FARADAY 2005. Vilanova i la Geltrú (Barcelona) (2 de Julio de 2005)

El caso es que ese día amanecí con mucho dolor de cabeza, (no, malpensados, no es que estuviera pegándole al frasco la noche anterior), y tenía bastantes cosas que hacer por Barcelona, la casa un desastre, la nevera vacía, la lavadora esperando kilos y kilos de ropa, tenía que pasarme por la oficina y tal, vamos, lo de todos los fines de semana, también por el fnac para pillar la entrada para el fib (Rafa es culpable) y bueno, entre una cosa y otra, pues consigo llegar al fnac, pillo la entrada, y la cago, es decir, entro, sólo para curiosear, me digo, y como andaban a 8 euros los últimos de STROKES y THE CURE, pues me los llevo, y… de pronto, me doy cuenta que está sonando SIBYL VANE, me acerco a la zona indie nacional, y efectivamente, tienen unas copias de la nueva edición del ‘Mermelada de tomate’, la misma carátula pero en verde, ‘Mermelada de tomate+3’. Claramente me lo cojo, y me piro, pincho una y otra vez las tres nuevas canciones mientras me dirijo a casa con hambre (no había comido) y dolor de cabeza in crescendo, y en una de esas que se para el cd y pongo rne3, y salen hablando del Faraday, y que hablan de los grupos: VERACRUZ, SIBYL VANE, THE PHILIPPES, LA COSTA BRAVA, ASTRUD, THE MOVIDAS, PINKERTONES… y que voy engorilando… y que todavía tengo tiempo, aparco, miro la guía campsa, me tomo dos alka-seltzers, dos dan-ups, una ducha, no, paso de afeitarme, me leo unos cómics, y salgo zumbando hacia Vilanova y la Geltrú, viendo pasar túneles (muchos) y pensando en el piño que me iban a meter en el peaje (elevado) (en Catalonia, túneles=peaje).

Llego al pueblo de milagro, porque se habían metido un cebollazo en la rotonda de entrada, y estaba colapsada, la gente en plan macarra haciendo pirulas, saltándose doble raya continua, carril contrario y la leche para acceder al pueblo, yo esperando mientras escucho todo el rato las nuevas de SIBYL VANE, llego hasta la zona de playas, pregunto en información, estaba yendo en dirección contraria (como siempre, soy el anti-gps, preguntadme por una dirección y luego ir en sentido contrario, seguro que acertáis).

Y eso, que el festival era justo en la playa, yo dejé el coche por allí, despidiéndome por si no volvía a verle al pobre (las grúas en Catalonia son muy activas y tienen unas leyes muy raras). El recinto del festival era subiendo por unas escaleras a una especie de zona verde que había en lo alto, con un bar, alguna terracita, en plena urbanización costera. La parte de atrás del festival daba a la típica calle de urbanización, dónde cuando grupos como VERACRUZ y SIBYL VANE se desgañitaban gritando se acercaban desde la chiquillería normie hasta la tercera edad, a ver cómo se divierten los frikis, supongo…

Al principio no había mucha gente, pero poco a poco se fue llenando la ‘plaza’. El escenario estaba acotado por unos setos, y luego había la tipica barra, la típica caseta de tickets, el típico chiringuito de papeo (del cuál luego hablo, porque fue toda una experiencia) y las típicas casetas indies con ropa, abalorios, y claro está, disquitos.
Empezaron los VERACRUZ, que traían canciones nuevas, muy bien, pero esta vez el público estaba tranquilo y no subió al escenario a bailotear y destrozar la batería como en otras ocasiones. Sería la hora, eran las 8 y pico, y yo aunque no lo sabía me estaba melaninando y quemando a base de bien. Luego las tres gamberras de SIBYL VANE, Lu todo el rato riéndose, decía Padi que parecía emporrada, Padi con su pachorra característica, y Ro pues en su línea, rompiendo baquetas y cayéndosele a pedazos la batería de los martillazos que pegaba. Bueno, se equivocaron en alguna y estaban dispersas, pero nos reímos mucho. (Ellas, más).

«No quiero que formes parte del desayuno / Ni compartir mi almohada contigo / No voy a regalarte mi independencia / porque ni siquiera te has dado cuenta»

Con los PHILIPPES ya empezaba a haber bastante gente, sobre todo incondicionales de Sant Boi, que saltaban como locas (si me dejáis ser malo, tenía pinta que había fenómeno novias/amiguismo, aunque por lo visto tienen buenas críticas); a mí me dejan bastante frío, ya les había visto una vez, el cantante y el teclista son demasiado guays para mi gusto, pero bueno, pa un rato… aunque se me hizo largo.

De LA COSTA BRAVA no puedo decir mucho porque tocaron la canción que más me gusta (y de las pocas) al principio y me la perdí casi entera, pues había ido a hacer puestismo, a pillarles el nuevo single a los VERACRUZ, el ‘Heptágono’ de MANTA RAY + SWARTZ (o como se escriba), el single de los TACHENKO y una camiseta de batalla, y luego me fui al coche. Total que eso, que me medio pierdo la canción que me gusta, la iba escuchando por la escalera, y luego me entró mucha hambre, así que me puse a la cola ¡qué cola! del chiringo, porque venía un olor a fritanga que fue mi perdición… allí me encontré con Padi que venía del backstage, le conté lo del disco, que por lo visto no debía haber salido hasta tres días después, y le pillé una camiseta sibylvanista. Bueno, pues eso, que me estuve todo el concierto de LA COSTA BRAVA en la cola para comerme LA PEOR HAMBURGUESA DEL MUNDO, acompañada por el plato de patatas casi peor del mundo, los que me conocéis de joven ya sabéis que no dejaba nada en el plato, pues ese día, no hubo narices, y eso que tenía mucha hambre. Un horror, y encima me puse los pantalones perdidos, pero bueno, eso no viene de ahora, mi cerebro a la hora de jalar se olvida de cualquier combinación psico-motriz que no sea la de acercar la comida a la boca; igual me tengo que pasar al saco de alfalfa. But i digress.
Entre actuación y actuación por supuesto se pinchaba música, pero ojo, de la buena, no como en otros festivales que ponen chunda chunda y yo flipo, por ahí andaba Kiko Amat, y también se ponían cortos, había uno de frikis comicqueros que no tenía mala pinta, que era el que echaban mientras yo jalaba, pero me fui corriendo a pillar sitio para ASTRUD. Los grupis, ya se sabe. Y el concierto de ASTRUD fue genial, me imagino que toda esta última gira la han hecho con el bajista y el batería, pero incluso Genís decía que era la primera vez que ASTRUD tocaba el piano, pues llevaban un órgano además del típico sinte que toca sólo con un dedo, hacía coñas con eso, que la canción no ganaba nada porque él utilizara toda la mano para tocarla, y que incluso perdía algo. Tocaron más del ‘Gran fuerza’ que del último, aunque claro, la de “Todo nos parece una mierda” y “Hay un hombre en España” no podían faltar, igual que unas impresionantes versiones de “La boda”, con Genís haciendo gestos cuando lo de «No os caséis, vamos a tomar algo (haciendo el gesto internacional de empinar el codo), no os caséis demos una vuelta o algo». Tremenda. Como la de “Me afecta”, con mucha mala leche y rabia al final, «Cuídame o Cuídate de mí». Manolo rompiendo cuerdas a destajo, se cargó dos por lo menos, y riéndose de los comentarios de Genís, que contó un chiste muy malo, claro, pero esa era la gracia, que no tenía ninguna ni el chiste ni la forma de contarlo, y luego comentaba que tenía que haberlo dejado para esas ocasiones en que hay que cambiar de cuerdas, pero que no se sabía más. Para los curiosos, el chiste:
-¿Tú dónde veraneas?
-En Baden Baden, ¿y tú?
-En Vilanova y la Geltrú, en Vilanova y la Geltrú.

No comment. Ya después de ASTRUD yo estaba baldao, de tanto saltar, chillar y bailar (sí, sí, para los punkrockers, quién me ha visto y quién me ve, pero es verdad), pero quería ver a los MOVIDAS porque cuando los vi en el Tendencias el Sr. Skam y yo nos moríamos de risa. Y lo mismo, fue tremendo, muy divertido, había que estar allí, tienen más gracia sus comentarios que las canciones. «¿Queréis que toquemos alguna nueva? Pues os vais a joder, vamos a tocar las mismas, las de siempre». Subieron a un señor que tocara la guitarra, el indio gitano, muy gracioso, tocó un tema y se fue diciendo que no éramos nada enrollados, los MOVIDAS decían que el experimento había fracasado, «Joder, no os mováis tanto que me estoy mareando», y al indio, «¿de qué te quejas?, ahora te puedes ir al bakesteig a emborracharte toda la noche a cambio de una canción!» pues tocaron la de Meg White, esta vez la comparaban con Ro Sibila, «la batería de SIBYL VANE le dice: me cago y me meo en ti, tía, te doy 1000 vueltas», la de “Maikelito”, la de “Hay madelenas, hay madelenas”, subieron al público al escenario, se tiraron ellos a cantar la de «todos queremos yeyo»… bueno, muy muy divertido.

Y como ya estaba baldao de verdad, pues cogí el astra y a recorrer túneles, con sus impuestos indirectos.

© Magic Pickle


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *