FIB 2004 – Festival de BENICÁSIM. Benicássim (Castellón) (5-8 de Agosto de 2004)

El festival más importante de España, y uno de los más importantes de Europa está de aniversario, ya que estos primeros días de agosto celebraba su décimo cumpleaños. Para ello, la organización presentaba un cartel, que si bien no era el mejor a priori de cuantas ediciones se llevan celebradas, sí que contó con actuaciones sorprendentes.

Este año, compartiendo tal onomástica nos acercamos a Benicásim un día antes, y así comprobar el ambiente que se respira en la pequeña población turística los instantes previos, además de poder disfrutar de algunas de las actividades paralelas del festival. Así, nos encontramos un pequeño pueblo lleno de fibbers, con un montón de actividades por degustar, y con un ambiente festivo e idóneo para entrar al festival con buen pie. El miércoles por la noche ya acudimos a una pasarela de moda, y luego a una fiesta en la discoteca K´ssim organizada por Intromusica, en la que pinchaban los componentes de CIELO, y también las CHICKS ON SPEED, en una noche llena de punk, pop, techno-pop y música electrónica, y donde sonaron desde los BUZZCOCKS a OMD.
Jueves, 5 de Agosto.
Ya el primer día propiamente dicho de festival, aprovechando que los conciertos no empezaban hasta las 8 de la tarde, entramos a la proyección de cortos, donde vimos hasta 5 cortos que se proyectaban cada día, 3 de nacionalidad española, y otros 2 de países europeos del este. Fue un buen rato, y algo distinto, siempre dentro del marco de las actividades paralelas organizadas por el festival.

Y bien, después del cine tocaba la música, así que nos fuimos al recinto, donde sobre las 8 comenzaba a pinchar Aldo Linares, en el escenario grande, que este año sería el lugar donde tocarían los grupos en la fiesta de bienvenida. Después de la apetitosa sesión de Aldo, se subirían al escenario los toledanos SUNDAY DRIVERS, que sonaron compactos y certeros, con un rock que bebe de fuentes americanas y británicas, y que con el apoyo de un teclista extra, hicieron uno de los sets de la noche, con nada que envidiar a las bandas de fuera. El sonido era magnífico y Jero canta cada día mejor. Luego le tocó el turno al trío sevillano MAGA, que sonaron también contundentes.

The Sunday Drivers

The Sunday Drivers

TIM BOOTH, el ex-líder de JAMES se esforzó a continuación por explicarnos de qué iban las canciones, en un concierto que empezó soso y aburrido, y que fue de menos a más. Habían perdido los instrumentos en el aeropuerto. Sonaron versiones de “Sometimes” y “Laid”, que recordaban tiempos mejores, y que nunca lograron hacer sombra a las originales.

Y ya venían los cabezas de cartel de la noche, los irlandeses ASH, el trío comandado por Tim Wheeler jugó a asegurar, con un gran repertorio lleno de hits, pues no faltaron: “Girl from mars”, “A life less ordinary”, “Shining light”, “Burn baby burn”, “Kung-Fu”… vamos, un repaso a los singles de toda su trayectoria, que junto a un buen sonido, se erigieron como lo mejor de la noche.

Después del rock era el turno para el baile, de mano de FANGORIA, que era la primera vez que actuaban en el festival. Contaron con una gran puesta en escena, llena de glamour y luces. Tuvieron bastantes problemas con el sonido, que no fueron impedimento para que la gente no dejara de bailar sus conocidos temas.

Tras Alaska y compañía, ZOOT WOMAN eran una sorpresa para mí, ya que aún no les había visto en directo, y la verdad que me sorprendieron gratamente, quizás lo mejor de la noche junto a ASH. El grupo de los hermanos Blake sonó más contundente de lo que se preveía, y el punto culmen fue una acertadísima versión del “Helter Skelter” de THE BEATLES.

Ya para terminar esta fiesta de bienvenida FELIX DA HOUSECAT se presentaba como Dj, con unas videoproyecciones chulísimas, y con su sesión de techno-house llegando hasta todos los rincones del escenario que volvería a cobrar vida y color a primeras horas de la tarde del día siguiente.
   Viernes, 6 de Agosto.
La tarde del primer día largo del festival comenzaría con la actuación de los ganadores del concurso demo de este año, VIRÜS. Con componentes de LAS PERRAS DEL INFIERNO y THE BRILLANTINA´S en sus filas, y con una gran puesta en escena, se convirtieron con su pop oscuro, punk y siniestro deudor de La Movida, en un excelente aperitivo para empezar la jornada. Y es que a veces me recordaban hasta a PARÁLISIS PERMANENTE. Incluso se atrevieron con una excelente versión del “Transmission” de JOY DIVISION. Sin conocer apenas sus canciones, mi favorita fue una que se llamaba “Desconexión”.

Luego era el turno de los ganadores del concurso homónimo italiano, una banda jovencísima llamada MICECARS, que a pesar de tener algunos problemas con el sonido, lograron defender las canciones de su primer disco, si bien a mí no me llamaron demasiado la atención, por lo que me fui a la otra carpa a ver CAMPING, que tampoco era el momento ni la situación anímica, por lo que me di una vuelta por el escenario JB Comedy a ver de qué iba eso de la comedia, y que ya había visto en algún festival inglés, pero que aquí tampoco me hacía mucha gracia, y es que tenía el ánimo preparado para LA CASA AZUL, si bien antes pasé a ver a SNOW PATROL, que sí, tienen algunas canciones decentes, pero son el grupo de Jeepster que menos me convencen, aunque no será por el buen empeño que le pusieron y lo agusto que se encontraban sobre el escenario, apoyados por un montón de seguidores provenientes de las islas que no paraban de corear sus canciones y de animar la carpa Fiberfib.com.

Cuando era el turno de LA CASA AZUL, me fui al escenario Kane NYC Fib Club, o sea, la otra carpa, y allí se apreciaba un recinto lleno, de gente deseosa de ver a uno de los genios que tenemos por aquí. Las canciones de LA CASA AZUL son de esas que te levantan el ánimo, te llenan de luz, color y optimismo. Montones de poppies bailando y coreando las canciones en las primeras filas, en un concierto soberbio y elegante, en el que comprobamos que Guille Milkyway se desenvuelve también a la perfección en recintos de gran tamaño, y logra también comunicar su pop luminoso y vitalista en este tipo de eventos, acompañado de esas dos guapas coristas, Silvia y Aida, que interpretaban alegres coreografías.
Como a estas primeras horas de la tarde no se superponen los horarios de los grupos como por la noche, fuimos a ver a KINGS OF LEON, aunque recordaba que ya los había escuchado por la radio y me habían espantado, y bueno… aquí en directo también: canciones de rock guitarrero con influencia de los años 70, con mucho ruido y pocas nueces. Aún así, aguanté bastante concierto, por si se apreciaba algún atisbo de salvación, pero no, no lo hubo. Y luego, como había que hacer un intermedio en algún momento de la noche, lo hice en ese momento, y sin darme cuenta me perdí a HER SPACE HOLIDAY, y me arrepiento por ello. Seguro que mereció la pena.
Me dirigí entonces al escenario grande, que este día lo abrían COOPER, demostrando que son una banda perfectamente conjuntada y consolidada con un montón de excelentes canciones, mires por donde lo mires.

Y luego había que elegir entre TINDERSTICKS, LALI PUNA y AIR, y la verdad que me hubiera gustado ver a los 3 grupos, pero tenía muchas ganas de AIR, aunque a LALI PUNA aún no les he visto, y TINDERSTICKS se desenvuelven mejor en otro tipo de recintos. Al final decidí ver parte de los de Nottingham, y es que la elegancia de Stuart Stapples y compañía es un “must”, y escuchar “Sometimes it hurts” pone los pelos de punta. La verdad que es un concierto que se disfruta más cuanto más cerca te encuentras del escenario (como todos, digo yo), ya que por detrás siempre te encuentras con un montón de gente que lo único que hace es dedicarse a hablar con el hilo musical de fondo que haya en ese momento.

Pues eso, que al final fuimos directos a la carpa donde tocaban AIR, y no fue una mala elección, ya que hicieron uno de los conciertos del festival, si bien fue muy distinto al que ofrecieron hace dos años, ya que aquella vez tocaron en un escenario más grande, con otra temperatura, a una hora más tardía, etc… No faltó su “Sexy boy” ni “Kelly watch the stars”… un halo de intensidad y clase que supieron transmitir desde principio a final de su actuación.

Tras AIR, tenías que elegir entre EINSTÜRZENDE NEUBATEN y THE CHARLATANS, y claro, aunque me hablaron muy bien de los primeros, uno de los grupos que más quería ver en esta edición era a THE CHARLATANS, ya que con su último disco me había vuelto fan acérrimo de nuevo… aunque luego no fue para tanto. Vaya, que cuando van con muchas expectativas, luego no resulta tan sorprendente un concierto. Y eso es lo que me pasó con los de Manchester, que me quedé con ganas de más, les faltaba algo y no sé qué era… Menos mal que tocaron mi favorita, “The only one i know”, y de las primeritas, y algún éxito más de antaño, y varias del reciente álbum, en el que Tim Burgess se olvida un poco de tanto falsete coñazo con el que se obsesionó en “Wonderland”. Pues eso, luego te enteras de que EINSTÜRZENDE NEUBATEN habían hecho uno de los conciertos del festival, y yo digo, ¿por qué hacen coincidir dos apuestas tan interesantes? ¿No podían haber hecho coindidir a uno de los dos con KINGS OF LEON por ejemplo? Espero tener alguna oportunidad para verles de nuevo.

Ya era el turno de PET SHOP BOYS, que me decepcionaron en el Doctor Music del 2000, por pesados, acústicos y muermos, y claro, aquí resultó que me sorprendieron por lo contrario, quizás porque no me esperaba mucho de ellos. En esta ocasión se olvidaron de encadenar varios medios tiempos con la guitarra acústica, y sí que se envolvieron en una aureola de glamour y neón,  y tiraron de los hits de toda su carrera: “West end girls”, “Always on my mind”, “Go west”, “Where the streets have no name”, “Domino dancing”,… y así hasta una docena de grandes éxitos culminada con un “It´s a sin” como bis, todos ellos perfectamente interpretados y que llenaron el recinto de elegancia y baile, convirtiendo su actuación en uno de los momentos inolvidables del festival.

Pet Shop Boys

Pet Shop Boys

Y ya para terminar esta primera jornada quedaban KRAFTWERK. Los alemanes hicieron apagar las pantallas laterales, prohibieron ser fotografiados por numerosos medios, y se colocaron delante de 4 ordenadores, a la vez que proyectaban imágenes sobre la pantalla que tenían a sus espaldas, evidenciando que incluso en los tiempos que corren los de de Düsseldorf tienen algo que aportar con su minimalismo electrónico. No faltaron en el repertorio ni “The model”, ni “Computer world”, ni “Autobahn”, ni “Tour de france”, ni otras… dejando “Music non stop” para el final, uno de los mejores momentos de su actuación quizás, abandonando los ordenadores de uno en uno, y constituyendo un magnífico broche para acabar la noche, aunque luego continuaría la música electrónica y los djs en las diferentes carpas. Nosotros ya íbamos recogiéndonos, que a la mañana siguiente había que madrugar para jugar el clásico partido de fútbol de todos los años entre artistas y prensa.

 
Sábado, 7 de Agosto.
La mañana del sábado ya viene siendo habitual apuntarse al clásico partido benéfico organizado por Intermon-Oxfam y el festival de Benicásim, y que juegan la selección de Artistas y la de Prensa. En la de Artistas podíamos ver a miembros de BELLE & SEBASTIAN, TEENAGE FANCLUB, VACACIONES y MAGA sobre el césped. Tras el partido, la clásica paella que degustaron todos los asistentes. Luego no llegamos al recinto a tiempo de ver a los primeros, THE STRIVERS, que me dijeron que sonaron en plan STROKES, pero sí llegamos al concierto de los valencianos POLAR, que ya habían tocado un par de días antes en el teatro de Benicássim, poniendo la banda sonora a un film. Sonaron perfectamente sincronizados y conjuntados, como siempre. “Tomorrow” sonó preciosa. Buenas canciones bien interpretadas para acompañar la digestión. Tras ellos, los británicos SERAFIN se encargaron de vitaminizar y mineralizar a la gente que se escondía a los 40º debajo de la carpa… son un grupo de rock anfetamínico en la onda PLACEBO y sin sustancia, sin canciones, no me decían nada.

Me hubiera gustado escaparme a ver a CLEM SNIDE, que sigo sin verles en directo, pero coincidían con TEENAGE FANCLUB, y es que los de Glasgow son sagrados, son uno de esos grupos que siempre te levantan el ánimo, te ponen las pilas y te llenan de buenas vibraciones… y es que nunca fallan, volviéndose a meter al público en el bolsillo sin hacer nada del otro mundo, tan sólo transmitiendo su sencillez a través de sus maravillosas canciones, donde no faltaron “About you”, “Ain´t that enough”, “Your love is the place where I come from”, “Mellow doubt”, “Don´t look back”, “Can´t feel my soul”,… y por supuesto, “Sparky´s dream”. Un público entregado con el grupo, coreando todas las canciones, y una banda segura de sí misma, con esa actitud positiva y ese encanto que derrochan siempre sobre el escenario. Esta vez contaron con un nuevo 5º componente a los teclados, en detrimento de Finlay McDonald. Su batería, sin embargo, Francis McDonald, tendría trabajo doble, ya que horas más tarde pinchaba en la carpa pop.

Teenage Fanclub

Teenage Fanclub

Durante el transcurso del concierto de TEENAGE FANCLUB, recibía en mi móvil la triste e inesperada noticia del festival: MORRISSEY cancelaba su actuación. Miles de fans que habían hecho cientos de kilómetros para ver a su ídolo vieron truncado su sueño, cuando apenas una hora y media antes de su concierto, unos carteles en las pantallas del escenario grande daban fé de la noticia. Nadie se lo esperaba, y es que los técnicos llevaban toda la tarde montando el escenario, colocando sobre el fondo las letras gigantes de “MORRISSEY”, y allí estaban todos los instrumentos, el resto del grupo, todos… excepto la estrella, que estaba dándose una vueltecita por Londres, y se decidió a coger un avión privado 3 horas antes de la hora programada para su concierto. El piloto detectó algún problema en el avión y decidió volver al aeropuerto. El señor Morrissey le entró un poco de acojono, y ya no quiso volar. Así de sospechoso todo. La organización del festival enseguida se puso manos a la obra para intentar que tocara más tarde, y contactó con su agencia de management y producción, que volvieron locos a la organización del festival, que se puso urgentemente a localizar a todos los grupos para intentar buscar un hueco más tarde que permitiera celebrarse el concierto, pero todos los esfuerzos eran en vano, porque Morrissey aún tenía miedo y no quería meterse en un avión. Entonces se estudió la posibilidad de tocar al día siguiente, trastocando los horarios de todos los grupos del domingo, pero luego resulta que ese caso sólo se contemplaba previo pago de 60.000 euros más, cantidad que la organización hizo bien en no pagar a un impresentable que debía haber estado muchas horas antes en Benicásim y no lanzarse a coger un vuelo privado en el último minuto, y es que me pregunto: ¿qué hubiera pasado si hubiera llegado a Valencia, hubiera cogido el cochazo de lujo que él había pedido y que le estaba esperando, y entonces se encontrara en la carretera con un enorme atasco para llegar a Benicásim? Lo siento, pero me molesta sobremanera esa actitud, me molesta que mis ídolos se comporten así, todo ese halo de exhuberante orgullo y egocentrismo del artista y esa cierta “manía” o “mirada por encima del hombro” que encima nos tiene a los españoles… y que ya me tiene harto… y digo todo esto declarándome  hiper-fan de los SMITHS y de la carrera de MORRISSEY en solitario, pero que después de lo que ha pasado, hubiera preferido que nunca hubiera formado parte del cartel, y conservar así esa idealización que tenía de MORRISSEY… además, total ya le había visto en directo un mes antes en Fuengirola, en el festival AV. De todas formas supongo que ahora pasaré una buena temporada sin escuchar a los SMITHS ni a MORRISSEY. No me apetece. Es muy triste que pasara todo esto, sólo había que ver los cientos de fans que rompían a llorar y que se resistían a creer la triste noticia.

The Smiths

The Smiths

Pero bueno… había que centrarse en el resto del festival, cuyo cartel tenía calidad suficiente como para no echar de menos al susodicho, y además, eso es lo que hice de hecho… empezando porque al cancelarse la actuación de MORRISSEY, ya no habría excusas para perderse a SCISSORS SISTERS ni a YANN TIERSEN, así que nos quedamos en la carpa donde habían actuado TEENAGE FANCLUB, y donde tras unos minutos de música seleccionada por Mario CIELO, salían al escenario SCISSORS SISTERS, con su actitud desenfadada. Me los esperaba más electrónicos, pero no, eran toda una banda, con sus dos líderes bailando y cantando con sus micros en mano, y haciendo bailar al personal con su disco-funk. Despedían buen rollo e incitaban al baile, por lo que fue un buen concierto para olvidarnos de lo de MORRISSEY.

Antes de terminar su actuación, nos trasladamos al otro escenario pequeño a ver la actuación de YANN TIERSEN, cuyas canciones tienen una calidad y una intensidad inigualable, a pesar de que a priori no parezca que su música pueda funcionar en un escenario de un festival como este. A pesar de algún problema técnico, nos quedamos asombrados por la gran magnitud emocional que desprendían sus piezas, y nos deleitamos viendo a este francés lucirse ante el piano, el violín, la guitarra, el acordeón, etc… Todo un lujo de concierto, de actitud y derroche de clase.
Luego tocaba irse al grande, a la actuación de LOU REED, cuya actuación siempre siembra dudas. Tantas, que yo en principio no lo tenía en mi agenda, sobre todo por esa penosa actuación unos días antes en el Xacobeo en Galicia, así que sólo disfruté parte de su actuación, y perdí la oportunidad de ver a un LOU REED pletórico sobre el escenario verde, como así fue en esta ocasión, encadenando uno tras otro una gran lista de éxitos, tanto de su etapa en solitario como alguna joya de la VELVET. Así sonaron: “Venus in furs”, “Romeo had juliette”, “Satellite of love”, “Sweet Jane”, “Perfect day”, y acabando con el “Walk on the wild side” como bis, y provocando las delirias del público, acompañado por una banda que tocaba de memoria.

Yo sin embargo tenía mis atenciones puestas en ELECTRELANE, que ya me las perdí en el Primavera Sound, y no quería perderme a las de Brighton aquí por nada del mundo, y sin duda, fue un también un gran acierto. Las cuatro chicas, con una gran puesta en escena, hicieron sonar los temas más destacados de “The power out”, su segundo disco, aunque también se acordaron de alguno de los grandes singles del primero. Con un sonido embriagante y una gran actitud, las cuatro chicas nos hipnotizaron con sus canciones desde la primera canción hasta la última.

Después de esta visita a una de las carpas pequeñas, ya tocaba aferrarse al escenario verde hasta el final de la jornada, con una pequeña escapada a la carpa pop para bailar con las buenas canciones que pinchaba el valenciano Juan Vitoria. Pues eso, que tras LOU REED, era el turno de BELLE & SEBASTIAN, que aunque ya se han hecho asiduos a nuestros festivales, esta vez tenía muchas ganas de verles, ya que soy muy fan de su último álbum, me parece una obra de arte, tanto en la calidad de las canciones como en la producción, y quería cantar, disfrutar y bailar con esos estribillos de “Step into my office, baby”, etc… y dejarme impregnar de su actitud y de ese encanto que derrochan en directo, y que a la postre colmaron mis expectativas, salvo en el volumen, que seguía sonando bajo, me refiero a que el volumen general del escenario grande en muchas de las actuaciones era bastante flojo, por lo que no te llenaba la música igual que si hubieran contado con unos pocos decibelios más. Pero aún así, el concierto fue maravilloso, con un Stuart Murdoch, Sarah, Stevie, etc… tan encantadores como siempre, y con una versión sorpresa del “The boy with the thorn in his side” de THE SMITHS, que no esperábamos, y que quizás fue el único resquicio en toda la noche de lo que tenía que haber sido y no fue. Eso sí, seguida por “The boy with the arab strap” (ironía?). Pues bien, el repertorio también me hubiera gustado retocárselo, ya que si bien tocaron los singles del último disco, les faltó la más bonita, la que da título al álbum, “Dear catastrophe waitress”, con lo que hubieran redondeado su actuación… pero sí que se acordaron de “Stay loose”, y de otra de las más bonitas del álbum, “If you find yourself caught in love”; y también de otros gloriosos éxitos anteriores, como “Stars of track and field”, o “Judy and the dream of horses”, con la que terminarían su actuación, que como viene siendo habitual, contaría con la presencia sobre el escenario de chicas desconocidas que gozarían de sus minutos de gloria bailando junto a sus ídolos, aunque esta vez la canción elegida no era el “Legal man”. La verdad que los de Glasgow cada vez cuidan más sus directos, con una sección de cuerdas y metales que suena celestial, y con una banda que se divierte y divierte sobre el escenario, y con un Stuart más suelto y deshinibido que nunca.

Ahora le tocaba el turno a nuestro grupo más laureado, LOS PLANETAS, presentando las canciones de su nuevo disco recién editado “Los planetas contra la ley de la gravedad”, junto con sus éxitos más conocidos. Ya al principio pudimos ver a Meritxell, de VAYA DOS, cantando junto a J su vigente single “Y además es imposible”, que en el disco canta Irantzu de LA BUENA VIDA. Así fueron intercalando canciones nuevas con viejos éxitos, culminando la actuación con ”Bambino“(“Podría volver”), una rumba cantada por J, con Eric al cajón, y con la presencia en el escenario de “los palmeros de la dimensión desconocida”, que no eran más que un montón de amiguetes haciendo coros y palmas con una ausencia evidente de complejos, y entre los que estaban Guille de ELLOS, Nacho Vegas, etc…

Los Planetas

Los Planetas

Y bien, para terminar la noche teníamos a PRIMAL SCREAM, ya unos clásicos también, derrochando altas dosis de psicodelia y electrónica, sobre todo de sus dos últimos discos, y con un Bobby Gillespie y un Mani, etc… siempre dispuestos a hacer el concierto de su vida. Querían hacer bailar al público debido a las altas horas de la madrugada y vaya si lo consiguieron. Esta vez sí que sonaron mejor que nunca, y la voz de Bobby no fue tan patética como la de su concierto en el Primavera Sound. Aquí se oía su voz, hacía como que cantaba, y su volumen brutal invitaban al delirio del público que bailaban como posesos sobre el recinto del escenario verde. Sonaron clásicos como “Kowalski” o “Burning wheel”, si bien la fuerza arrolladora de sus temas más vertiginosos se amoldaban más a esas horas, como “Kill all hippies”, “Miss lucifer”, “Shoot speed, kill light”, “Swastika eyes”, etc… Unas buenas dosis de rock moderno y psicodelia para acabar la noche.

Domingo, 8 de Agosto.
Este último día llegamos a tiempo de ver al primer grupo de la tarde, que eran los ganadores del concurso demo francés, THE NICOTINES. Sobre el escenario resultan ser una curiosa mezcla de estilos, desde los PIXIES a PAVEMENT, pero algo más poppies y a la vez más new wave. Una banda con ese clásico sonido indie americano de los 90.

Luego se subirían al escenario VACABOU, el grupo mallorquín liderado por Joan Feliú y la voz de Pascale Saravelli, que hacen una especie de trip-hop, con sus bases pregrabadas, y que a veces no controlaron bien la mezcla del sonido, pero aún así, hicieron estremecernos con la sugerente voz de Pascale, que dibujaba sombrías melodías sobre los tejidos de guitarras cristalinas creados por Joan. Hacia el final nos desplazamos a la otra carpa a ver a GIRLS IN HAWAII. Los belgas comandados por Antoine y Lionel ofrecieron buenas dosis de indie rock donde destaca el carisma de Antoine como frontman, al menos para todos los fans (belgas?) del grupo que se habían agolpado en las primeras filas.

Luego volvimos a la carpa fiberfib.com, donde vimos a una banda perfectamente ensamblada, que ni siquiera parecía de aquí, GRUPO SALVAJE, la banda capitaneada por Ernesto González (ex-PRIBATA IDAHO), y que nos ofreció un montón de buenas canciones de pop-rock atemporal de guitarras, y del bueno, quizás como aperitivo perfecto (a priori) para el concierto que vendría después, el de Arthur Lee y sus LOVE. Nos presentaban las canciones de su álbum de debut, “In black we trust”,  toda una delicia para nuestros exigentes oídos.

Pero luego vendría algo que no nos esperábamos. Un Arthur Lee que tardó bastantes minutos para subir los apenas diez escalones que hay hasta el escenario, un Arthur Lee que no se sostenía en pie, a quien la guitarra le pesaba y le desequilibraba, y cuya voz no le salía del alma. En la pizarra de prensa podíamos leer una nota a boli sobre un papel a cuadros donde ponía que Rick James había sido encontrado sin vida esa mañana. Y Rick era un músico de soul muy amigo de Arthur, y él estaba muy afectado por la noticia, y nosotros lo sufrimos. Arthur parecía que no estaba ahí, el público le echaba de menos, el resto de la banda también, hasta el guitarra tenía que cantar por él. Estaban/ábamos todos pendientes de él, a veces hasta por morbo de si se caía. Él estaba con la cabeza en otra parte. Le tenían que ayudar a sentarse incluso. Ni siquiera atinaba a cantar delante del micro. Sacó de su bolsillo una armónica, pero no encontraba el tono. Era triste, bastante triste. Era mejor no ver el final. Las canciones sonaban gracias al resto de la banda que le miraba con cara de inseguridad y vergüenza, y que se mostró magistral, para al menos defender el nivel de las canciones ante el patético estado de Arthur.

Love... with Arthur Lee?

Love… with Arthur Lee?

Antes de terminar preferimos irnos a la otra carpa para disfrutar también unos minutos del concierto de WIRE. Y cómo se conservan éstos, eran todo lo contrario de lo que veníamos de presenciar! Parecían unos chavales de 16 años, derrochando post-punk y decibelios de distorsión y rabia por toda la carpa, provocando el pogo más desenfadado entre los que disfrutábamos del ruido con calidad y clase que magistralmente interpretaban WIRE.

Enseguida marchamos al escenario principal, porque allí se daba cita como primer plato fuerte de la noche la actuación de BRIAN WILSON. Éstaba algo mayorcito, y no se acordaba de sus propias letras, que iba leyendo en un portátil, pero se le perdona, porque BRIAN WILSON es un puto genio, y lo demostró esa noche, acompañado por una numerosa y magistral banda, y que  aquí nos sorprendió con un largo repertorio lleno de éxitos, donde no faltaron “Help me Rhonda”, “I get around”, “California girls”, “God only knows”, “Wouldn´t it be nice”, “Good vibrations”, “Barbara Ann”, “Surfer girl”, “Don´t worry baby”, y es que no faltó prácticamente ninguna, justo lo que queríamos oír pero que no esperábamos a priori. El sonido era radiante y lleno de luminosidad. Nos traladaron por unos instantes a la costa californiana de los 60, y nos animaron la noche… y el festival. Cuando pensábamos que ya era el mejor concierto del festival, que lo fue, seguía enlazando hits uno tras otro, y el escenario era una fiesta cada vez más animada, y el público encantado, cómo no! Sin duda, el concierto del festival… fueron unos momentos inolvidables, llenos de energía, brillo y ensueño. Uno de los momentos del festival y de este décimo aniversario. Al final te quedabas con la sensación que el festival ya había merecido la pena, y que viniera lo que vieniera después ya te ibas a casa con la cara llena de felicidad. Si alguien dudaba de lo grande que es BRIAN WILSON, al final de su actuación seguro que no lo quedaría ninguna duda… ufff, es que eran altísimas dosis de emoción en tan poquito tiempo, una verdadera fiesta, algo realmente conmovedor!

Brian Wilson

Brian Wilson

Ya envuelto en la nube de la actuación de BRIAN WILSON, fuimos de un lado para otro, buscando más momentos mágicos del festival. Nos quedamos a disfrutar un poco de las canciones de la última sensación de los jovencísimos FRANZ FERDINAND, con su rock moderno y con clase, y es que no inventan nada nuevo, aunque sí dotan a su rock de algunas influencias de los 80, y sobre todo, gozan de buenas canciones bien interpretadas sobre el escenario, que es lo que importa. A mitad de actuación, aprovechando que ya les habíamos visto en el Primavera Sound, nos acercamos a ver a LAMBCHOP, que esta vez sí que venían todos, liderados cómo no, por Kurt Wagner, que hizo que LAMBCHOP esta noche sonaran a banda de rock, sí, una banda sin concesiones sonando potente y convincente, y es que los que se pensaban que iba a ser un muermo de actuación andaban despistados. Incluyeron versión de LEONARD COHEN.

Lambchop

Lambchop

Tras la actuación de LAMBCHOP regresamos al escenario principal, y ya no nos movimos de ahí, primero para ver a SPIRITUALIZED, que sonaron increíbles y deslumbrantes, constituyendo otro de los momentos mágicos e inolvidables del festival. Jason Pierce se colocaba de lado, sentado, mostrando su lado izquierdo al público. La iluminación jugaba un papel importante, cómo no, aunque el concierto se hizo corto, muy corto. Alternaban canciones más atmosféricas con torbellinos sonoros que provocaban la locura y la histeria entre el público, como en “Come together”.  Un concierto para dejarte llevar y para flotar en el espacio sin necesidad de ser astronauta. Un bello éxtasis musical.

Después sería el turno de THE DANDY WARHOLS, que estuvieron mucho mejor que la anterior vez que les había visto, con un Courtney Taylor perfecto como frontman, y una Zia McCabe embarazadísima, pero que a pesar de ello, estuvo muy activa todo el concierto tocando teclados, bailando, haciendo coros, etc… Y sobre todo el repertorio: no faltaron “Bohemian like you”, “Boys better” y mi favorita, “Not if you were the last junkie on earth”.
Y ya para acabar la noche, teníamos a los que quizás no se han perdido prácticamente ningún festival de Benicásim, los que más nos han visitado, THE CHEMICAL BROTHERS, que decían que hacía un año que no tocaban en directo (lo de directo es un decir, claro), por lo que estaban con muchas ganas. Y claro, empezaron con “Hey boy, hey girl”, y a partir de ahí ya no pararían su ritmo frenético y el chunda-chunda hasta el final. Una actuación para no parar de bailar más que para mirar al escenario, desde luego, así que hubiera dado igual que hubieran venido en formato dj, aunque lo de “directo” viste más, sobre todo en el cartel, que siempre aparece con letras más grandes, y queda así como más importante también.

En definitiva, un festival que tan sólo con la actuación de BRIAN WILSON ya hubiera merecido la pena venir, y que el año que viene más, que aunque sea el 11º, no por ello tiene que ser menos importante, ¿no es así? Como se ve, este año no hablamos de la fiesta de la playa, porque no nos quedamos, y es que visto lo de años anteriores, da igual a quién traigan a pinchar, el ambiente de la playa es de lo más chungo, sin tener que ver apenas con el buen rollo del recinto, así que hasta el año que viene!

Los 6 mejores internacionales:
1. BRIAN WILSON.
2. TEENAGE FANCLUB.
3. SPIRITUALIZED.
4. BELLE & SEBASTIAN.
5. AIR.
6. PET SHOP BOYS.

 

Los 3 mejores nacionales:
1. LA CASA AZUL.
2. COOPER.
3. VIRÜS.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *