER.
EL GUINCHO, seudónimo bajo el que se esconde el canario Pablo Díaz, cerraba las actuaciones musicales de este año. Su propuesta es 100% bailable, cantando sobre samplers mientras golpeaba una baqueta contra una pandereta. Era el artista idóneo para esas horas, antes de que llegara la hora de los djs.

El Guincho

El Guincho

Con los que nos quedamos bailando hasta el amanecer fue con los GO MAG Djs, o sea, Half Nelson y Manu González a los platos, pinchando hits noventeros de aquí y de fuera, y provocando que un sector del público invadiera el escenario en alguna ocasión. Ya al amanecer, y fuera de la programación oficial, la fiesta continuó en un after en una casa de Vilanova.
Y así acabó la exquisita propuesta musical que presenta cada año este festival, que continúa creciendo en calidad, y no en cantidad, lo que le distingue del resto de festivales.

Los 5 mejores internacionales:

1. MOMUS.
2. THE LODGER.
3. HOWE GELB.
4. BART DAVENPORT.
5. ROBYN HITCHCOCK.

Los 5 mejores nacionales:

1. GENTLE MUSIC MEN.
2. NIXON.
3. LIDIA DAMUNT.
4. TACHENKO.
5. JONSTON.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *