FIB 2005 – Festival de BENICÁSIM. Benicássim (Castellón) (4-5-6-7 de Agosto de 2005)

La edición de este año, la número 11, servía entre otras cosas, para demostrar que existe vida después del décimo aniversario, y no sólo para confirmar que el festival continúa tras una década, sino que incluso al no existir presiones de celebración de onomásticas, todo fluye mucho más natural, así el cartel de la presente edición me parecía mucho más atractivo e interesante que el de la anterior. Si bien los cabezas de cartel no eran tan llamativos como los del décimo aniversario (desde luego no podemos comparar a THE CURE, KEANE y OASIS, con los grandes del año pasado, KRAFTWERK, MORRISSEY -aunque al final no viniera- y BRIAN WILSON), sí que me parecía el cartel de este año auténticamente imprescindible por esos grupos de mitad de la tabla, muchos de ellos encima no eran repetidores de otros años y era la primera vez que podíamos verles en directo, como en el caso de KASABIAN, KAISER CHIEFS, KINGS OF CONVENIENCE, MYLO, LEMON JELLY, TARWATER, JEANS TEAM, DIEFENBACH, ATHLETE, HOT HOT HEAT, AUSTIN LACE, THE KILLS, etc… Así que ya nos hicimos fans del cartel de la presente edición desde comienzos de la primavera, cuando hicieron público el listado de grupos que vendrían el primer fin de semana de agosto.

El festival mejora cada año en todos los aspectos, menos en uno, que es el de la participación española, cada vez más reducida, y creemos que el año que viene será ya anecdótica, ojalá nos equivoquemos y el año que viene podamos ver a muchos más grupos de aquí encima de los escenarios.

Otro dato es la afluencia cada vez mayor de fibbers procedentes del resto de Europa, sobre todo del Reino Unido, afluencia que aún será mucho mayor a partir del año que viene si se confirma como dicen que ya no habrá más ediciones del Festival de Glastonbury, y es que el cartel de Benicásim está lleno de grupos que aunque aquí no son muy conocidos, allí llenan estadios, como es el caso de KAISER CHIEFS, KASABIAN, MAXÏMO PARK, etc… por lo que la presencia de ingleses vuelve a confirmar al Fib como uno de los mejores festivales europeos, quizás el mejor, con lo más destacado de la actual escena británica, grandes figuras de lo que se hace en EEUU, lo más selecto de la escena electrónica, noches temáticas de muy interesantes sellos bastante desconocidos para la gran mayoría, y la ausencia por fin de esos pesados artistas franceses que teníamos que soportar una edición tras otra…; vamos, que no se le puede pedir más al festival, bueno… sí, pero este año los resultados han superado las expectativas con creces, y esperemos que esa línea de superación la continúen en ediciones posteriores, puesto que dentro del fib trabaja un montón de gente que son verdaderos apasionados de la música, y lo muestran con su profesionalidad y trabajo a lo largo del año, y con esa atención y cariño que dedican al festival, que viven como algo suyo. Y es que a nosotros nos pasa lo mismo, que vivimos cada edición del fib como el mayor macro-espectáculo musical de calidad del año (junto con el Primavera Sound), a donde vamos a descubrir a nuevos grupos, y a disfrutar de las actuaciones de otros cuyos discos a lo largo del año nos sorprenden y nos apasionan.

Y qué decir de las actividades extramusicales que organiza el festival, destacando el festival de cortos, al que este año no pudimos acudir; o ese proyecto demo, cada vez más importante, y que además de en España, también se celebra en Francia, Italia y Alemania, y que nos da a conocer nuevos grupos europeos, algunos tan interesantes como THE DALLES, una de las mayores sorpresas de los grupos nuevos, ganadores del Demo ‘05 alemán. Y bueno, también ha habido mejoras en las zonas de acampada, de aparcamiento, etc… Y como siempre, se sigue celebrando el sábado por la mañana el famoso partido de fútbol entre artistas y prensa, acompañado de una sabrosa paella, para vivir así con intensidad el festival mañana, tarde y noche.

Jueves 4 de Agosto.
Y bien, ya sin más dilaciones, empezamos a contar la primera jornada del festival, que para mí era la más interesante de todas, y es que traer a THE POLYPHONIC SPREE a España ya justifica la visita al fib de este año; si encima añadimos la actuación de THE TEARS, el nuevo grupo que marca el reencuentro de los ex-SUEDE Brett Anderson y Bernard Butler, o la actuación de THE POSIES o UNDERWORLD, no cabía duda que el jueves era el gran día, así que lo vivimos con la mayor ilusión. Una vez llegados al recinto, y después de la apertura habitual del Fib a cargo de Aldo Linares a los platos, era el turno de las únicas dos bandas españolas que se subirían al escenario grande esta edición; en primer lugar, DORIAN, y luego DELUXE; estos últimos presentando las canciones de su último álbum, “Los jóvenes mueren antes de tiempo”. Y luego, ya venían de golpe los americanos THE POSIES, que se subieron al escenario a divertirse, comenzando con un “Dream all day” arrollador, en un directo que nos sorprendió por las ganas que le pusieron, ganas que se vieron acompañadas de buen sonido, potente base rítmica, y canciones aceleradas procedentes sobre todo de su último disco, “Every kind of light”. Ken Stringfellow se alternaba entre el teclado y la guitarra, y la cosa al final acabó con Ken en calzoncillos sobre el teclado, mientras que Jon Auer hacía una versión irónica e hiperacelerada con su guitarra y voz del “Wonderwall” de OASIS, en plan no muy amistoso.

Y ya nos avalanzamos hacia la primera fila buscando sitio para hacia la medianoche ver el mayor espectáculo de rock que se puede ver hoy en día, a toda una banda de casi 25 tipos sobre el escenario, vestidos con largas túnicas, y cantando canciones llenas de fe y optimismo, de psicodelia y amor. Una sección de coristas, arpa, piano, flauta, bajo, guitarra, batería, sección de vientos, sección de cuerdas, moogs, teclados,… y la voz de Tim DeLaughter conduciendo las melodías… en fin… toda una orquesta de música celestial para alcanzar el éxtasis sinfónico con ellos, para no dejar de vibrar y soñar con la cara de felicidad que se te queda cuando estás en uno de sus conciertos hipnotizado por su propuesta musical. Y es que tocaron las canciones más destacadas de sus dos álbumes, “Soldier girl”, “2000 places”, “It’s the sun”, “Light and day”, “Hanging around the day”, “When the fool becomes a king”, “Hold me now”, etc… incluso presentaron hasta 3 canciones nuevas, que tenían muy buena pinta. Tim hizo en un momento dado del concierto un avión de papel con un repertorio y lo lanzó al aire, signo de la libertad que refleja su música, y ese avión llegó a mis manos!!! Otro detalle del éxtasis que provocan en sus conciertos fue la salida al escenario de Jon Auer, de THE POSIES, que no podía aguantar más en un lateral y se contagió del aire de fiesta de la música del grupo de Dallas, saltando al escenario y poniéndose a bailar con ellos, uniéndese a la fiesta. En fin, un concierto que fue como un viaje maravilloso, y se hizo corto, como todos aquellos momentos gloriosos que vives en tu vida. Tanta fue la excitación que me produjo su concierto que me fui enseguida a felicitarles por hacer canciones tan bellas, casi perdiéndome el principio de otro de los grupos que más quería ver en el festival, todo un incorregible fan de SUEDE como soy.

The Polyphonic Spree

The Polyphonic Spree

Y bien, después de una experiencia como ver a THE POLYPHONIC SPREE en vivo, cualquier otro concierto que venga detrás te sabe a poco, porque te quedas hipnotizado durante bastante rato tratando de revivir las sensaciones de ese concierto. Aún así, intenté concentrarme y disfrutar al máximo también a THE TEARS, que se convirtió en otro de los grandes momentos del festival, y es que ya he dicho varias veces que el disco de debut de THE TEARS me recuerda a los mejores momentos de álbumes como ‘Dog man star’ o ‘Coming up’, y es que con la seguridad de un grupo que se encuentran en directo tan cómodos como en el salón de su casa, el éxito estaba asegurado, y más ante un fan como yo, que con poco que hicieran ya me iban a dejar un gran sabor de boca; su disco de debut me parece fantástico, y lo tocaron casi al completo. Empezaron tranquilos con “The asylum”, pero enseguida se volvieron arrolladores con esos 3 hits que son “Lovers”, “Imperfections” o “Autograph”, a las que siguieron otros temas del álbum, como “Ghost of you”, “Brave new century”, el single “Refugees”, “Apollo 13”, “Beautiful pain”,… y cerraron su actuación con un bis merecido en el que interpretaron la preciosa “Two creatures”. Un directo en el que el magnetismo de Brett Anderson y el sonido de la guitarra de Bernard Butler bastaron para emocionarnos, si bien se echó de menos algo más de comunicación o química entre ellos dos. Eran tantas emociones juntas con estos dos últimos conciertos que habíamos vivido en la jornada inaugural del fib, que ya habíamos justificado nuestra presencia en el festival. En el backstage comprobamos que Brett sigue siendo un crack, Butler algo antipático y huraño, y Makoto Sakamoto, el batería, nos dejó gratamente impresionados, ya que le pedimos el repertorio que llevaba en la mano instantes antes de subirse al escenario, pero que nos lo diera lógicamente al terminar el concierto si lograba acordabrse, y cuál fue mi sorpresa mayúscula que al bajarse del escenario al final del concierto, se dirigió directo a mí con el repertorio en mano para dármelo. No me podía creer el detalle, pero la noche estaba siendo redonda y mágica, así que quizás era un brochazo más para pintar la noche más bella del año.

Luego quería ver a UNDERWORLD, pero éstos eran más para bailar que para quedarte todo el concierto mirando el escenario. Pronto se metieron al público en el bolsillo apelando a ‘Trainspotting’, con su “Born slippy”. Pues bien, su techno-pop nos hizo bailar con esa cara de felicidad que nos habían dejado instantes atrás THE POLYPHONIC SPREE y THE TEARS, aunque cierto es que nos pasamos casi todo el tiempo hablando con los componentes del numeroso grupo americano, que tan buenas vibraciones nos dejó esa noche y durante el resto del festival. Ya no recuerdo ni siquiera si vi algo de OPTIMO DJ’s, pero es que poco me importaba.

 
Viernes 5 de Agosto.
A pesar del buen gusto que nos dejó la jornada inaugural del festival, aún quedaban 3 largos días llenos de actuaciones sorprendentes, por eso, ahí estábamos desde primeras horas de la tarde para no perdernos a casi ningún grupo de los que teníamos en la agenda. Así comenzamos con los ganadores del concurso demo de este año, los vascos STANDARD, en una formación que da bastante importancia al ritmo, no en vano llevaban batería y percusión, y su obsesión era hacernos bailar en horas más propias de siesta, pero que finalmente lograron, con sus canciones de corte madchester y con esa voz y esa forma de cantar de Deu que tanto nos hacía recordar por momentos hasta a los mismísimos HAPPY MONDAYS.

Luego nos quedamos un rato en el mismo escenario Fiberfib para comprobar el encanto que destila en directo el grupo barcelonés LES TRÉS BIEN ENSEMBLE, otro de los proyectos que lleva Felipe (COLA JET SET y ex-FRESONES REBELDES), y que había venido en moto desde Barcelona in-extremis, reviviendo sus buenos tiempos mods; había sido papá un par de días antes, así que vino para tocar y marcharse de nuevo. El sonido del concierto no era bueno al comenzar, pero fue a más a medida que avanzaban los minutos.

Les Tres Bien Ensemble

Les Tres Bien Ensemble

De todas formas, nos fuimos rápidamente al otro escenario, al Fib Club, para ver el directo de los belgas AUSTIN LACE, un grupo cuyo disco había escuchado unos días antes y me había llamado bastante la atención, y es que escriben preciosas canciones de pop luminoso y atemporal, pop amable que se nutre de una mezcla entre los sonidos de la costa oeste (THE BEACH BOYS) y grupos escoceses tipo BELLE & SEBASTIAN, y donde destacan las guitarras cristalinas y los maravillosos juegos de voces.

Luego hicimos un breve descanso, quizás el único respiro de todo el festival, para comer algo, perdiéndonos la actuación de REFREE (nos daba igual), y la de THE ZEPHYRS (no tanto, ya que luego me enteré que había tocado con ellos Charlie, de ASTRID, y me hubiera gustado verles). LA HABITACIÓN ROJA era otro de los pocos grupos nacionales que tenían el privilegio de tocar en el festival, pero es que les hemos visto cientos de veces, aún así los escuchamos de camino hacia el escenario Fiberfib, y comprobamos que estaban sonando tan brutales en directo como siempre.

Pues bien, otro de los grupos que no queríamos perdernos eran THE KILLS, el dúo formado por Alison y Jamie, y a la postre fue uno de los grupos que más nos sorprendieron y gustaron de esta jornada del viernes. Tienen un directo apisonador, a pesar de ser solamente dos, acompañados de una caja de ritmos, desgranando temas de auténtico y sucio rock’n’roll con cargas latentes de sexo y sudor. Jamie extraía sonidos crudos y viscerales de su guitarra, mientras Alison cantaba tras la melena de pelo negro que escondía su cara, y además, no paraba de moverse como una yonkie posesa de un lado a otro del escenario, intranquila,… en algunos momentos tocaban enfrentándose cara a cara, permaneciendo de perfil al público, diciéndose cosas sucias, escupiendo el auténtico y salvaje espíritu desnudo del punk y del rock’n’roll sobre el escenario. Un concierto impresionante. Tanta era la fuerza y la rabia que se desprendía de su directo que el concierto siguiente, el de JOSEPH ARTHUR, nos supo a poco.

La verdad que del americano esperaba más, un concierto más eléctrico, pero salió él solo con su acústica y su armónica, además de sus gafas de sol; se colocó junto a una caja de ritmos, y fue desgranando canciones de aire country y folk que tanto me recordaban a JEFF BUCKLEY.

No quería perderme a ATHLETE, otro de esos grupos de pop atemporal con bellas melodías, quizás algo mainstream por momentos, pero que tienen grandes canciones, sin duda alguna, que se diluían por el escenario Verde por la falta de vatios con la que los técnicos de sonido castigaban cada día al grupo que le tocaba abrir el escenario grande. Aún así, no les faltó ni “Wires” ni “Half light” en su repertorio, dos de sus canciones más destacadas. Joel Pott, su cantante, no hacía más que dar las gracias a Carey Willets, el bajista,  por estar ahí, y es que acababa de llegar de Valencia in extremis, porque había perdido un vuelo anterior por no llevar el pasaporte. Interesantes los aportes a los sintes de Tim Wanstall, que rompía con ruiditos la posible monotonía y linealidad en la que en algún momento podrían caer sus canciones. Un concierto lleno de entusiasmo para afrontar con ilusión la jornada nocturna.

Athlete

Athlete

Hacia la última canción de ATHLETE, nos desplazamos al escenario Hellomoto, que no es más que el escenario Fiberfib cuando cambia hacia una programación más electrónica al caer la tarde, para no perdernos la actuación (aunque ya había comenzado) de LEMON JELLY, uno de los grupos que más nos interesaban de la parte electrónica del festival, junto a MYLO. Y no nos defraudaron, desde luego, más bien todo lo contrario, ya que la pareja formada por Nick Franglen y Fred Deakin se dedicaron a mostrarnos la parte más potente de su repertorio, llena de ritmos bailables orientados a la música de clubs y esas guitarras afiladas que formaban parte de un directo arrollador con el que nos sorprendieron este dúo británico, que nos presentó las canciones de su último álbum, ‘64-’95. Impresionante asimismo cuando se ponían Fred a tocar el chelo eléctrico, y es que así da gusto ver en directo sobre un escenario a un grupo de música electrónica, no lo que nos venden muchas veces como ‘live’, y luego en realidad comprobamos que no es más que un tipo con unos auriculares puestos mezclando canciones una tras otra.

Luego nos pasamos por la rueda de prensa más interesante del festival, la de THE CURE,  y es que resultaba impresionante ver a un par de metros de mí a uno de los ídolos de mi adolescencia, a un simpático Robert Smith, al que le preguntaron, entre otras cosas, si conocía un recopilatorio de homenaje a THE CURE que había salido recientemente en nuestro país, y como no lo conocía, Roberto, del Club de Fans Oficial de THE CURE en España se levantó y le dio uno. Nosotros le preguntamos que si iba a traer a sus padres como la otra vez que vinieron a Benicásim, si sus padres solían acompañarles a conciertos muy habitualmente, y qué pensaban sus padres de su música y de sus cortes de pelo. Robert contestó que ya se avergonzaron bastante de que sus padres vinieran la anterior visita al Fib, y que solían apuntarse a 3 ó 4 conciertos de THE CURE al año. Sobre el corte de pelo, comentó que no tenía ningún problema porque su padre también llevaba el pelo como él, pero de color blanco; y sobre su música finalmente opinó que le gustaba, que era fan de THE CURE, y que incluso podría estar en el grupo, ya que tenía edad para ello. En fin, la rueda de prensa más multitudinaria y abarrotada que he visto en el Fib en todas sus ediciones.

The Cure

The Cure

Cuando salimos de la carpa de prensa, nos dirigimos rápidamente a ver a MANDO DIAO, ya que a YO LA TENGO ya les hemos visto varias veces, si bien de camino nos detuvimos unos minutos para contemplar en directo a la banda liderada por Ira Kaplan, y la verdad, estaban sonando realmente fenomenal en el escenario grande, pero a los suecos aún no les había visto en directo, así que fui a ver la última mitad de su actuación, y la verdad que tenían la carpa Fib Club llena de seguidores, con un sonido potentísimo y frenético, tocando todos esos hits que tienen, con un desparpajo impresionante, y con un directo muy garagero y sudoroso, y es que no paraban de saltar, de moverse de un lado a otro, de empalmar cada canción con la siguiente, y todo ello con ese toque de calidad que le da el órgano hammond, y que hizo que la carpa se quedara pequeña para la ocasión.

Luego nos trasladamos de carpa para presenciar por fin el directo de FISCHERSPOONER, la banda de moda, que demostró aquella noche tener buenas canciones para no quedarse como el mero hype de la temporada. Y no sólo buenas canciones, sino que también tienen un buen directo, que no se limita sólo a sus dos componentes originales, Warren Fischer y Cassey Spooner, sino que también incluyen en directo batería, bajo, teclados y hasta una corista! La puesta en escena era preciosa con esas vestimentas glam que usaban, y el repertorio se basó en su último disco, ‘Odyssey’, sonando, cómo no, ese hit llamado “Emerge”, aunque también hicieron un par de versiones, el “The 15th” de WIRE, y “We need a war”. Al final el concierto nos dejó un agradable sabor de boca, que nos llevamos al escenario grande para ver al cabeza de cartel del viernes, THE CURE.

Fischerspooner

Fischerspooner

Pues bien, THE CURE se presentaban en Benicásim con una formación algo distinta y más reducida de lo normal, y es que venían sin el teclista Roger O’Donnell, pero recuperaron al gran guitarrista Porl Thompson, de la primera época del grupo. Alargaron el repertorio, por que al final el concierto se hizo algo eterno y monótono, ¿quizás por la falta de teclados? No se sabe, quizás porque en un festival también quemas las energías viendo a otro montón de grupos muy interesantes desde primeras horas de la tarde, y dos horas se pueden hacer muy largas (y se hacen) para un concierto sólo. Y así fue, me gustaron mucho más que la otra vez que estuvieron aquí; fue un concierto mucho más guitarrero, más energético, con momentos más contundentes y otros más atmosféricos y psicodélicos. En el concierto cayeron canciones de todas sus etapas, aunque me hizo especial ilusión que cayeran algunas antiguas, de la década de los 80, como “The blood”. Llegó hasta a sonar alguna cara b y todo, y temas del ‘Pornography’, como “One hundred years”, y alguna que hasta no me esperaba, como “Push”… además, también sonaron ”Open”, “Fascination street”, “Play for today” (una de mis favoritas), “Letter for Elise”, “Shake dog shake”, “Disintegration”, “In between days”,  “Lullaby”, algunos temas de su último disco,… y un largo etcétera, dejándose para los bises, “Just like heaven” y “Friday I’m in love”. Un concierto para nostálgicos, pero que incluso aún así, se hizo algo largo. Por ver el concierto de THE CURE entero, nos perdimos a FOUR TET (aunque ya les habíamos visto el año anterior en el AV), y a PEACHES (más rabia me daba perderme a estos últimos, que aún no he logrado ver en directo).

Tras la actuación de Robert Smith y los suyos, ya sólo nos interesaban las actuaciones del escenario grande. Tenía curiosidad por ver a BASEMENT JAXX, pero supusieron una gran decepción: se trataba de un grupo de baile chunda-chunda, super-comercial, cargado de percusiones y ritmos house, y con bailarinas-cantantes de color haciendo que el concierto se pareciera más al carnaval de Río de Janeiro que a mis preferencias musicales. Otros que se hicieron eternos, además.

De todas formas tenía que esperar a uno de mis grupos favoritos de esta edición, los mancunianos DOVES, que sorprendieron con un repertorio lleno de canciones realmente fantásticas, y es que venían a presentar su último disco, ‘Some cities’, a esas inexplicables horas de la madrugada. El directo era energético, intenso y envolvente a la vez, y sonaron “Some cities”, “Black and white town”, “Almost forgot myself”, “The cedar room”, “Sea song”, “Caught by the river”, “There goes the fear”… vamos, un repertorio de lujo para los paladares más exquisitos… un grupo de esos que parece que no hace nada, pero que transmiten un montón de inexplicables sensaciones tan sólo con sus canciones… que resultaban aún más mágicas a esas horas.

Doves

Doves

Y bien, tras DOVES ya tocaba ir a dormir y descansar, que a la mañana siguiente había que madrugar para ir a jugar el clásico partido de fútbol entre Prensa vs. Artistas, si bien antes nos pasamos un rato por la carpa pop para ver con qué selección musical nos sorprendían los componentes de LA HABITACIÓN ROJA, selección que fue bastante de nuestro agrado, por lo que al final nos quedamos en la carpa más de la cuenta.

 

 

Sábado 6 de Agosto.
A eso del mediodía, y mientras la gigante paella se iba haciendo, se celebró un año más en el velódromo, el tradicional partido entre prensa y artistas, que este año contó con más espectadores que nunca, pero con una reducida representación de artistas, y es que los componentes de MAXÏMO PARK, que querían jugar el partido, no llegaron a tiempo, y el equipo de artistas al final tuvo que contar con refuerzos del equipo rival, ya que se veía reducido sólo a 3 jugadores: Mark, de DORIAN; Jorge, de LA HABITACIÓN ROJA; y un servidor, que encima este año no tocaba en el festival. Y así fue la cosa… pero el año que viene seguro que les ganamos!

Tras degustar la sabrosa paella, nos fuimos a primera hora al recinto para ver a WINTER CAMP, los ganadores franceses del proyecto demo, un grupo que naufragaba entre el rock de guitarras bañadas por elementos electrónicos y el baile, y al que le faltaba su cantante femenina, Adeline Fargier. Por más que lo intentaba, y me tragué todo el concierto, me pasaban desapercibidos.

Luego nos trasladamos a la carpa Fib Club para presenciar el comienzo de SOUVENIR, otras de las pocas bandas privilegiadas de sonar en este festival. Sonaron brillantes, y es que escuchar el sonido cristalino que extrae Jaime de su guitarra es como ver jugar a Zidane.

Enseguida volvimos a la carpa Fiberfib para ver a DEVENDRA BANHART, que conocí y me impresionó en su actuación un año antes en el Primavera Sound, y que resultó ser una de las actuaciones más entretenidas de la jornada. Devendra salió con pantaloncito corto y vestimentas entre lo hippie y lo deportista, acompañado de quién decía que eran sus hermanos, y hablando entre canción y canción un muy buen castellano de sudamérica, y es que pasó un tiempo viviendo por aquella zona. Repasó temas de su discografía, y añadió una versión de LAURYN HILL y CHARLES MANSON. El tío está como una cabra, pero eso ayuda a que su folk psicodélico entre más fácil.

Devendra Banhart

Devendra Banhart

Y seguíamos con más folk en el escenario, y es que a continuación por fin pudimos degustar en directo a los noruegos KINGS OF CONVENIENCE, en el que fue uno de los mejores momentos del festival, en su primera actuación en nuestro país. Eirik y Erlend enseguida establecieron una comunicación perfecta y amable con el público, que a esas horas ya abarrotaba la carpa, y es que había un montón de incondicionales que se sabían las canciones de la pareja de Bergen. Tenían el encanto de esos primeros BELLE & SEBASTIAN que visitaban tímidos nuestro país hace unos años, y es que Erlend se puso a bailar sobre el escenario en varios momentos recordándome a los bailes de Stuart Murdoch años atrás. La atmósfera y la expectación eran maravillosas, y de sus acústicas brotaba magia y encanto, y es que se formó una perfecta comunión entre público y grupo, detalle que aprovechó Erlend para pedir que la gente siguiera el ritmo con el chasquido de sus dedos. Además, el repertorio era de lujo.

Kings Of Convenience

Kings Of Convenience

Aunque tras los noruegos nos dimos una vuelta por la otra carpa, en la que CYCLE estaban sonando tremendos, volvimos enseguida a la carpa Fiberfib para hacernos hueco de cara a la actuación de los británicos KAISER CHIEFS, la que sería una de las auténticas sorpresas del festival. Y es que estaba maravillado ante ese enorme disco de debut, ‘Employment’, del quinteto de Leeds, y llegaba a mis oídos que en directo aún eran mejor. Y así lo confirmaron desde el comienzo de su actuación, y es que salieron como una apisonadora, y no bajaron un ápice de intensidad  durante toda su actuación. Pensaba que eran una gran banda de brit-pop, cercanos a grupos como BLUR, pero después de lo visto, yo iría más allá, y los catalogaría como ‘hooligan-pop’ o algo similar, y es que sus melodías britpoperas tenían toda esa rabia hooligan que nos hacían bailar sin parar durante todo lo que duró su concierto. Tienen una fuerza demoledora en directo, y su cantante Ricky Wilson tiene todo el magnetismo necesario y el carisma de estrella para hacer de KAISER CHIEFS una banda de primer orden, ya que lo tienen todo. Empezaron brutales ya con “Na na na na naa”, a la que siguió sin tregua “Everyday I love you less and less”, y otros temas del disco, del que no se dejaron casi nada en el tintero, y es que sonó por ejemplo ese himno hooligan que es “I predict a riot”, con un público mayoritariamente británico totalmente entregado que coreaba todas las canciones y no dejaba de saltar ni por un momento, al igual que Ricky, que deambulaba como un nervio de un lado, incluso en una canción se llegó a subir a la parte superior del escenario por una de las estructuras metálicas laterales, y permaneció allí un rato desafiando a la gravedad. Sonaron también “Born to be a dancer”, “Modern way”, “You can have it all”, etcétera… y por supuesto no faltó como colofón ese impresionante primer single que era “Oh my god”, y con el cuál conocí a este grupo, que parecen revivir las cenizas del brit-pop más laureado.

Kaiser Chiefs

Kaiser Chiefs

Y tras ellos, tocaba ir al grande a ver a THE RAVEONETTES, que cuajaron también una actuación digna de mención, pero que se vio mermada por el bajo volumen al que los técnicos del escenario Verde castigaban incomprensiblemente a los artistas que abrían cada tarde este escenario.

Hacia su final me fui un momento fuera del recinto a recuperar fuerzas, sacrificando el directo de RICHARD HAWLEY, y entrando de nuevo para ver por fin a ese grupo de nombre impronunciable, !!!, y del que tan bien me habían hablado. Y sin embargo, más bien me defraudaron, y no voy a negar que cuentan con un cantante con gancho suficiente para que el público no se distraiga (sobre todo el de las primeras filas, entre otras cosas, por si le da por echar la pota en plena actuación), sino porque que le faltan canciones, y suplen esta carencia con una puesta en escena llena de dinamismo, que se mueve entre los derroteros del electro-punk. Su cantante, Nic Offer, no para quieto de un lado a otro del escenario, con unas pintas hiper-descuidadas que echan para atrás, vestido con un pantalón de deporte y una camiseta de estar por casa. A pesar de la fiesta que se pegaron la noche anterior con PEACHES, y razón por la que uno de los baterías incluso salió un momento al micro para pedir perdón por el estado en el que se encontraba, el grupo aguantó hasta el final, ofreciendo actitud donde debería haber canciones, y es que su punk guarro cansa a partir del cuarto de hora. Eso sí, la puesta en escena al menos merecía la pena, y es que utilizaban dos baterías en directo, aunque hubo hasta un momento en el que coincidieron 5 percusionistas a la vez, y también había hasta sección de vientos!

!!!

!!!

Me hubiera gustado ver algo de KEANE por curiosidad al menos, a ver si son tan babosos como en disco (ojo, que tienen alguna canción muy buena) o si en directo endurecen su sonido y se vuelven traviesos, pero después de !!! me desplacé a la otra carpa para ver a JEANS TEAM, y qué gusto da ver a buenos grupos con poca gente que te moleste, pudiéndote colocar en primera fila fácilmente, y eso es lo que me pasó con esta banda… ¿es que nadie los conocía? su concierto creo que es el único que ni siquiera aparece reseñado en el periódico oficial del festival, el Fiber; yo había escuchado ese hit que es “Keine melodien”, y también “Oh bauer”, otro de sus mejores temas. El grupo alemán que graba para Kitty-yo nos ofrecieron una propuesta elegante de electrónica experimental, que roza en ocasiones el punk electrónico, si bien sustituyen las guitarras y bajos por un buen elenco de teclados y sintetizadores de aspecto antiguo y barato, de los que extraen sonidos de todo tipo.

A continuación sacrifiqué LADYTRON, ya que los vería a la semana siguiente en el festival Creamfields, y me fui al grande a ver a LEMONHEADS, que era además uno de los conciertos obligados del festival. Parece que el tiempo no pase para el guaperas de Evan Dando, y es que externamente se le notaba igual que a comienzos de la pasada década, aunque ahora la garganta ya no era la misma, y es que venía con una voz más cascada de lo que se esperaba, pero que enseguida disimuló subiendo el volumen de las guitarras para ocultar la limitación vocal que sufría. Y esa limitación se palpó en grandes canciones como “Into your arms” o “Big gay heart”, una lástima, pero la falta de voz asociada al espíritu de ‘por la pasta’ al que vinieron al festival, hicieron que disfrutara lo justo ante un concierto del que me esperaba mucho más.

The Lemonheads

The Lemonheads

Menos mal que sobreviven intactos los discos, y es que disfruté más con los siguientes, con DINOSAUR JR, que en teoría me deberían gustar menos, pero la realidad da sorpresas. Y bien, como se ve que no habían ensayado mucho, Evan Dando se pasó la última parte del concierto interpretando canciones él solo con su guitarra, haciéndose eterno en algún momento. Y es que salió a hacer bises de nuevo sin contar con el resto del grupo. Y para colmo, les faltó el “Mrs. Robinson” y la genial “I’ll do it anyway”, entre otras, por lo que supuso una pequeña decepción.
Sin embargo, a continuación les tocó el turno a otro grupo que fue glorioso en la década anterior, y que aquí revivió sorprendentemente esos buenos tiempos, demostrando estar en un muy buen estado de forma. El concierto parecía un fenómeno de regresión al velódromo del año 97, por lo raro que se hacía concebir un concierto de DINOSAUR JR en el 2005, y más con la formación original, con la que se reunían otra vez J Mascis y Lou Barlow, con Murph a la batería, si bien en el 97 ya no estaba Lou Barlow, sino Mike Johnson al bajo, pero aún así, se hacía raro ver a este grupo en directo en el escenario grande en el 2005… es como si el tiempo no hubiera pasado. Y es que veíamos a J Mascis igual que hace una década, con el pelo igual de largo aunque más blanco, maltratando como un cafre su guitarra, delante de 4 pantallas Marshall que destilaban vatios y vatios de potencia por el escenario Verde, y a un Lou Barlow pletórico, en definitiva, a un trío que eran una auténtica tormenta sónica, y el sonido era devastador y brutal. En el repertorio no faltaron temas de su primera época como “Little fury thing”, “In a jar”, “Budge”, “No bones”, “Forget the swan”, “Bulbs of passion”, “You’re living all over me”, etc… acabando con un bien merecido bis en el que hicieron tributo a THE CURE, haciendo sonar “Just like heaven” (que había sonado la noche anterior de mano de sus compositores originales) y “Chunks”, del single homenaje a THE CURE, y provocando la euforia incontrolada tanto de adeptos como de neófitos. Ya para terminar, RADIO 4 ofrecieron un concierto potente lleno de ritmo para animar a mover los pies, aunque a mí a nivel musical siguen sin convencerme y acaban por aburrirme.

Dinosaur Jr.

Dinosaur Jr.

 

 

 
Domingo 7 de Agosto.
Este último día de festival sí que no llegamos a tiempo de ver la apuesta musical del ganador del concurso demo de Italia, LES FAUVES, aunque sí que llegamos para degustar la interesante propuesta del ganador alemán, THE DALLES, si bien previamente nos pasamos unos minutos por la carpa Fiberfib a para escuchar a los daneses DIEFENBACH, tímidos y elegantes sobre el escenario, radiando un pop melancólico de guitarras y cuidadas armonías vocales, que han supuesto su reciente fichaje por el prestigioso sello Wall of Sound. Qué rabia que coincidiesen a la vez ambos grupos!
Así que luego fuimos a la otra carpa, al Fib Club, donde estaban tocando los ganadores del concurso demo de Alemania, THE DALLES, un quinteto muy elegante también, todos vestidos de negro a excepción del batería, que iba con camisa blanca y corbata, y musicalmente se les notaba con bastantes tablas sobre el escenario, además de contar con grandísimas canciones, como ese “All goes down” que es una de las mejores canciones que he escuchado en todo el año, con un cantante, Sänger Pese, con una voz privilegiada, que a veces me recuerda a la de Brett Anderson, si bien la música que hacen no suena exactamente a SUEDE, pero sí al buen rock de guitarras en general que ha salido del Reino Unido. Tienen un gran directo, que encantó al numeroso público que ya había a esas horas bajo la carpa. Curioso era ver que Sänger Pese salió al escenario con una camiseta de IT’S NOT NOT.

The Dalles

The Dalles

Al terminar los alemanes nos quedamos en la carpa para ver uno de los directos nacionales más sólidos, el de LORI MEYERS, que me recordaron a mis adorados TEENAGE FANCLUB por momentos, en cuanto a que cuentan con grandes canciones, y a que parece que nunca fallan en directo, y es que interpretaron un repertorio increíble, con bellas armonías vocales y con unas atmósferas de guitarras brillantes con pinceladas de psicodelia de la costa oeste. El público entregado cantaba todas y cada una de las canciones del grupo granadino, entre las que sonaron “Tokio ya no nos quiere”, “Viaje de estudios” o “La mujer esponja”, entre otras. Por supuesto tuvieron que salir a interpretar un bis, lo que redondeó quizás la actuación nacional más sobresaliente del festival. Y eso que me perdí algún tema del repertorio porque me acerqué un momento a la otra carpa a darles una segunda oportunidad en directo a MAXÏMO PARK, y resulta que los chicos, comandados por su vocalista Paul Smith, lo intentaron, pero el sonido no les acompañó, y eso que tienen grandes canciones como “Apply some pressure” o “Graffiti”, y además, Paul Smith, su vocalista, es un tipo supermajo y gran fan de la música, que se pasó todo el festival viendo a otros grupos, y persiguiendo a Nick Cave con su polaroid para hacerse una foto, y es que me confesaba que era uno de sus ídolos desde pequeño.

Enseguida volvimos a la carpa Fib Club a ver el concierto de SR. CHINARRO, que sonó muy pop esta vez, abriendo y cerrando su repertorio con clásicos de su discografía, y dejando el grueso de su concierto para temas de ‘El fuego amigo’, su último trabajo editado en el sello de LOS PLANETAS, ‘El Ejército Rojo’. Antonio Luque salió acompañado al escenario de una vocalista muy guapa, creo que era la cantante de VAYA DOS, la misma que ya ha salido a cantar con J en algún concierto de LOS PLANETAS, y además, llevaba toda una banda detrás en la que había miembros de DE BRRRRR y también de MAGA (Javi estaba al bajo). Eso sí, cuando dieron las 8 en punto nos fuimos directos a la carpa Fiberfib a ver a otro de los obligados, THE WEDDING PRESENT, cuya actuación sacrificamos en el Primavera Sound para degustarla aquí en su totalidad.

Sr Chinarro

Sr Chinarro

Y así fue; nos colocamos en primera fila y presenciamos otra de las actuaciones del festival, y es que la banda de David Gedge nos hizo vibrar y saltar como si tuviéramos 15 años; ya comenzó su actuación de forma apoteósica con una intensa y contagiosa “Interstate 5”, a la cuál le siguieron un montón de éxitos de toda su carrera, repasando su propia discografía y recuperando temas muy antiguos, y así sonaron “Dalliance”, “Flying saucer”, “My favourite dress”, “Kennedy”, “The queen of outer space”, etc… sin olvidarse de los temas más destacados de su reciente álbum, ‘Take fountain’, como “Ringway to seatac” o “I’m from further north than you”. Un sonido impecable y una energía y una vitalidad como si no hubieran pasado los años para David hicieron el resto.

The Wedding Present

The Wedding Present

A su fin nos fuimos rápidamente a presenciar el final de MIGALA, que sonaban desoladores y entrañables, pero mirábamos la hora para trasladarnos al grande y comprobar una vez más el bajo volumen de los grupos que tocaban primeros en este escenario, lo cuál me cabreba bastante, porque los grupos que abrieron los 3 días el escenario Verde eran realmente fantásticos, y era una putada no disfrutarlos al 100% por el bajo volumen con el que contaban. Esta vez le tocó a los canadienses HOT HOT HEAT. Se pegaron una auténtica paliza de 25 horas de viaje y 5 vuelos hasta llegar aquí, pero eso nadie lo notó, y es que se les percibía bastante entusiasmados encima del escenario, con ganas de agradar, y sobre todo, con buenas canciones que mostrar, y es que cayeron todos sus hits uno detrás de otro, no faltando ninguno: “Talk to me, dance with me”, “Middle of nowhere”, “No, not now”, “Bandages”,… despidiéndose con “Goodnight goodnight”.

Hot Hot Heat

Hot Hot Heat

Se había caído del cartel (la única ausencia de este año, que yo sepa) DANIEL JOHNSTON, que canceló toda su gira de agosto por problemas de salud, así que esperamos en el escenario grande el comienzo de NICK CAVE & THE BAD SEEDS, un grupo que la organización del fib llevaba ya años persiguiendo traerse, y que al final este año lo ha logrado, y para nada defraudó, sino todo lo contrario, se marcó un concierto realmente impresionante que dejó boquiabierto a más de uno, y sorprendió hasta al fan más optimista. Grandioso, estremecedor, con un repertorio de lujo que comenzó explosivo con “Get ready for love”, y en el que cayeron canciones como “The mercy seat”, “Red right hand”, “There she goes my beautiful world”, “Nature boy”, “The weeping song”,  etc… para terminar con una apoteósica “Stagger Lee” en los bises, y facturar una actuación redonda y espeluznante. Algo más de una hora de histeria colectiva, de auténtico y electrizante rock’n’roll lleno de funk, de blues, de garage, gospel, punk, etc… Uno de los momentos del festival. Brutal.
Como ROISIN MURPHY no me interesaba no me quedó ningún cargo de conciencia al ver entero ese espectáculo que fue el concierto de NICK CAVE & THE BAD SEEDS, pero sí que al terminar estaba bastante interesado en ver a TARWATER, así que hacia el Fib Club nos fuimos. Y allí estaban los alemanes Bernd Jestram y Ronald Lippok, ataviados con el bajo, los teclados y programaciones, para hacernos disfrutar con su indietrónica y su rock electrónico repetitivo y experimental, que resultó bastante interesante, y fue otro momento de esos en los que te podías poner fácilmente en primera fila y disfrutar de la música.

Y enseguida nos fuimos al grande de nuevo, para ver algo de OASIS, que esta vez sí que vinieron los dos hermanos, y que demostraron tener un directo sólido, muy por encima de sus canciones, ya que la inspiración se les agotó hacia su segundo álbum, si bien aparecería a partir de ese momento de forma esporádica, pero bueno, aquí fueron a asegurar, y junto a algunos temas del nuevo álbum, ‘Don’t believe the truth’, que venían a presentar, sonaron clásicos como “Live forever”, “Rock’n’roll star”, “Champagne supernova”, “Wonderwall”, “Don’t look back in anger”,… y hasta se marcan para terminar una versión del “My generation” de THE WHO. Sonaron estridentes, con las guitarras al 11, y supongo que sería para ocultar la voz cascada de Liam, y es que yo aposté en varios momentos que no llegaría al final del concierto, aunque de todas formas, por si acaso perdía la apuesta, después de “Live forever” me marché a la carpa Hellomoto, porque tenía muchas ganas de ver cómo se defendían en directo los franceses MYLO, cuyo disco ‘Destroy rock’n’roll’ me había dejado fascinado. Luego me enteré que en un momento dado del concierto de OASIS, uno de los hermanos preguntó algo así como: “¿sois todos ingleses? ¿y que hacéis aquí? ¿es que no tenéis buenos festivales allí?” para dedicar a continuación el siguiente tema a los fans españoles.

Oasis

Oasis

Y bien, ante una carpa llena de guiris, la música de MYLO sonaba con contundencia, y la puesta en escena también confirmaba que se puede llevar música electrónica al directo con grandes resultados, lo cuál se agradecía, con un Myles McInnes que se escondía tras los teclados, sintes y samplers, y al que le acompañaban un guitarra, un bajista, y hasta un batería, hermano de Myles, que tocaba una espectacular batería electrónica! Y las canciones de “Destroy rock’n’roll’ sonaban impecables, con psicodélicas proyecciones sobre el fondo. La verdad que tanto la puesta en escena de LEMON JELLY como la de MYLO deberían servir como referente para todos aquellas propuestas electrónicas que realmente quieren aportar algo en directo, porque lo de ver a un dj tras una mesa traginar con sus cds y vinilos la verdad que cansa y aburre bastante.

Y bien, tras la apoteósica y sorprendente actuación de MYLO, volvimos al escenario grande para ver a KASABIAN en directo, y nos encontramos lo que más o menos esperábamos, un gran concierto que superaba a las propias canciones del grupo, vamos, que cuentan con un claro hit, que es L.S.F. (Lost Souls Forever), en su disco de debut homónimo, que suena mejor en directo que en disco, y es que sobre el escenario lograban crear esas atmósferas de neo-psicodelia y de pop envolvente tipo THE CHARLATANS o PRIMAL SCREAM, pero que se veía que estaban faltas de algo: canciones, aunque démosles más oportunidades. Contaron con unos espectadores de lujo en el lateral del escenario, como eran Noel y Liam Gallagher.

Kasabian

Kasabian

Ya para ir terminando la edición de este año, por fin le tocaba actuar en el grande a LCD SOUNDSYSTEM, que cuajaron una actuación sobresaliente aunque según me confesó un abatido James Murphy sentado cabizbajo en las escaleras tras el escenario al término de su actuación, a él no le gustó nada, por eso no le apeteció ni siquiera hacer bises. Sonaron versiones distintas a las que suenan en disco, más bailables y aceleradas, y es que en directo cuentan con batería y kit de percusión, que el propio James se encargaba de aporrear cuando no cantaba, además de diversos teclados, sintes y samplers, lógicamente. Sonaron “Beat connection”, “Daft punk is playing in my house”, “Movement”, “Losing my edge” o “Yeah”, entre otras. La verdad que el sonido no les hacía justicia, es como si entre OASIS y KASABIAN hubieran consumido todos los vatios de potencia del escenario Verde.

Lcd Soundsystem

Lcd Soundsystem

Y bien, fuimos a la carpa pop, aunque la música en esa carpa, salvo el día de LA HABITACIÓN ROJA DJ’s, dejaba bastante que desear, y es que no era muy pop que digamos. Pero bueno, había que hacer tiempo hasta las 5:45 de la madrugada, hora que marcaba el principio de la actuación de JORI HULKKONEN, y es que este finlandés había compuesto otra de las canciones más bonitas que he escuchado en los últimos meses, “Lo-fiction”, y que estaba loco por oír de manos de su propio autor, aunque me llevé una decepción, y es que cuando llegué a la carpa Hellomoto, ésta estaba llena de pastilleros bailando al son del dj, que debía ser Jori, pero no estaba seguro, ya que las proyecciones que había sobre el fondo del escenario mostraban a modo de rótulo tridimensional el nombre de ‘Andrew Weatherall’, y aquello me despistó, porque ya no sabía si se trataba de un error en el rótulo o si esa carpa acumulaba un retraso considerable, así que después de esperar media hora sin éxito a que sonara mi canción favorita, ese tiempo me hizo pensar en lo absurdo de las actuaciones de los djs, unos tipos que aburren a cualquiera que se atreva a quedarse mirando el escenario por lo que decidí marcharme y escuchar el tema en casa, y así se terminó otro año más el fin de semana más intenso y entrañable del año. Y en el 2006 más.

Los 10 mejores internacionales:
1. THE POLYPHONIC SPREE.
2. KAISER CHIEFS.
3. DOVES.
4. THE TEARS.
5. THE WEDDING PRESENT.
6. NICK CAVE & THE BAD SEEDS.
7. MYLO.
8. LEMON JELLY.
9. KINGS OF CONVENIENCE.
10. FISCHERSPOONER.

 

Los 3 mejores nacionales:
1. LORI MEYERS.
2. SOUVENIR.
3. LES TRÉS BIEN ENSEMBLE.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *