BENIDORM MUSIC MEETING 2005. Benidorm (Alicante) (29-30-31 de Julio de 2005)

El último fin de semana de julio se celebró la primera edición del ‘Benidorm Music Meeting’, arrancando con un cartel plagado de artistas de diverso estilo, como JAMIROQUAI, FUN LOVIN’ CRIMINALS, US3, ECHO & THE BUNNYMEN o THE PRODIGY. BMM acogía también la única actuación de JAMES BROWN en España.

El festival no pretende definir un ámbito musical específico, más bien intenta convertirse en un punto de encuentro a través de la música como elemento de unión. De ahí que la oferta sea abierta, capaz de interesar a todos los públicos de todas las edades.

Una corresponsal de este fanzine acudió a la jornada del sábado, puesto que actuaba el grupo que más interés nos despertaba: ECHO AND THE BUNNYMEN. Tras protagonizar diez años después de su separación en 1987, una de las resurrecciones más espectaculares de la historia, y después de haberlos visto ya unas 5 veces en directo, no exageramos al afirmar que ECHO & THE BUNNYMEN a día de hoy son el mejor grupo de todos los surgidos a principios de los 80.

Con bastante retraso salieron los de Liverpool al escenario. Ian, cómo no, oculto detrás de unas gafas de sol durante todo el concierto, cigarro y copa en mano, y desprendiendo chulería, esa a la que nos tiene ya acostumbrados. Entre el público sólo se veían guiris cuarentones; luego me enteré que la mayoría de la gente se estaba reservando para el último concierto de la noche (THE PRODIGY), lo que fue genial, puesto que pude ver en perfectas condiciones a Ian McCulloch y compañía. “Lips like sugar” fue, como de costumbre, la que abrió el concierto. Pese a que en 2005 publicaban su nuevo trabajo «Siberia» apenas pudimos escuchar canciones del álbum. La banda de Liverpool se dedicó a desgranar cada uno de los temas que les hicieron míticos: «The killing moon», «Bring on the dancing horses», «Ocean rain»… Y es que nunca me cansaré de ver a estos chicos, aunque en todos los conciertos hagan prácticamente el mismo repertorio.

La actuación que venía a continuación era la de JAMES BROWN, que nos demostró que a pesar de sus 72 años y del exceso de consumo de drogas sigue estando hecho un chaval. El ‘Godfather of soul’ salió  acompañado de sus músicos. Hasta 17 personas llegaron a estar encima del escenario entre músicos, cantantes, vedettes y bailarinas. Lo más decepcionante del concierto fue cuando una de sus bailarinas se marcó una pieza rapera en español, que no pegaba absolutamente nada. Los temas que sonaron fueron, entre otros, «Living in américa», «It’s a man’s, man’s, man’s world» o «I feel good», que  provocaron que el público se entregara sin condiciones. El momento sublime llegó con una extensa «Sex machine» que puso el punto final al concierto.

A THE PRODIGY, el grupo que cerraba el festival, no lo pude ver puesto que el tren de vuelta a Alicante salía a las 00:30h, y estos no empezaron hasta la 1:00h. No sé como la organización no se encargó de poner autobuses especiales.

© Irene Navarro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *