PRIMAVERA SOUND 2006. Barcelona (1-2-3 de Junio de 2006)

PS-logoEl Primavera Sound ya se ha consolidado como uno de los festivales largos (de 2-3 días) más apetecibles y atractivos de año. En este 2006 repetía ubicación, el fantástico recinto del Fórum, y atrasaba una semana su fecha con respecto al año pasado, celebrándose el primer fin de semana de Junio. El Festival ya se ha convertido en uno de los fijos indiscutibles de nuestra agenda, y de los más recomendados, y es que tiene una personalidad propia: es uno de los festivales más arriesgados, de esos que muchas veces no estás familiarizado con la mayoría de nombres que llenan el cartel, pero esto, lejos de convertirse en un punto negativo, es más bien todo lo contrario, una oportunidad a veces casi única de descubrir a un montón de bandas maravillosas que no se dejan ver fácilmente por nuestro país. Es toda una agradable aventura lanzarte a conocer esos nombres que propone el cartel y que no te suenan de nada, y es que cada vez confío más en la selección y en el gusto de sus programadores.
Pues bien, con esa actitud íbamos a la edición de este año, y es que cuando anunciaron el cartel meses antes, no era a priori una de las ediciones que más nos interesaban, pero ahí está el acierto de este gran festival. No debes decidirte por los 2 ó 3 cabezas de cartel, sino por todos esos pequeños grupos que no tienes idea de qué van y que después muchos de ellos te sorprenden y acaban fascinándote.
Hay que decir que el festival ya empezaba con su programación desde comienzos de la semana, ofreciendo conciertos en un par de salas de Barcelona, pero como los que somos de fuera, como mucho, sólo podemos aspirar a disfrutar de los 3 días principales, ahí nos plantamos el jueves día 1…

Jueves 1 de Junio.
Como suele ocurrir, nunca llegamos, por más que lo intentamos (una hora para recorrer un trozo de la Diagonal), al primer grupo de la tarde, que eran los locales STAY, a los que ya hemos visto en alguna otra ocasión y nos han encantado. Sí que llegamos a los siguientes del mismo escenario, los coruñeses MEU, primer grupo que veíamos del festival, en el escenario Fira, este año mejor ubicado que el año pasado, y donde solían tocar las grandes promesas estatales. MEU son las cenizas de la ELEPHANT BAND, la otra cara, en la que no está Xoel Deluxe, y allí presentaban su disco de debut, con canciones rock de poderosas guitarras. También tuvieron tiempo para un par de versiones, el “Psycho killer” de TALKING HEADS, y el “I fought the law” de THE CRICKETS. Enseguida nos fuimos al escenario Rockdelux, el segundo de los escenarios en importancia. Allí tocaban THE DRONES, otro grupo de potentes guitarras, que al final se convertiría en la tónica de la edición de este año, y es que algunos de los grupos presentes bien podrían haber formado parte del cartel del Festimad o incluso del Viñarock. THE DRONES sonaban mucho mejor en directo que en disco, con un Gareth Liddiard pletórico e inspirado.
Y tras ellos irían el grupo que más quería ver de este primer día, MOTÖRHEAD, sí, la gran sorpresa que dejaba boquiabiertos a muchos el día de la presentación del cartel, pero señores, es que MOTÖRHEAD, antes de decorar las carpetas heavies de muchos adolescentes de pelos largos, eran una banda de rock’n’roll, puro y contundente rock’n’roll de los primeros 70, que no andaba muy lejano de otras propuestas como MC5. El gran Lemmy estaba allí con su bajo escupiendo lo mejor de su repertorio, y sí, sonó ese “Killed by death” con el que conocí a la banda gracias al vídeo-clip en los 80. Los miles de watios que despedía el escenario Rockdelux a esta hora se oían hasta fuera del recinto, y eso que algún purista aún dijo que tocaron con el freno de mano puesto, menos mal… A nosotros nos encantó, desde luego. Antes de que terminaran, nos pasamos a ver a WHY?, el otro proyecto del CLOUDDEAD Yoni Wolf, con un indie-rock que buscaba retorcer estribillos.

PS-motorhead

Motörhead

Y enseguida de nuevo al escenario RockdeLux para ver a BABY SHAMBLES… que fue un concierto desastroso, que sólo certificaba lo que ya presuponíamos, que son un grupo con un directo pobre, que sólo tienen el morbo de ver si hace una de las suyas el ex-LIBERTINE Pete Doherty, pero que si no da la nota, pues se queda en un concierto flojo, anodino y tremendamente aburrido. Luego desaparecí, como Pete tenía que haber hecho, y ya no vi más conciertos esa noche. Algún refresco me sentó mal, y ya me despedí hasta el día siguiente, perdiéndome la actuación de YO LA TENGO, pero sobre todo, de I’M FROM BARCELONA, uno de esos grupos de los que sólo me sonaba el nombre. Me dijeron que me encantarían, que eran del rollo POLYPHONIC SPREE que tanto me gusta, pero… cuando me enteré de que me iban a flipar… ya habían tocado, y me los había perdido, y es quizás el grupo que más rabia me dio habérmelo perdido de todo el festival, 29 tipos sobre el escenario Danzka Cd Drome, el escenario del fondo, el que no pillaba de paso para ninguna parte, pero el que presentó a lo largo de todo el fin de semana las propuestas más interesantes… y así nos despedíamos hasta el día siguiente con el telón de fondo de unos atronadores 2MANY DJ’s sonando con el máster subido a tope.

Viernes 2 de Junio.
Aunque disfruto más los grupos más madrugadores en los festivales, este día arrastraba la resaca del mal estado del día anterior, así que no me repuse hasta la actuación de YEAH YEAH YEAHS, momento en el que me dejé ver por el festival. Este grupo sería el encargado de abrir las actuaciones en el escenario grande, por lo que me perdí seguro alguna propuesta interesante antes. Bien, llegamos a medio de YEAH YEAH YEAHS, y fue una de las primeras grandes sorpresas del festival, con un directo mucho más visceral que sus discos, pero irregular, con una Karen O concentrando todas las atenciones sobre el escenario, pegando gritos, moviéndose de un lado a otro, metiéndose el micro en la boca,… y para intentar desviar la atención uno de los guitarras cogió su instrumento y lo lanzó sobre el escenario, pero no se llegó a romper el mástil, que se quedó colgando, por lo que se cabreó aún más, lo arrancó del todo, y lo tiró al público. Un concierto lleno de rabia punk para ponernos las pilas antes de que anocheciera.
Luego nos pasamos por el RockdeLux, donde estaban tocando DRIVE-BY TRUCKERS, haciendo un country-folk-pop-rock de factura clásica, y en el que componen varios de sus miembros, y dependiendo de quién cantase, te gustaban más o menos… Enseguida fuimos a ver a JENS LEKMAN, el compositor sueco rodeado de un montón de guapísimas chicas (sobre todo la bajista), que tocaban la batería, el bajo, los teclados, y hasta había una sección femenina de viento, una pasada. Las canciones, pop de brillantes melodías al estilo de BELLE & SEBASTIAN o MAGNETIC FIELDS, ideales para el atardecer.
Ahora tocaba el grande, para cambiar de registros, a ver a esos supervivientes de los siniestros 80, KILLING JOKE, que era la primera vez que les veíamos, y que nos llevamos parte de sorpresa, al ver a su cantante, Jaz Coleman, con la cara pintada al estilo ALICE COOPER, parecía sacado de una barbacoa, y su música, más cerca del heavy-metal que del post-punk del que fueron unos de sus abanderados, con potentes bases, y esa voz y pintas demoníacas. A muchos les defraudaron, a mí no me parecieron mal.
Otra vez cambio de estilo, y nos fuimos a ver a ISOBEL CAMPBELL al escenario Danzka Cd Drome, concierto que fue una de las pocas decepciones del festival, y eso que salió al escenario con Eugene Kelly, en sustitución de Mark Lanegan, pero sus composiciones se desvanecían en directo, su folk-pop resultaba aburrido y soso, tanto cuando se colgaba la acústica como cuando cogía el cello, y era imposible aguantar el concierto entero sin bostezar, sobre todo cuando enlazaba varios temas seguidos con aire country. La verdad que le quedaba mejor THE GENTLE WAVES, y mucho mejor su grupo inicial.
Íbamos de camino a ver parte del concierto de TACHENKO, pero al pasar junto al Rockdelux, nos quedamos fascinados con el sonido de RICHARD HAWLEY, y ya nos quedamos ahí. Era el típico grupo que nunca nos ha llamado la atención, aún habiendo coincidido en el cartel de varios festivales a los que hemos ido. Pero esa noche estaba sonando mágico, y nos quedamos hasta el final del concierto, disfrutando con “The ocean” y otros temas, hasta ese final apoteósico en el que Richard nos sorprendía con un solo fantástico de guitarra.
Y luego al grande a ver a DINOSAUR JR, que hicieron también un concierto brutal, como el de Benicásim del año anterior, y es que J Mascis se puso delante de ese montón de pantallas Marshall que despedían tantos watios como MOTÖRHEAD el día anterior. Hicimos tiempo hasta el comienzo de SLEATER-KINNEY, que encantaron a unos y dejaron indiferente a otros, la verdad es que fue un concierto eléctrico y vibrante, en la que la Carrie no paraba de saltar, y Corin no paraba de gritar.
Fuimos un momento a ver a BEEF, de los pocos grupos nacionales a los que nos acercamos, ya que lo peor de este festival como siempre digo, es que se solapen tantas actuaciones interesantes, y entonces tengas que elegir por ese grupo que viene de fuera y que probablemente no vuelvas a ver, que por ese grupo nacional que toca seguro un par de veces al año en tu ciudad. El sonido no les hacía justicia a los de Sant Feliú de Llobregat, la verdad, ya que de pronto no se oían las voces, a veces los coros eran los sacrificados,… se pasaron la mitad del concierto la mitad del grupo tocando de espaldas, vergonzosos ellos, castigados de cara a sus amplificadores, recordando a May de los primeros PLANETAS…
Y ya fuimos al grande a coger sitio media hora antes de que empezara el que sería, a priori y a posteriori, el mejor concierto del festival, el de THE FLAMING LIPS. La parafernalia que montan en el escenario, la tremenda capacidad de sorpresa, son dignas no sólo de ser el cabeza de cartel de ese día, sino de todo el festival. Ya en los prolegómenos veíamos a Wayne y compañía sobre el escenario poniendo todo a punto, probando la mini-cámara, etc… Y ya era la hora de empezar, y vimos entonces que por ambos lados del escenario aparecían decenas de extraterrestres, Papás Noeles, el Capitán América, Supermán… todos compartiendo escenario con el grupo, mientras Wayne Coyne no dejaba de tirar confeti, serpentinas, cintas multicolor, inflar y lanzar globos enormes, o se calzaba unas manos gigantes, cantaba por un megáfono, jugaba con un títere, prestaba su cara distorsionada a una cámara instalada en su micrófono… Un concierto de esos que demostraba que se puede hacer algo distinto hoy, que se puede reinventar el rock’n’roll a estas alturas, con un espectáculo visual que no dejaba indiferente a nadie, seguro, y que nos sorprendió incluso a los que ya les habíamos visto en varias ocasiones. Con tanta parafernalia se hacía más digerible su último disco, en el que van de YES a BLACK SABBATH -de quiénes hicieron una versión de su “War Pigs” para despedirse-, aunque sin pararse mucho en él. Comenzaron en plan apotéosico con “Race for the prize”, a la que siguió “Free radicals”, y algún otro tema destacado de su último disco, y también de sus dos anteriores trabajos, aunque incluso rebobinaron en los bises para interpretar la fantástica “She don’t use jelly”,… en definitiva, todo un éxtasis visual y sonoro, con el que se te quedaba cara de alucinado, y pensabas que ya podía cancelarse el resto del festival, que con eso habías tenido más que suficiente. Un espectáculo estremecedor que demuestran que son la mejor banda del mundo en directo.
Una vez hipnotizados por la actuación de Waye Coyne y compañía, ya nos daba igual lo que viniera después, así fuimos a ver a THE ROBOCOP KRAUS un poco, que sonaban mucho mejor que en disco, con un cantante muy punk que se bajó del escenario, y se avalanzó abriéndose paso entre el público, como poseído por esos ritmos frenéticos que invitaban al baile. Antes de terminar su actuación fuimos de nuevo al Danzka Cd Drome para ver a ANIMAL COLLECTIVE, un grupo que nos suscitaba curiosidad como mínimo. Una especie de ida de olla electrónica, entre el folk, la psicodelia, con desarrollos de varios minutos, ritmos tribales, electrónica paranoide, y ruidismo aventajado,… un cúmulo de sensaciones que desprendían sus composiciones que nos sorprendieron gratamente, y del que nos hicimos fans, ideales para disfrutarlos a esas horas de la madrugada!
…Y ya tocaba irse a descansar para al día siguiente estar puntuales a las 4 de la tarde de nuevo en el recinto, para exprimir el último día del festival.

Sábado 3 de Junio.
Por fin llegamos un día a tiempo de disfrutar la primera actuación, la de las CHARADES en el escenario Fira. Un grupo femenino de guitarras, que se las notaba radiantes de felicidad sobre el escenario por estar tocando en tan prestigioso festival, incluso a esas horas de la tarde y con la que caía, y ante un público aún no muy numeroso, pero entusiasta y disfrutando de las canciones de este grupo.
Y tras su actuación, fuimos a ver la actuación de TENDER FOREVER, que era una chica francesa aunque de origen español pero asentada en Seattle, Melanie Valera, rodeada de un portátil y poco más, pero que se metió al público en el bolsillo, y se convirtió ella sola en la gran sorpresa del festival. Radiaba encanto a raudales, decía que como no tenía compañeros de grupo con los que hablar, tenía la necesidad de hablar un montón con el público, y así hacía, presentando todas y cada una de las canciones. Hablaba de las sensaciones de estar en el cartel de un gran festival. Era un nervio que no paraba de moverse de un lado a otro del escenario, viviendo y representando sus canciones, vestida con ropa fluorescente y negra, más propia de avería en carretera que de un escenario de un festival. También se tocó alguna canción con una acústica, con una púa que le dejé, guau, cómo mola ser fan! En otra canción hizo participar al público, separándolo en dos mitades, y probando su sentido de la percusión. Fue un concierto memorable, de lo mejor del festival, en el que Melanie nos presentaba las canciones de su álbum de debut producido con Calvin Johnson.
Cuando terminó su actuación, nos fuimos al Rockdelux para ver un rato a LD & THE NEW CRITICISM, grupo que abría ese escenario el último día. Eran otro de esos grupos de barbudos haciendo country clásico del sur de los Estados Unidos, que está bien para verlos un rato, pero nada más. Enseguida hicimos nuestra primera visita (y última) del festival al escenario Auditori, a ver a SHELLAC, que ya les habíamos visto un par de años antes en el Festival AV de Fuengirola. Y resultaba imposible verles. Al señor Albini le dio por invitar al público a levantarse de sus asientos y acercarse a ellos, de forma que se formó una nube de gente en las primeras filas que sólo hacían disfrutable ese concierto para esos privilegiados que tenían a Steve Albini a un metro, o para los de las últimas filas, ya que yo mismo me subí de pie a una silla de la primera fila, y sólo veía cabezas de gente, tras los que adivinaba tocar a los de Chicago. Pero bueno, como ya les tenía vistos, salí del auditorio para desplazarme a ver a BIG STAR, o sea, a Alex Chilton, sonriendo todo el rato sin quitarse el cigarrillo de la boca, y acompañado cómo no, de los POSIES Joan Auer y Ken Stringfellow. El concierto no fue para tirar cohetes, desde luego.
Después tocaba otro grupo curioso y desconocido, COCONOT, en el escenario Fira, una banda de Barcelona que hacían una especie de krautrock latino y vanguardista, en el que solapaban el punk con el free jazz, dando como resultado un post-punk con vistas al tropicalismo, lleno de patrones rítmicos que hacían bailar a todo el público. Y es que eran sólo 3 los que armaban tanto escándalo sobre el escenario: batería, guitarra y sintetizadores. Un nuevo descubrimiento que me dejó muy buen sabor de boca.
Y luego al grande a ver algo de LOU REED, ya que DEERHOOF, que debían comenzar a la misma hora, iban con retraso. Y menos mal que acertamos, porque vaya bodrio de concierto dio el ex de la VELVET UNDERGROUND. Rodeado de sus machacas, hizo el repertorio que le vino en gana, sin contactar nada con el público, parte del cuál incluso llegó a largarse abucheándolo. Yo me quedé con el buen sabor de boca de las 4 primeras canciones, entre las que sonó una de mis favoritas, “Dirty boulevard”, además, pensé que no iba a dejar a los fotógrafos tomar imágenes, por lo que hice todo lo que tenía que hacer y me fui al lejano Danzka Cd Drome a ver a DEERHOOF. Otro de los grupos más sorprendentes del festival, un trío de indie-rock apoteósico con cantante-bajista femenina al frente, Satomi Matsuzaki, que aullaba encantadores grititos lo-fi con su voz aguda que nos volvían locos en las primeras filas, y nos hicieron disfrutar de uno de los grandes momentos del fin de semana. El guitarra se dirigió en algún momento en buen castellano al público, y es que había pasado 6 meses en Valladolid hacía un tiempo. Sonaban entre SONIC YOUTH y BLONDE REDHEAD, todo un impresionante trío de avant-pop lleno de espirales de ritmos estridentes, distorsiones al límite, obsesiones repetitivas, melodías juguetonas y composiciones alocadamente únicas.
Tras ellos, fuimos a ver ese concierto histórico de SURFIN’ BICHOS; era extraño y a la vez familiar para los que nunca hemos visto en directo al grupo seminal, observar sobre el escenario a Fernando Alfaro cantando, y Joaquín Pascual junto a él, coloreando las canciones con guitarras u órganos, en el acontecimiento indie del año, la reaparición de SURFIN’ BICHOS para hacer una mini-gira de 5 fechas, la primera de ellas en este festival, del que tanto Fernando como Joaquín son unos incondicionales. Y parecía que el tiempo no había pasado para ellos, parecía que llevaban días y días intensivos de ensayos, y es que sonaron brutales esa noche, una delicia para los más fans, y un gran concierto para los que les descubrimos más tarde. Para los bises se dejaron “Hermanos carnales” y “Fuerte”, con la que concluyeron uno de los momentos inolvidables del festival.
Bien, y con el gran sabor de boca que nos dejaron los de Albacete, el siguiente concierto, el de VIOLENT FEMMES, nos supo más bien a poco. Allí estaba el mítico grupo dejando caer los hits de toda su carrera. Tras escuchar algunas de nuestras canciones favoritas, nos fuimos a ver algo de CENTROMATIC, el grupo que lidera Will Johnson, que nos sorprendieron gratamente, con un montón de buenas canciones de rock subterráneo americano, de estructura clásica e impecable factura. Will Johnson batería récord en este festival, y es que en esta edición llegó a subirse cuatro veces al escenario: dos veces con CENTROMATIC, ésta y al día siguiente en la despedida del festival en la sala Apolo; también como integrante de UNDERTOW ORCHESTRA, ese supergrupo formado por Mark Eitzel, Vic Chesnutt, Scott Danbom y David Bazán; y finalmente, como SOUTH SAN GABRIEL, en su faceta más folk intimista.
Después de disfrutar del ubicuo Will y los suyos, fuimos a ver a STEREOLAB, otro de nuestros grupos favoritos, que aunque ya hemos visto repetidas veces, no me canso de verles en directo, y disfrutar de ese gran último álbum, ‘Fab four suture’, acompañado de otros grandes clásicos de su carrera que no faltaron, y es que STEREOLAB son una perfecta máquina engrasada de jazz-pop vanguardista e iconoclasta.
Ya se iba acercando el festival a su final, y nos fuimos a ver a otro de los grupos de los que teníamos gran curiosidad por ver, a GANG GANG DANCE, que me recordaban algo a los ANIMAL COLLECTIVE de la noche anterior, con ese afán experimental sin límites, pero que resultaban radicalmente extraños e indefinibles. El concierto era una improvisación continua, con largos desarrollos delirantes, estructuras inexistentes, voces raras y melodías atípicas, y unas atmósferas peligrosas para la salud mental, alejadas de cualquier atisbo ya no sólo comercial, sino de algo que se acerque a la estructura de estrofa-estribillo, y todo ello sobre bases electrónicas minimalistas e impredecibles. Sólo quitaría al chungo del performer que se dedicaba a pulular sin sentido por el escenario con una bolsa de basura en la cabeza, sin mucho sentido. No nos quedamos hasta el final, porque corríamos el riesgo de quedarnos totalmente ‘pillados’ con ese enfermizo poder hipnótico con el que te envolvía su música…

Mogwai

Mogwai

Así que nos fuimos a ver a MOGWAI, último grupo del grande, un grupo que cada vez nos impresiona más. El sonido era estremecedor, y su propuesta devastadoramente atractiva, como siempre. Uniformados con chándals adidas verde escocés, hacían rugir sus guitarras creando esas atmósferas en las que la tempestad y la calma se suceden sin avisar, ofreciendo un concierto que parecía un fuerte huracán con el que te arrastraban a donde ellos querían. Ya en los bises, corrimos hacia el escenario Danzka Cd Drome a ver a THE BOREDOMS, 3 japoneses tocando 3 baterías perfectamente sincronizadas más un teclista, haciendo un rock experimental con vistas a la psicodelia y al krautrock, con algunas dosis de electrónica, y con bellos sintes que flotaban sobre esos colchones rítmicos que me recordaban por momentos a TORTOISE. Impresionantes, y es que te quedaban embobado mirando al escenario sin nada que decir.
Hacia el final cambiamos de escenario para intentar ver algo de THE ROGERS SISTERS, último grupo sobre el escenario Rockdelux, que hacían un post-punk bailable y un pop elástico que a veces me recordaba a PLACEBO. Otra sorpresa agradable, y es que tenían buenas canciones, que siempre mejoraban con su actitud en directo.
Y ya, de camino para casa, hicimos una última parada en el escenario Fira para escuchar un rato lo que pinchaban NOSOTRAS PINCHAMOS NOSOTRAS DECIDIMOS, que no eran más que Diana (ex-METEOSAT), Araceli (ex-LES BISCUIT SALÉS) et al. pinchando bonitos temas bailables de los 80, pero el cuerpo estaba ya con las energías justas para llegar a la cama.
El sabor de boca que nos ha dejado el festival al final ha sido magnífico, ya nos hemos hecho fans incondicionales de este evento, y por mucho que nos quieran engañar con el cartel, ya sabemos que tienen un gusto exquisito por presentarnos interesantes propuestas, así que cuantos menos grupos conozcamos del cartel para otro año, casi mejor, más agradables sorpresas que te llevas para casa.

 

Los 10 mejores internacionales:
1. THE FLAMING LIPS.
    2. TENDER FOREVER.
    3. DEERHOOF.
    4. THE BOREDOMS.
    5. GANG GANG DANCE.
    6. STEREOLAB.
    7. MOGWAI.
    8. JENS LEKMAN.
    9. ANIMAL COLLECTIVE.
    10. MOTÖRHEAD.

 

Los 3 mejores nacionales:
1. SURFIN’ BICHOS.
    2. COCONOT.
    3. THE CHARADES.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *