BEARSUIT – “Team ping pong” CD (Fantastic Plastic, 2005)

Bearsuit-TPingPong-L
A pesar de que BEARSUIT cuenta con dos álbumes, éste es en realidad el primero, ya que permanecía sin editar cuando se editó el otro, vamos que éste se edita el segundo, pero el álbume estaba grabado antes que el otro. Pero bueno, considerémoslo como si fuera el segundo trabajo. El disco arranca con guitarras afiladas y un grito de Lisa, su cantante. El segundo tema también arranca con acoples de guitarra, y el cuarto con ruidos extraños de sintetizadores. Desde luego, no buscan que los fiche una multi, no buscan gustar y agradar a una amplia mayoría, sino a aquellos que tenemos los oídos preparados para disfrutar de sensaciones distintas, sensaciones que cuando te acostumbras, las disfrutas mucho más, y es que éste es uno de esos discos que cuanto más pones en el reproductor más te das cuenta de lo bueno que es. No sólo de estallidos punk con gritos desquiciados vive el hombre, así que el disco tiene también sus momentos de relax (que por cierto, muchas veces desembocan en estallidos de guitarras distorsionadas y acoples brutales), así nos encontramos aquí con un disco lleno de contrastes sonoros, de arreglos de metales, de voces chico-chica, de encanto amateur, de ruidos de sintetetizadores, de ritmos cambiantes, de adornos marcianos y originales, de estructuras impredecibles, de un talento fuera de lo habitual… Así, nos encontramos con “Hey Charlie, hey Chuck” con un aire a lo BELLE & SEBASTIAN, pero que a media canción se ve atropellado por guitarrazos a lo SONIC YOUTH; “Busy needles” tiene un aire más experimental, a lo DEERHOOF; en “Stop what you’re doing what you’re doing is wrong” escuchamos por unos segundos el riff de bajo del “She’s lose control” de JOY DIVISION, que se mezcla enseguida con ritmos de samba, con cornetas, flautas, etc… En “Drinkink”, “Fears of moonpilot ben”, o “Going steady” hay ritmos acelerados y bajos atroces; en “Minerals made me” una dulce melodía de voz chico-chica es secundada por una mezcla de acordeones con guitarras ruidosas, acabando el tema con un dueto de trompeta y flauta; “Chargr”, la canción que cierra el álbum, fue el single de adelanto. En definitiva, un álbum impresionante con nueve canciones que no suman ni 25 minutos, pero que cuentan con un talento mágico y una inspiración sobresaliente.
 

Mis favoritas:

1. Hey Charlie, hey Chuck..
2. Drinkink.
3. Stop what you’re doing what you’re doing is wrong.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *