FIB 2006 – Festival de BENICÁSIM. Benicássim (Castellón) (20-23 de Julio de 2006)

FIB-logoYa van una docena de ediciones del mejor festival del mundo, un festival consolidado dentro de nuestras fronteras, pero que también goza de un auge creciente e importante en el resto de Europa y del mundo, y no en vano este año el idioma oficial del festival parecía ser el inglés, y es que el Fib se ha convertido casi en un festival británico hecho en España, con un cartel en el que se echaban de menos grupos de aquí, pero aún así este año había nombres, como MANTA RAY, que incluso cerraban el escenario principal.
Era la primera vez que los abonos se agotaban antes de tiempo, y es que el 1 de Junio ya no podías comprar abonos de 4 días, y pocos días después se iban terminando las entradas de día también, algo realmente impresionante, pero explicable también si tenemos en cuenta el bombo que se ha dado al festival en otros países, sobre todo en el Reino Unido. Y es que se han pasado por el festival este año unos 136.000 asistentes entre los 3 días. El 60% de los abonos se habían vendido en el extranjero, y tan sólo un 40% en nuestro país. De ese 60% la mayoría en el Reino Unido, seguido de Francia, Alemania e Italia, y otros países más exóticos detrás, y es que ha venido gente hasta de Australia o Chile. Las entradas de día sí que fueron la mayoría vendidas en España, y es que claro, aquí no estamos acostumbrados a que los abonos se agoten tan pronto, pero pregúntales a los ingleses que quieren ir al Festival de Reading/Leeds o a Glastonbury con qué anticipación compran los abonos. Así, mucha gente de aquí se quedó este año sin festival. La presencia de ingleses se notaba sobre todo en el desbordamiento de la carpa por ejemplo en el concierto de BABY SHAMBLES, al contrario de la poquita gente que quedábamos en el grande cuando tocaban MANTA RAY. La presencia de Mean Fiddler, la gran promotora británica, en la organización del Fib se ha hecho notar ya el primer año, sin duda!
El Festival contaba este año con 101 actuaciones musicales y 134 actividades extramusicales, y es que como vemos, se trata de uno de los festivales donde mayor peso tienen este tipo de actividades que van más allá de la música, pero es que el Fib es ya todo un evento que supera el cartel musical. De estas actividades, la más destacada sería la de Un-Pop Classik, un proyecto financiado por la Comunidad Europea, por el que varios artistas de distintos países tocarían en el Fib acompañados de una orquesta clásica local, la orquesta Amalgama, de Castellón, que acompañó la propuesta eléctrica del danés TEITUR, los toledanos THE SUNDAY DRIVERS, los franceses DIONYSOS, y los belgas VENUS. Toda una delicatessen sin duda. Asimismo, también contamos en Benicássim con la presencia del joven Museo de León, el MUSAC, así como de los tradicionales Concursos y Pasarelas de Moda, Cortometrajes, Teatro, Danza, Cursos… y un sinfín de actividades que hacen del Fib algo más que un simple festival de música. También está el tradicional partido de fútbol que ya viene siendo abitual todos los sábados del festival a mediodía entre una selección de Prensa y otra de Artistas. O la novedad este año de una discoteca silenciosa, un proyecto llamado Silent Disco, que consiste en que dos djs pinchan cosas distintas en el mismo sitio, y a ti te pasan unos auriculares, con los cuáles seleccionas a qué dj quieres escuchar, por lo que la música no se escucha por fuera, sino cada uno a nivel individual por sus auriculares, por lo que la impresión desde fuera es totalmente freak, con una pista de discoteca en silencio, con la gente bailando “sin música”, vaya, parece ideal para no molestar a los vecinos!
También hay que destacar que por primera vez se retransmite en directo un concierto por La 2 de Televisión Española, el de MORRISSEY. También existía dentro del recinto un espacio para poder descansar sobre la hierba a la vez que por una pantalla gigante podías seguir algunos de los conciertos en directo,… Ah! y en la clásica rueda de prensa de la organización del último día también se anunció que la tradicional Fiesta de la Playa del lunes sería este año la última vez que se celebraría por problemas con el Ayuntamiento, etc… Y bien, vamos a comenzar ya a comentar el recorrido musical que llevamos estos cuatro días del FIb 2006…

Jueves 20 de Julio.
El cartel de este primer día era el más flojo de esta edición, si bien el año pasado fue al contrario, aún recuerdo esos 4 conciertos seguidos de THE POSIES, THE POLYPHONIC SPREE, THE TEARS y UNDERWORLD. Este año el plato fuerte del jueves eran SCISSOR SISTERS, que tampoco son nuestro grupo favorito, vaya. A las 8 en punto daba el pistoletazo de salida ALDO LINARES, el encargado como siempre en dar la bienvenida y romper el hielo con una selección impecable de canciones de antes y de ahora, alejado de modas y prejuicios; así inauguró el festival con el “Come together” de THE BEATLES, al que siguieron temas de THE DOORS, SONIC YOUTH, SERGE GAINSBOURG,… y también de artistas que tocarían en el festival, como MORRISSEY, DEPECHE MODE,…
Ya era el turno de SR MOSTAZA, los valencianos liderados por Luis Prado, al piano, rodeado del serpentino Paco Tamarit, y también de Alejandro Climent y Eduardo Olmedo, haciendo rock’n’roll lúdico y atemporal, en castellano, ideal para comenzar la jornada festivalera. Tras ellos nos fuimos a la pista pop, donde pinchaba Dj POLAR, uno de nuestros djs favoritos, que inundó nuestras almas de pop durante más de dos horas, quizás el mejor momento de la noche.

FIB-mostaza

Sr Mostaza

 Aún así salimos a ver parte de los conciertos de TEITUR, el joven danés que se rodeaba de la orquesta Amalgama de Castellón en ese proyecto llamado Un-Pop Classik, la cuál se encargaba de sinfonizar ese folk intimista, tanto cuando se ponía al piano, como a la guitarra. Tras él, vimos al ex-líder de TELEVISION, Tom Verlaine, junto a Jimmy Rip, en un mano a mano, ambos sentados en sendas sillas con sus guitarras colgadas, haciendo desarrollos que aburrían a unos, flipaban (supongo) a otros; a nosotros, que estuvimos sólo unos minutos, nos pareció interesante, sin más. Y luego era el turno de THE SUNDAY DRIVERS, acompañados también por la orquesta Amalgama, logrando crear un clímax con esa mezcla del sonido eléctrico de su propuesta, con la gran voz de Jero, y ese acompañamiento sinfónico, que tan bien sentaba a sus canciones. Terminaron con su clásico “On my mind” pero sin orquesta y con el público coreándola. Es que no hay criterio! Me quedo con los temas orquestados, sin duda.
Teníamos nuestro centro de operaciones en la Pista Pop, aunque tras HOWE GELB, que nos lo perdimos, ya salimos fuera a ver a SCISSOR SISTERS, un grupo divertido de baile, que se encontraba muy agusto en el festival, y así lo demostraban con sus comentarios entre canción y canción, pero que esta vez no protagonizaron el desnudo del año pasado de su vocalista masculino. Tocaron canciones de su conocido disco, así como canciones nuevas de su siguiente álbum, destacando unaa apoteósica “Comfortably numb”, la versión de PINK FLOYD que llevan a su terreno. La verdad que SCISSOR SISTERS suenan cada vez más a los BEE GEES del siglo XXI.El público estaba entregado, por ello, cayó un bis con una extended version de su hit “Filthy gorgeous”.

Viernes 21 de Julio.
Y ya empezaba la parte seria del cartel, esos días que parecen interminables, pero que ojalá se hicieran más largos aún, para prolongar el disfrute que nos reconfortan esas actuaciones desde primeras horas de la tarde. Este año no conseguimos llegar al primer grupo de la jornada ningún día, pero sí al segundo, así que este año nos perdimos a los ganadores del Concurso Demo de este año, los malagueños TOM CARY. Llegamos a media actuación de los franceses DIONYSOS, que homenajeando con su nombre al dios del vino, nos emborracharon con su aplastante propuesta, acompañados también de la orquesta Amalgama bajo el proyecto Un-pop Classik. Una pared transparente separaba la orquesta del grupo de guitarras, violín y ese personaje alocado y poseído que era su cantante-guitarra, Mathias Melzeu, que se entregó en cuerpo y alma a la carpa que le cobijaba, una carpa llena hasta los topes, y es que nunca se había visto antes a un grupo a esa hora reunir a tanto incondicional en un escenario del fib, y es que los franceses, por los que no apostábamos mucho a priori, ya que nos parecían el típico y bochornoso grupo francés haciendo rock aburrido y monótono de guitarras en su lengua materna, se convirtieron en una de las magníficas sorpresas del festival, por su dedicación y su fantástico directo, su puesta en escena, y ese “darlo todo” de su cantante, que aupado por los fans, se lanzó al público, que lo arrastró hasta el fondo de la carpa, allí subió a la torre con las cámaras de televisión, se volvió a tirar y a desplazarse por encima de las cabezas de la gente hasta llegar de nuevo al escenario. Por supuesto, tuvieron que hacer un bis. Su rock ‘sinfonizado’ sonaba majestuoso y espectacular. Esta vez tomó Mathias al director de la orquesta y lo invitó a navegar por las cabezas de la nutrida carpa, y aunque éste no llegó al fondo de la carpa, sí que tuvo al menos su momento de sentirse estrella del rock’n’roll. Todo el público nos hallábamos hipnotizados por la magia y la fuerza arrolladora del grupo francés, sobre todo de su vocalista Mathias Melzeu.
Y bien, nos fuimos luego a dar una vuelta para digerir lo visto, y por coincidencia de horarios no pudimos ver a CORAZÓN; también nos perdimos a 12TWELVE, aunque a éstos les vimos en Vilanova pocas semanas antes. Nos disponíamos a ver a BABYSHAMBLES, pero era imposible acceder ni siquiera a los laterales de la carpa. El público inglés llenó y monopolizó el escenario Fiberfib.com. Es lamentable ver que la prensa rosa tiene más poder de atracción de masas que la prensa musical, así que fieles a nosotros mismos, nos fuimos a la otra carpa, la Vodafone Fib Club, para ver a GARZÓN, que cada vez me gustan más, sobre todo en directo, hasta convertirse en el mejor grupo nacional que vimos en el Fib este año. El trío formado por Roberto, Malela y Pepo logran transmitir su entusiasmo en cada concierto, en el que despachan con su buen hacer hit tras hit, hasta que al final del concierto leyeron un manifiesto en el que nos anunciaban el cambio de nombre del grupo a causa de una carta que habían recibido de los representantes legales del juez Baltasar Garzón, en la que instaban al grupo a cambiar de nombre, con la amenaza de emprender acciones legales si en un plazo de unos días no lo hacían. Así, anunciaron que ya no merecía la pena seguir con ese nombre, y que a partir de ese momento pasaban a llamarse GRANDE-MARLASKA.
Nos pasamos rápidamente por la rueda de prensa de PIXIES, en la que anunciaron que estaban preparando nuevo disco, entre otras cosas. Nos perdimos entonces a THE WALKMEN, y a THE ORDINARY BOYS. Salimos directamente al Escenario Verde para darnos cuenta que el grupo que abría el grande este día no merecía la pena, y es que THE FUTUREHEADS demuestran ser otro grupo más que se apunta al carro de hacer el mismo rock’n’roll insulso y aburrido tan de moda, pero que además no tienen canciones.

Pixies

Pixies

A continuación, PIXIES. Comienzan arrolladores, tanto, que a las 5 ó 6 canciones el público, el más numeroso del festival hasta el momento, se avalanza y rompe las vallas de contención de primera fila, suerte que no ocurrió ninguna desgracia, si bien los propios PIXIES abandonaron entonces el escenario hasta que se reparara la valla. Casi unos 45 minutos en los que la gente andaba despistada, los más pesimistas pensaban incluso que no volverían a salir, aunque al rato se anunció que el grupo volvería al escenario, y así fue: casi tres cuartos de hora después, el grupo estaba de nuevo sobre el Verde, y para calmar la tempestad continuaron con temas lentos, como “Where is my mind?”, o una versión a pocas revoluciones del “Wave of mutilation”. Cayeron un hit tras otro, “Here comes your man”, “Monkey gone to heaven”, “Hey” que enlazaron con “Gigantic”, “Tame”, “Debaser”,…. convirtiéndose en uno de los grandes momentos del festival a pesar de la interrupción, y de que algunos de sus componentes sigan sin mirarse a la cara, pero como andan sobrados y tienen himnos de la mejor cosecha de los 90, fue suficiente para hacernos tararear los mejores momentos del ‘Doolittle’ y ‘Surfer rosa’, álbumes en los que basaron el grueso de su repertorio. Yo me perdí un par de temas y parte de la interrupción, que me pilló por sorpresa porque me acerqué a uno de esos grupos pequeños que no quería que se me escaparan, y de los que tan sólo pude ver al final unos instantes porque en los festivales no se puede ver todo; se trata de WHITE ROSE MOVEMENT. Su cantante, Finn Vine, arrastraba unos problemas de garganta, a lo que había que añadir que el cable se le soltó del micro, y luego el pedal del bombo se rompió por partida doble, problemas que minimizaron con una gran segunda parte de actuación, con actitud y buen hacer sobre el escenario, además de buenas canciones.
Bueno, y tras PIXIES, los siguientes eran ECHO & THE BUNNYMEN, los de Liverpool ya nos han visitado varias veces, pero cada vez nos sorprenden más, si cabe. Hicieron un concierto realmente impresionante y más eléctrico que otras veces, donde no faltaron hits como “Lips like sugar”, con la que empezaron, “The killing moon”, que presentó como la mejor canción del mundo, u otras como “Seven seas”, “Bring on the dancing horses”, “The disease”, “The back of love”, y hasta se marca un tributo a THE DOORS, intercalando en “Villiers Terrace” el “Roadhouse blues” rebautizado como “Benicàssim Lady”. Parece ser que Ian McCulloch y Will Sergeant se encuentran en su momento más sólido en directo, y que sigan así!
Y era el turno de THE STROKES, grupo al que aún no habíamos visto en directo. Según lo que nos contaron los que sí les habían visto, eran un grupo al que le faltaba solidez en directo, problema que han debido subsanar en la trayectoria que les lleva hasta su bautizo en Benicássim presentando no sólo el tercer disco, sino también los dos primeros. Y bien, Julian Casanovas y los suyos presentaron una gran puesta en escena, y no sólo eso, ya que fueron otro de los grupos con notable alto en el festival, o que incluso alcanzaron el sobresaliente, por qué no. Nos brindaron una cadena interminable de éxitos, comenzando con “Juicebox”, ese hit impecable de su nuevo disco, al que siguieron temas sobre todo de su primer disco y de este nuevo, obviando casi por completo el ‘Room of fire’, así cayeron “Is this it”, “Hard to explain”, “You only live once”, “Last nite”, “Reptilia”, con un grupo suelto y cómodo, mostrando bastantes tablas sobre el escenario.
Tras ellos, y después de pasarnos un rato por la carpa donde pinchaba ISOLÉE, que no estaba mal lo que allí sonaba, nos pusimos prácticamente en primera fila en el concierto de MANTA RAY, que cerraba este día el Escenario Verde, y es que tras THE STROKES hubo desbandada general, y tan sólo unos pocos nos quedamos para presenciar un gran directo de uno de nuestros grandes grupos, MANTA RAY. También hicimos varias visitas durante la noche a la carpa pop, donde estaban nuestros amigos TOXICOSMOS, y EME un rato más tarde, ofreciéndonos buenas excusas para bailar y degustar buenas canciones. Con MANTA RAY dábamos por terminado este primer día largo de festival. Lo mejor de este último concierto fue el bis que protagonizaron, la impresionante versión del “I fought the law” de THE CLASH, en la que se subió al escenario a acompañar en los coros, Pepo, que se convertiría en el artista del festival que más veces se subiría al escenario en esta edición del Fib, como integrante de GARZÓN y con esta aportación en MANTA RAY este viernes, y como integrante asimismo de THE SECRET SOCIETY el domingo.

Sábado 22 de Julio.
El sábado comenzaba para nosotros el día igual que todos los años, es decir, madrugando para participar en esa edición del partido de fútbol que se celebra siempre entre una selección de Prensa y otra de Artistas, y que venimos siempre jugando en el bando de artistas, por la escasez de éstos en el partido, y quizás por el recuerdo de la actuación de VACACIONES en el 2003. Ruth, la cantante de VACACIONES, que también pululaba por el festival, iba a jugar pero al final se echó atrás. Así la selección de Artistas se completó con algunos fichajes de Prensa, como ese crack de portero llamado Edu Carrascosa, que sólo se acordó de su inspiración en los últimos minutos de partido, y que se había ido a dormir el día anterior a las 8.30 de la mañana… De artistas reales que tocaran en esta edición al final contamos con varios músicos de GRUPO SALVAJE, además de dos aportaciones internacionales: Chris Brokaw, y Matt Elliott, este último a punto estuvo de romperle las piernas a Julio Ruiz en una jugada. Al final nos ganaron por 6-5, creo. Lo mejor es la colaboración que se hace con Intermon-Oxfam, tanto de los jugadores como del público que también hace un esfuerzo considerable en venir a esas horas, con el premio de una deliciosa paella tras el partido. El árbitro, que siempre suele ser el colegiado internacional Ansuátegui Roca, este año no pudo pitar a última hora porque se tuvo que marchar a Rusia a sustituir al delegado del Villareal, para intentar inútilmente que el equipo español remontara en la vuelta con el Maribor para así seguir su aspiración de jugar la Champions, que no pudo ser.
Bueno, y ya en el recinto de conciertos, como decía antes, me perdí a SANTI CAMPOS Y LOS AMIGOS IMAGINARIOS, por la hora, y llegamos para MATT ELIOTT, que en absoluto parecía cansado tras el partido, por cierto, de público estaba Chris Brokaw, compañero de equipo, para animar. Y bien, Matt Elliott, ataviado con su guitarra y samplers, estaba compañado en directo por Chris Cole (MANY FINGERS), que comenzó tocando la batería para terminar sentado tocando el cello, y ambos jugando con espirales de sonido en interminables secuencias de ruido y loops que captaban nuestra atención. Aún así, aunque presenciamos la mayor parte de este concierto, veníamos de disfrutar un par de temas de la otra carpa, donde NADADORA estaban sonando realmente bien.
Y tras Matt Elliott cogimos sitio en el mismo escenario para ver el gran plato fuerte de los grupos pequeños del festival, mis adoradas THE ORGAN, con las que me hice una foto en plan fan desesperado colándome unos minutos antes en el camerino, y que también me firmaron el disco que me había comprado instantes antes en el stand de London Calling. Para mí fue uno de los momentos del festival, me encantaban esas canciones y la pose y la magia que desprendían estas 5 chicas de Vancouver, me recordaban a una versión femenina de MORRISSEY, a como si en THE SMITHS cantara una chica… las canciones eran realmente bellas, esa voz de Katie, las guitarras de Deborah, los teclados de Jenny,… acabé enamorándome de todas ellas… lástima que tenga tan pocas posibilidades! Fue un concierto emocionante, que se me hizo muy corto, aunque me transmitió un montón de agradables sensaciones.

Morrissey

Morrissey

Ya extasiado por la actuación de las canadienses, me fui a darme unas vueltas por el recinto, stands, etc… hasta coger sitio para MORRISSEY, en el centro en primera fila, sacrificando los conciertos de CALLA o VENUS. Y así esperé casi una hora en primera fila del grande, con la agradable compañía de Galo y Marta, de Commonpeoplemusic.com, a los que conocí en persona por fin. Si vi a MORRISSEY en segunda fila hacía un par de años en el AV Festival, esta vez no iba a ser peor. Luego me decía la gente que me habían visto incluso por la tele. Poco minutos después de las 9 de la noche, salía Morrissey con camisa amarilla y acompañado del resto del grupo, saludaban, y cada uno a su puesto, para empezar ya fuerte con “Panic”… con la mirada de Oscar Wilde como telón de fondo… y vaya comienzo más arrollador, si bien, no decaía la tensión, porque a este himno le seguiría “Irish blood, english heart”, y así todo el repertorio, que se me hizo muy corto, y que se basó sobre todo en sus dos últimos álbumes, ese enorme ‘You are the quarry’ y el flojísimo ‘Ringleader of the tormentors’, que al menos se crece en directo con la magia que transmite el ídolo mancuniano. Así cayeron hits de la talla de “Youngest was the most loved”, “You have killed me”, “First of the gang to die”, “Let me kiss you”, “Trouble loves me”, “Life is a pigsty”, que funcionó como bis… alguna cara b como “Ganglord”… y un par más de éxitos de THE SMITHS además del tema de apertura, como “Girlfriend in a coma” o “How soon is now?”, con la cuál terminó un concierto memorable, el concierto del Fib para mí y seguramente para otros muchos devotos de las canciones de MORRISSEY, tanto en solitario como con THE SMITHS. Sí que faltaron canciones como “Suedehead”, “Everyday is like sunday”, “There is a light that never goes out”, y otros himnos, pero no había más tiempo, aunque por mí lo hubiera puesto solo en el escenario Verde tocando toda su discografía… Y lo que sobró fue esa actitud irónica con la que adornaba algunos de sus comentarios entre canción y canción,… y que le convierte en un ídolo polémico. También hay que destacar sus camisas sudadas y lanzadas al público, hasta 3, una amarilla, otra azul claro, y la última azul marino, y cuando sacó una bandera española que se puso a modo de pareo, y que luego acabó colgando en un pie de micro. Tras su actuación salió hacia los camerinos, y (bastantes) minutos después, hacia el interior de un Mercedes de color negro, que le conduciría directamente hasta Barcelona. Por cierto, estuvimos charlando con el conductor, mientras que la estrella se hacía de rogar y esperábamos a que saliera, que por cierto, obligó al pobre hombre a tener el motor encendido más de media hora que tardó en salir. Nos contó anécdotas como que en la ida iba a 130-140 km/h por la autopista desde Barcelona hasta Benicássim, y Morrissey, nervioso, le repetía cada dos por tres que fuera más despacio, que no pasara de 120km/h. También contaba el hombre que el artista era un poco especial, por no llamarle estúpido, que tenía sus manías. El conductor tenía una empresa de minibuses, y contaba que el resto del grupo viajaba en minibus, mientras que él había pedido ese modelo de Mercedes para viajar él solo. Lo gracioso de todo es que el conductor no tenía ni idea de quién era MORRISSEY ni los SMITHS, no le sonaban de nada, y es que no era consciente de la persona que llevaba dentro del coche, no era consciente de la suerte que tenía al compartir unas horas con el ídolo de tanta gente. A mí no me hubiera importado llevarle, desde luego, o hacerle compañía y darle conversación durante el viaje. Pues eso, tras esperar más de media hora y sacrificar parte del concierto de MOJAVE 3 que oíamos de fondo, por fin salió la estrella, se metió en el coche en el asiento de atrás, un tipo de seguridad delante, y rumbo para Barcelona.

Ah, sí, continuamos con la crónica del Fib 2006. Pues eso, luego tocaba MOJAVE 3 en el grande. Neil Halstead, esta vez sin la compañía de Rachel Goswell, que estaba enferma de un oído y no había podido acudir, siendo sustituida a los coros por una amiga del grupo, Amy, presentaron las canciones de “Puzzles like you”, su nuevo disco, sin que yo me enterara mucho, porque ni lo vi entero y el rato que vi aún estaba rebobinando y reviviendo los mejores momentos del concierto de MORRISSEY.
De paso entre concierto y concierto del grande, nos dimos una vuelta por la carpa donde tocaba RUFUS WAINWRIGHT, que era su cumpleaños, pero que no nos invitó a su tarta, bueno, su música tampoco nos vuelve loco, aunque lo peor estaba por venir, THE KOOKS, otro grupo más que tenía el privilegio de tocar en el escenario grande del Fib sin merecimientos, salvo los de ponerlos por las nubes los tabloides británicos, supongo, ya que sólo tenían un disco, pero es que en directo además se mostraban inseguros sobre el escenario.
A FRANZ FERDINAND les pasaba todo lo contrario, que tienen canciones, tienen actitud, y tienen un directo impresionante. Desde luego que no era el grupo al que íbamos y por el que íbamos al Fib, pero luego demostraron ser quizás lo mejor del festival, si existiera la objetividad, o sea, si las personas no contáramos con otros muchos factores para expresar cuál sido nuestro grupo favorito. Pues sí, dieron un señor concierto, sucediéndose todos y cada uno de los hits de sus dos álbumes publicados, y aunque los disfrutamos desde la lejanía, aún así sonaban impecables y arrolladores. Sonaron “This boy”, “Do you want to”, “Michael”, “Take me out”, “Come on home”, “This fire”, “Walk away”, “Fallen”, “Tell her tonight”, “Matinée”, “Auf achse”,… y hasta una cara b, “L. Wells”. El público, totalmente entregado, coreabe cada uno de los estribillos, y se dio en este momento la cota más alta de público durante el festival. Para finalizar el día ya quedaba tan sólo un grupo semidesconocido en el Verde, MORNING RUNNER, aunque reconozco que no les presté la atención que se merecían, pero no sonaban mal. Me fui entonces a las gradas exteriores de la carpa pop, donde escuchábamos las bonitas canciones de pop que dentro ponían mis amigos PIN & PON Djs, y es que no cabía ni un alfiler en la carpa.

Domingo 23 de Julio.
Último día de festival, si no contamos la jornada del lunes de la fiesta de la playa. Este día contaba con un montón de nombres que no nos queríamos perder. A LÍNEAS ALBIÉS, grupo más tempranero, no les vimos. Llegamos a medio concierto de los siguientes, SHE WANTS REVENGE, que sonaban oscuros y potentes, con un puñado de buenas canciones. De esta forma nos pedíamos al grupo que se simultaneaba en el otro escenario, HUMBERT HUMBERT, pero que veríamos a la semana siguiente en el Contempopranea.
Así que nos hicimos hueco para ver a EDITORS, otro grupo de los que más nos interesaban del cartel, y es que con ese álbum de debut pueden presumir de contar con mejores canciones que INTERPOL, con quiénes siempre les comparan, bueno, les comparan más con JOY DIVISION creo yo, y también se parecen más, y es que a veces su cantante-guitarra, Tom Smith, nos podía recordar a Ian Curtis por su comportamiento, por esos ojos que parece que se le salían de las órbitas, esos movimientos, esa expresión de loco, y ese cabreo al comprobar al prinicipio que no le sonaba la guitarra, y que le hizo tirarla contra el suelo, aunque la cosa, extramusicalmente hablando, se quedó ahí. Musicalmente fue a mejor. EDITORS suenan contundentes, y en directo reflejan a la perfección la calidad de ese álbum de debut, ‘The back room’, comenzando por “All sparks”, y sucediéndose éxitos del calibre de “Bullets”, “Munich” o “Blood”, etc… incluso presentaron algún tema extra.
A continuación nos perdimos los conciertos de YANN TIERSEN, PUGGY y GRUPO SALVAJE, porque primero estuvimos en la rueda de prensa de la organización, luego en la de MADNESS, y finalmente haciéndonos sitio para ver a nuestro grupo favorito en el cuál, y junto a MORRISSEY, teníamos más expectativas de diversión, MADNESS. Alguien me asustó el día anterior diciendo que iban a tocar sólo media hora. Pero de eso nada, hicieron un señor concierto, uno de los momentos que se recordarán dentro de unos cuántos Benicássims, y es que encadenaron uno tras otro todos los hits de principios de los 80 que los hicieron famosos, si bien, tocaron también algún tema de ese último disco de versiones raras, ‘The dangerous sessions’, de las que destaca “Shame & scandal”. Y bien, comenzaron arrolladores con “One step beyond”, con una formación en la que aún figuraban hasta 6 componentes de la época gloriosa, con un Suggs, y el resto de la banda, vestidos con impecables trajes, con esa elegancia eminentemente británica. Suggs salió a escena además de con traje, con bombín, y con una sombrilla que había sustraído de la zona de la piscina, y derrochando puro humor británico con comentarios entre canción y canción, y regalando divertidas coreografías. Sonaron un hit tras otro, himnos de la época como: “My girl”, “Embarrasment”, “The prince”, “Shut up”, “House of fun”, “Grey day”, “Bed & breakfast man”, “Baggy trousers”, “Our house”, “It must be love”, “Madness”, “Night boat to Cairo”,… en fin, una delicia de concierto, que aqcabó con la hija de Chas Smath sobre el escenario haciendo coros. Un concierto que superaba ampliamente las expectativas, lo que nos hizo disfrutar de uno de los momentos mágicos del festival, y es que era una gracia ver a treinta y pico mil fibbers bailando ska en el recinto. Era un concierto realmente emocionante que deseabas que no acabara nunca… el concierto del fib, con el permiso del Mozz.

Madness

Madness

Impresionantes!!! Tras ellos, ya nos daba igual lo que quedara por ver, aún así, este concierto nos dio ánimos y energías para disfrutar del resto de la jornada con una sonrisa dibujada en la cara.
Pues bien, como DEPECHE MODE iban de estrellas, y es que fueron los únicos que obligaron a montar un dispositivo de seguridad en forma de pasillo para conducirles desde los camerinos hasta el escenario, dispositivo que no necesitó ni MORRISSEY ni FRANZ FERDINAND por poner dos ejemplos, y luego, supongo que no fue para tanto. De hecho, en sus otros conciertos de la gira española, como en San Sebastián o en Torrevieja, no llevaban tanta pose de estrellas como la que se fabricaron en el Fib. Pues bien, yo me fui a ver a WE ARE SCIENTISTS, ya que a DEPECHE MODE les vería dos días después en Torrevieja, dónde harían el mismo concierto, según me dijeron, y que no fue nada del otro mundo, desde luego. Mucho montaje escénico, todo muy espectacular, menos el repertorio.
WE ARE SCIENTISTS, sin embargo, son un grupo con un disco que tiene grandes canciones, y Chris, Keith y Michael gozan de un magnetismo y una simpatía especial que les hace meterse al público en el bolsillo fácilmente. Tienen un gran directo, y desgranaron los mejores temas de su álbum de debut, pero se olvidaron traerse a los gatos.
Tras ellos, les tocaba en la misma carpa a ART BRUT, amigos de los Scientists, y es que no en vano, Chris y Keith se quedaron en el lateral del escenario viendo la totalidad del concierto de los ingleses. ART BRUT son otros que transmiten su sentido del humor con una facilidad envidiable, gracias a esa naturalidad sobre el escenario de Eddie Argos, su vocalista, que no paraba de hablar entre canción y canción. Les dijeron que tenían que tocar 75 minutos, tres veces la extensión de su álbum de debut, por lo que Eddie enmpezó a presentar canciones que formarían parte del segundo álbum, y del tercero,… y hasta tocaron una versión de WE ARE SCIENTISTS, para la que Eddie levantó en volandas a Keith Murray, el cantante del grupo versioneado, que salió a cantar el tema junto a Eddie. El concierto estaba plagado de anécdotas, y es que a Eddie le va eso de la comunicación con el público, además de mostrar su entusiasmo en cada momento. En “Bad weekend” se puso a saltar la comba con el cable del micro, y al final del concierto se puso a enumerar todas las bandas del fib reclamando ‘Top of the Pops’ para todas ellas, aunque se le notaba sus preferencias, gritando 2 veces ‘Top of the Pops’ para bandas como MORRISSEY, WE ARE SCIENTISTS, o ellos mismos. En definitiva, un concierto hiper-divertido que encantó a todos los que se congregaron bajo la carpa, y que supuso otro de los momentos del festival.
Tras este concierto fuimos al grande ya, para ver los 3 últimos grupos que quedaban por actuar: PLACEBO, que estaban aún acabando, y les faltaba el bis también, sonaban mejor que la última vez, aunque su repertorio flojea, cosa que no pasaba cuando editaron su álbum de debut. Luego DEUS ya comprobaron una disminución del público en el grande que emigraba a otros escenarios, y se iba a perder dos grandes conciertos. Los belgas sonaron muy bien, demostraron contar con muy buenas canciones, que es lo que cuenta, a pesar de que sólo quedaban 2 componentes de la formación que nos maravilló en el fib de hace ya algunos años. Esa extraña mezcla de guitarras eléctricas, cambios de ritmo, potentes bajos, violines llenos de efectos, estructuras imprevisibles, y talento a raudales hicieron que disfrutáramos de un gran grupo sin tanta gente en el Verde.
Y aún quedaban THE RAKES para finalizar, a los que se les podría también meter en el saco del oportunismo rock de hoy en día, pero que sin embargo demostraron algo distinto, y me llegaron, por sus canciones que tienen grandes estribillos y no se exceden de duración (la mayoría no llega a los 2 minutos), y por su puesta en escena, llena de energía, y con un Alan Donohoe que parecía moverse como un poseído sobre el escenario, contagiando al público que aguantábamos hasta el final. Empezaron con ese hit llamado “22 grand job”, al que siguieron otras grandes canciones como “Work work work”, “The guilt” o “We are all animals”, entre otras.
Y después, a rematar el fib a las gradas de la carpa pop, para escuchar lo que sonaba dentro y charlar con los amigos que estaban fuera, y así despedirnos un año más del evento musical más importante del sur de Europa, que se supera año tras año en (casi) todos los aspectos, y que pasó con sobresaliente la primera convocatoria de julio a la que se presentaba, mes que no le sienta nada mal, todo hay que decirlo, aunque muchos el primer fin de semana de agosto notamos que nos faltaba algo, estábamos tan acostumbrados al Fib ese fin de semana, que no nos hubiera importado repetir otra experiencia igual. Larga vida al fib!

  Los 10 mejores internacionales:
1. MORRISSEY.
2. MADNESS.
3. THE ORGAN.
4. EDITORS.
5. ART BRUT.
6. FRANZ FERDINAND.
7. ECHO & THE BUNNYMEN.
8. DIONYSOS.
9. WE ARE SCIENTISTS.
10. THE STROKES.

Los 3 mejores nacionales:
1. GARZÓN.
2. NADADORA.
3. MANTA RAY.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *