THE WHO + CASBAH CLUB. Palacio de los Deportes (Madrid).

The Who

The Who

La venta anticipada no funcionó bien, pero es que creo que más de uno íbamos con la inseguridad del concierto que nos iban a dar, con el riesgo de pasar vergüenza y manchar la imagen de uno de nuestros grupos favoritos. Aunque luego resultaría ser todo lo contrario, además de casi llenar al final el Palacio de los Deportes para ser partícipes del primer concierto en España de THE WHO en toda su historia. Y bien, como teloneros iban los enchufados de CASBAH CLUB, el trío liderado por Simon Townshend, el hermano pequeño de Pete, y que al bajo contaba con Bruce Foxton, el que fuera bajista de THE JAM. Pues eso, un repertorio de power-mod-pop al que le faltaba el talento de su hermano mayor. Y a continuación sobre el escenario, el 50% que queda sobreviviente de THE WHO, bien acompañado en directo por Zar Starkey, hijo de Ringo Starr a la batería, y el teclista John Bundrick. Comenzaron con un “I can’t explain” apoteósico, y poco a poco iban cayendo muchos himnos del universo mod; así, pudimos escuchar y disfrutar de clásicos como “Anyway, anyhow, anywhere”, “My generation”, “Substitute”, “Pinball wizard”, “The kids are alright”, “Baba O’Riley”, “Won’t get fooled again”, “Behind blue eyes”, “Who are you”, etc… THE WHO mostraban un gran estado de forma, con un Roger Daltrey con una voz impecable a sus 62 años de edad, además de conservar una gran forma física; y un Pete Townshend que no dejó de hacer sus clásicos remolinos con su Fender a lo largo de todo el concierto. Los temas sonaban compactos, el sonido era grandioso, y la calidad con la que bordaron canciones como el “Baba O’Riley” o el “Won’t get fooled again” daban buena fé de ello. Se atrevieron asimismo con dos temas de su reciente nuevo disco. Y también hubo recuerdo para el mítico ‘Quadrophenia’, momento en que Pete cogió la acústica para interpretar en solitario “Drowned”, y luego con banda, “Love, reign o’ver me”. Y ya en los bises, tras “Substitute” y “The kids are alright”, redondearon una noche mágica rememorando su gran ópera rock ‘Tommy’, con un “Pinball wizard”, que alargaron y mezclaron con otros fragmentos de ‘Tommy’, como “Go to the mirror”,… en fin, una arrolladora y convincente exhibición de rock and roll de calidad a cargo de una de las bandas míticas de la historia.

A destacar: A la salida, después del concierto, un tipo le dijo a Xoel (DELUXE): ‘ey, tenías que haberte subido ahí a tocar el Baba O’Riley’


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *