PRIMAVERA SOUND 2004. Barcelona (27-28-29 de Mayo de 2004)

Un festival que año a año ha ido superándose hasta alcanzar su techo quizás en esta edición con la presencia de los PIXIES, y con el resto de un cartel de auténtico lujo. Han logrado llenar el maravilloso pero limitado recinto con un montón de grupos de una calidad incuestionable.

Este año se traían como gancho para las masas a nada más y nada menos que al cuarteto de Boston, reunidos de nuevo para deleitarnos con los éxitos de toda su trayectoria.

Pero no sólo de los PIXIES vive el festival, sino que los organizadores se han encargado de confeccionar minuciosamente un cartel con 150 bandas, todas ellas interesantes, con algo que decir como para no perderse su actuación, unas más conocidas, y otras por descubrir, de forma que luego luego te vas del festival con la sensación de haberte quedado sorprendido con un montón de grupos que antes no conocías, y es que así me pasó a mí por ejemplo con DEVENDRA BANHART, JAMES CHANCE & THE CONTORTIONS, BERG SANS NIPPLE, THE HIDDEN CAMERAS, SIBYL VANE, etc…

Este año el escenario grande era el que estaba más lejos de la entrada, ampliado en esta ocasión hasta dimensiones de estadio, y que aún así, durante la actuación de PIXIES, se quedó pequeño…

Lo que falla del festival siguen siendo algunos problemas de organización, sobre todo por las largas colas de espera para entrar al recinto debido al sistema de la tarjetita con la huella dactilar, lo que provocó que más de uno se comprara la entrada y la vendiera a la hora de estar esperando en la cola al haber avanzado sólo unos pocos metros en ese tiempo… pero bueno, centrémonos en los aspectos estrictamente musicales, que son la esencia del festival y lo que nos empuja cada año a hacer un buen montón de kilómetros para disfrutarlo.

Jueves, 27 de Mayo.
Aunque el miércoles 26 ya había una rueda de prensa de Jeff Tweddy (WILCO), el festival este año se ampliaba a 3 días… aunque más bien se trataba de un festival de 2 días, como siempre, pero con un tercer día de fiesta de presentación en toda regla, con todos los conciertos en el Pueblo Español esta vez, y con 2 escenarios funcionando para la ocasión. Así, empezaron LOVE OF LESBIAN cuando la gente aún estaba en la cola intentando entrar al recinto. Sentados en sillas, salieron después REFREE, el grupo de Raül Fernández. Sonó bonito para algunos, soso para otros. Y de cualquier forma servía aún para ir cogiendo sitio para el gran plato fuerte de la noche: LA BUENA VIDA.

LA BUENA VIDA sonaron magistrales, con un repertorio cargado de hits, y es que con tanto buen disco es imposible fallar! Llevaban los arreglos de cuerda grabados, y sonaron “Pacífico”,  “Desde hoy en adelante”, “Buenas cosas mal dispuestas”, “Lo que dicte el corazón”, “hh/mm/ss/”, “En un tiempo feliz”, “Un actor mejicano”, “Qué nos va a pasar”, “Mirando atrás”,… y terminaron con “Los planetas”, sin J, claro.

A continuación la banda de Seattle, PRETTY GIRLS MAKE GRAVES, entre el pop y el hardcore con chica al frente, Andrea Zollo. Desde luego nada tenían que ver con THE SMITHS, si es que se pusieron el nombre por la canción de MORRISSEY y compañía… De ahí nos fuimos al otro escenario para ver a las barcelonesas SIBYL VANE, que fueron una de las sorpresas del festival, un trío de chicas con un sonido cercano a las BREEDERS, con desparpajo, frescura y buenas canciones. Un cruce entre HELLO CUCA, los PIXIES y los FRESONES REBELDES. Se nos hizo corto el concierto.

Sibyl Vane

Sibyl Vane

Luego cuano volvimos al escenario principal ya había comenzado la música electrónica, y era el turno de BLACK STROBE, que tenían un punto oscurillo y siniestro que les sentaba muy bien, y que venían como banda, lo que también se agradece. A veces nos recordaban incluso a PRIMAL SCREAM. Y ya era hora de irse a dormir, puesto que los dos días siguientes los conciertos empezaban por la mañana a partir de las 12.45 del mediodía, y había que madrugar.

 

Viernes, 28 de Mayo.
El viernes nos dirigimos en primer lugar al Mercado de las Flores, donde habían dos escenarios: uno fuera, llamado “Escenario Feria” en el patio de un colegio, donde también se montaba la feria con los stands de sellos discográficos y grupos, y lugar donde casi podías poner un huevo a freír al sol o pillar una buena insolación, ya que el escenario era al aire libre. El otro escenario era el “Mac”, que era un salón de actos, con butacas como en el cine, y donde se estaba fresquito, un lugar realmente acogedor, el mismo del año pasado, y que se llenaría en algunos conciertos, como en ASTRUD o en ALFARO & VEGAS,…

Alfaro & Vegas

Alfaro & Vegas

Los primeros en subirse al escenario Feria fueron SANPEDRO, que tejían buenas canciones pop de corte británico, lástima que cantaran en catalán y no les quedara tan bien… Luego entramos a la sala Mac a ver a YAKUZI, post-rock de calidad, en la onda MOGWAI, con 3 guitarras, batería, bajo y voz, en un escenario idóneo para su música. Muy buena impresión. Salimos de nuevo fuera para ver a LÍNEAS ALBIÉS, un grupo madrileño que derrochó bajo el sol buenas dosis de punk, rock, electrónica, y mucho desparpajo. Después era el turno de LES PHILIPPES, el grupo más interesante del sello B-Core, el más pop, con preciosas armonías vocales, y ese contagioso sonido del hammond. A mitad de concierto fuimos a tomar algo para aguantar todo el resto de la jornada, así que nos perdimos a TUESDAY AFTERNOON y MALAHORA.

Al volver nos metimos en la sala Mac, y allí nos encontramos a un cantautor madrileño,  que se hacía llamar REMATE, con una guitarra preciosa de esas que aparecen en la portada del “Brothers in arms”. Canciones folk cuando se colgaba la guitarra (también hacía uso de una armónica), y canciones más melódicas cuando se sentaba al piano. Bonitas canciones para la hora de la siesta. Tras él, salimos fuera a ver que se cocía por allí. Empezaban DORIAN, grupo pseudo-mod con tintes electrónicos, que no me gustaron. Luego nos metimos de nuevo en la sala Mac, y fue el turno de TEX LA HOMA, un dúo británico que se debatía entre el pop y el post-rock, con destellos de electrónica, samplers, y demás. Música introspectiva para esas horas en las que fuera seguía sin poderse estar por el sol y el calor, y dentro se estaba tan bien y tan fresquito… Aún así, salimos de nuevo fuera y vimos la actuación de ANGIL. Pensaba que eran de aquí, pero me equivoqué, eran franceses. En realidad, se trata del proyecto personal de Mickaël Mottet, que se acompañaba de dos colegas más, y en formación de trío y pasando un calor de órdago, jugaban con samplers en directo, grabando Mickaël secuencias de saxo que luego se repetían una y otra vez, y sobre la cuál iba grabando más frases de saxo. Interesantes en directo, aunque supongo que en disco no quedará tan resultón. Nos quedamos fuera porque empezaba la actuacón de LAS PERRAS DEL INFIERNO, que tenía curiosidad por ver. Autopresentadas como los PIXIES, salieron con una puesta en escena entre el glam y el punk las 3 perras, más Ander a la batería, y a veces, una perra extra, que tocaba la pandereta. Con una actitud desenfadada y con su peculiar sentido del humor entre canción y canción, además de algún detalle lésbico, cierto es que fueron las que lograron más público en este escenario. Estuvieron divertidas, y es que tienen un morro (y morbo) que se lo pisan.

0528perras08

Las Perras Del Infierno

Entramos de nuevo a la sala Mac para ver el final del concierto de la canadiense JULIE DOIRON, tan sólo ella con su guitarra, y que por lo visto estuvo lleno de fallos técnicos, y de ingenuidad folk casera e intimista, en la onda de EDITH FROST o KRISTIN HERSH. Ya se iba llenando esta sala para presenciar esa sorpresa que era ver juntos en el escenario a Fernando Alfaro (CHUCHO) y NACHO VEGAS. Se presuponía un homenaje a SURFIN´ BICHOS, en formato acústico. Primero empezó Fernando solo a la guitarra y voz. Luego salió NACHO VEGAS con una camisa roja, y con guitarra. Se parecía bastante a JOAQUÍN SABINA, tanto en las pintas como cuando se ponía a cantar él sólo con su guitarra. Los dos tocaron juntos “Mi refugio”, presentada como “Nuestro refugio”. Luego se esconde Fernando de nuevo y se queda Nacho solo en el escenario, y le toca el turno de interpretar canciones propias: una inédita, una versión de LEONARD COHEN, y “En el jardín de la duermevela”. A mí me recordaba bastante a JOAQUÍN SABINA, ya lo digo, lo que pasa que como es NACHO VEGAS, pues lo mismo me crucifican. Y bien, vuelven los SURFIN´ BICHOS, con “El crujido del cangrejo”, y luego otra vez Nacho solo con “El ángel simón”. También salió Isabel, la mujer de Fernando, para cantar una canción de su grupo IS, y terminaron con “Fuerte” de los SURFIN´ BICHOS, un gran colofón para una de las mejores actuaciones del fin de semana. Salimos fuera y estaba sobre el escenario el interesante dúo BERG SANS NIPPLE, llenos de cachivaches electrónicos, sintetizadores, samplers, secuenciadores,… y una batería. Los dos componentes de XIU XIU permanecían atentos entre el público. La verdad es que su propuesta también fue una de las mejores del fin de semana.

    Aunque en la sala Mac actuaba EDISON WOODS, preferimos marchar al Pueblo Español, porque los RAVEONETTES estaban a punto de empezar, y ya me los había perdido en Benicásim. Al entrar cruzamos el escenario “Rockdelux”, donde estaba tocando RUPER ORDORIKA, que a poca gente interesaba pero todo el mundo veía, porque pillaba de paso para llegar al escenario principal.

The Raveonettes

The Raveonettes

    Así, en el escenario grande salieron cuando aún no había anochecido, el dúo danés bien arropado en formato banda. Cayeron los singles, claro está, alguna más, y hasta una versión del “C’mon everybody” de EDDIE COCHRAN, y otra de JESUS & MARY CHAIN. Y es que son una perfecta mezcla entre estas dos tendencias, el rock´n´roll de los 50 y el sonido fuzz de los J&MC. A continuación era el turno de la gran revelación del rock británico, los jovencísimos FRANZ FERDINAND, desde Glasgow, que presentaban los temas de su único disco hasta el momento, y aunque aún no he tenido la oportunidad de hacerme con el disco, no tardará en caer, debido a la gran calidad de las canciones que escuché, interpretadas con bastante acierto. Eran temas rock de guitarras que a veces incluían teclados ochenteros que nos hacían bailar.

    Al terminar volví rápidamente al escenario “Rockdelux” para ver a uno de mis numerosos ídolos de la época de instituto, a LLOYD COLE, sin los COMMOTIONS, él solo con una guitarra acústica, y haciendo un repaso de lo más laureado de su discografía. Ya cuando llegaba sonaba la preciosa melodía de “Are you ready to be heartbroken?”. La verdad que para ser él solo con su acústica estuvo bastante bien. Y si no, preguntadle a Miqui Puig, que estaba cerca mía flipando con la actuación del líder de los COMMOTIONS.

Lloyd Cole

Lloyd Cole

En el intercambio de grupo a grupo subimos un momento a ver a MUDHONEY, pero no me decían nada, eran clásico sonido rock lineal, sin nada que me llamara la atención, así que bajé enseguida para ver a BENJAMIN BIOLAY. No había oído nada de él antes, y además, no soy muy fan que digamos de los sonidos franceses en plan DOMINIQUE A, MICHEL HOULLEBECQ, etc… así que quizás erróneamente tiendo a meterlos todos en el mismo saco, pero con éste me equivoqué, iba en plan más GAINSBOURG, y sus canciones me gustaron, aunque el sonido no era bueno, y podía llegar a hacerse monótono el concierto.

    El cuerpo pedía más, y enseguida el festival nos lo dio, con JAMES CHANCE & THE CONTORTIONS. Uno de los mejores conciertos del festival, uno de los grandes aciertos en el cartel, y que casi nadie se esperaba, ni tan siquiera conocía. Uno de esos grupos antiguos, pilar de la no wave neoyorquina, liderados por el James Brown blanco, y que supuso en su momento el nacimiento del punk-funk junto a THE CONTORTIONS y THE BLACKS. Buenas dosis de funk, punk y jazz para hacernos vibrar y no parar de bailar, con un impresionante James Chance que a veces se sentaba al piano, otras veces cogía el saxo, y otras simplemente el micro, pero que no decayó en ningún momento, y todo ello, saliendo al escenario con traje y chaqueta (y pajarita), con una gran puesta en escena.

James Chance & The Contortions

James Chance & The Contortions

    Pena me daba, y este es uno de los inevitables puntos fatídicos del festival, cuando te coinciden dos propuestas de gran calidad al mismo tiempo y en diferentes escenarios, pero había que marcharse a ver a WILCO, que tenía muchas ganas, además de ser la primera actuación en nuestro país del grupo americano. Así que disfrutamos una media hora aproxidamente de JAMES CHANCE & THE CONTORTIONS, y enseguida marchamos al grande para ver a WILCO, que estaba sonando arrollador. El sonido era muy bueno, y la banda tocaba perfecta. Y Jeff Tweddy estaba inspiradísimo. Un lujo de concierto, una verdadera pasada, tanto para amantes del pop, del rock, como del country alternativo. Hicieron un repaso a sus cinco álbumes. Fue también uno de los momentos del festival, aunque no lo vi entero, ya que si a veces la mala suerte te hace coincidir dos conciertos sublimes, lo más difícil ya se estaba dando, y era hacer coincidir a 3 de los grupos que más me interesaban: WILCO estaban tocando en el grande, THE FALL en el “Rockdelux” y ELECTRELANE en el “Nasti”. Me decidí por dos de ellos, y descarté a ELECTRELANE, ya que al grupo de Brighton les podría ver más tarde en Benicásim.

    Así, tras WILCO, bajé rápidamente a ver a THE FALL, que era uno de los grupos que más me apetecía de todo el festival. Qué ganas de ver de nuevo al legendario Mark E. Smith, que salió con traje y chaqueta, y con cara de mala hostia (la que tiene), y se ve que no estaba muy agusto en el escenario, ni con el sonido, ni con la banda,… Tenía una especial obsesión con los micros. No le gustaba cómo sonaba el suyo. Cogía otro que había por el escenario. O cogía los dos y los ponía juntos. No paraba de moverse, inquieto, quizás más por el alcohol (a saber lo que llevaría en el cuerpo…) que por estar pasándoselo bien,… y se le notaba intranquilo, cabreado, pero así es él: recitando en vez de cantar, moviéndose por todo el escenario como buscando el sitio donde encontrarse a gusto. Cogía folios con anotaciones y las leía. De vez en cuando, le daba por joderle el ampli al bajista, moviendo los cables, o sacando y metiendo la clavija. Se tiró todo el concierto con cara de asco. Pero eso gustaba… porque es él. Lo que no esperábamos es que el concierto fuera a durar poco más de una rácana media hora, y así fue. Cuando ya se hartó, se fue del escenario sin despedirse y ahí se acabó todo. ¿Era coña? ¿Iba en serio? Más bien creo que ni se podía tener en pie. Pensaba que volvería a salir, pero nada de nada, quién quiera ver a THE FALL ya sabe a qué se atiene. El concierto había terminado sin una despedida y sin palabras de agradecimiento al público ni nada de eso. Mark E. Smith sólo hay uno, y demostró que no había cambiado, que sigue siendo el mismo. ¿El repertorio? el que le dio la gana… Al final parece que te quedas con una sensación de que te está tomando el pelo, pero que sin embargo te deja buen sabor de boca, eres incapaz de irte del escenario a mitad de actuación. Sin hacer nada, Mark es capaz de mantenerte enganchado a su actuación el tiempo que quiera, que esta vez fue poco más de 30 minutos.

The Fall

The Fall

    Y por fin era la hora de los PIXIES. El escenario, de dimensiones de estadio como ya hemos dicho, se quedó pequeño para la gran cantidad de gente que había peregrinado esa noche hacia el Pueblo Español para ver uno de los grupos más significativos de la historia. Era difícil coger sitio hasta por las zonas más lejanas del escenario… pero nadie quería perdérselo. No se sabía a priori si iban a defraudar o si aún estaban en forma y nos iban a ofrecer un concierto de ensueño, y al final fue por suerte, esto segundo. Después de 13 años, había quién decía que se habían reunido por motivos económicos, pero qué más da la razón de la reunión si al final cumplieron, y con creces, que es lo que importa, y es que los fans, aquellos que nunca habíamos visto a los de Boston en directo, sólo queríamos que encima del escenario lo dieran todo, y lo hicieran bien. Y vaya que si lo hicieron. Jugaron a acertar, y claro, cayeron todos los hits: “Monkey gone to heaven”, “Here comes your man”, “Debaser”, “Velouria”, “Vamos”, “Wave of Mutilation”, “Tame”, “Where´s my mind”, vamos, que cayó lo mejor de casi todos sus discos. La verdad que aunque con unos kilitos de más, sobre todo, Kim Deal y Frank Black (aunque éste último ya lo sabíamos), aún conservan su voz, y esa fuerza y actitud en las canciones. Kim Deal no paraba de sonreír durante todo el concierto, quizás emocionada o quizás es que le dejaron las cervezas demasiado cerca en el backstage… Por supuesto que salieron a hacer bises, y además, el concierto duró bastante, más de hora y media, lo que se agradece aún más. Ojalá no sea la última vez que los veamos juntos! Y después… a dormir mientras comentábamos lo impresionantes que habían estado los PIXIES.

Pixies

Pixies

   Sábado, 29 de Mayo.
Ya al día siguiente, el sábado, madrugamos de nuevo para intentar llegar a ver los primeros, que eran TRIGGER, un dúo electrónico en el que está Roberto, de GALÁCTICA. Llegamos hacia la última canción, y más o menos nos pudimos hacer una idea de cómo sonaron, escupiendo arrebatos punk sobre bases electrónicas. No nos los perderemos la próxima vez. Hacía un calor infernal, más incluso que el día anterior. Este día no fui tanto de un escenario a otro en el Mercado de las Flores, y pasamos la mañana en el escenario Feria, y la tarde en la sala Mac.

    Tras TRIGGER, les tocó al turno a los granadinos LORI MEYERS, con disco recién estrenado, y con buenas canciones, aunque una voz que debe mucho a la de J. Depués de este concierto me tuve que marchar a una entrevista con Joel, de HIDDEN CAMERAS, por lo que regresé, ya comido, a la actuación de MATT ELLIOT. La verdad que apenas había oído nada de sus proyectos anteriores, ni de él en solitario, pero esta es la magia de los festivales, descubrir grupos nuevos que si no es de esta forma, es muy difícil que pudieras verlos en directo. Me dio rabia perderme a SERPENTINA, aunque les veré en el Contempopranea. Y también a los que tocaron hasta esa hora en ambos escenarios. Así me perdí pues a SCALDE y a SONGSTORE.

    Una vez de vuelta, ya no salí del escenario Mac, y allí flipé con la actuación de MATT ELLIOT, el que fuera líder de THIRD EYE FOUNDATION, y es que vino acompañado de un colega, que le ayudaba con la batería, mientras que Matt se ocupaba de las guitarras y de las programaciones. Tuvieron algunos problemas de sonido, pero se les perdona. Matt se dedicó en gran parte de la actuación a jugar con los loops, iba grabando unos loops en directo, y luego los dejaba sonar, y seguía grabando más capas encima, algo así como lo que habían hecho ANGIL el día anterior con el saxo. También iba superponiendo voces. Se podía volver algo repetitivo, pero verlo hacer todo eso en directo era emocionante y entretenido.

    Luego venía ASTRUD, y pasó lo mismo que con ALFARO & VEGAS el día anterior, que se llenó la sala Mac. Y como ASTRUD siempre sorprenden, aquí no venían a hacer un concierto habitual, sino a presentarnos la banda sonora del corto “Un mystique determinado”, un film de Carles Congost que versa sobre un futbolista que quiere dejarse todo para hacerse video-artista. La banda sonora es de ASTRUD. Salió Genís y dijo que como seguramente no habíamos visto el corto, que lo iban a proyectar, así que lo pusieron, y el público no paraba de reírse. A continuación salieron Genís y Manolo y nos interpretaron en directo los temas de la peli, temas divertidos de estribillo contagioso cuya letra te aprendías durante la proyección. Una pasada de actuación, y algo distinto que nos ofrecieron aquella tarde Genís y Manolo, sobrados de talento e imaginación, como nos tienen acostumbrados.

Astrud

Astrud

    Después nos quedamos para la actuación de XIU XIU. En el Pueblo Español había una actuación tempranera que nos interesaba, la de LADYBUG TRANSISTOR, pero estaba intrigado por cómo sonarían XIU XIU, y la verdad que no decepcionaron. Eran un dúo americano formado por James Stewart, a la guitarra y voces, y una chica, Caralee, al armonio y programaciones. Lo más curioso era el sonido del armonio, y la fusión de esos sonidos, la electrónica, y los arrebatos de punk visceral de James. Un directo entretenido, pero que hacia su final abandonamos para ir directamente al Pueblo Español. Así, nos perdimos la actuación de MATMOS, que iban después de XIU XIU, y la de todos los grupos de la tarde en el escenario Feria.

    Una vez en el Pueblo Español, nos apresuramos al escenario Nasti a ver a LADYBUG TRANSISTOR, pero llegamos justo cuando habían terminado. Hicimos tiempo antes de que empezara CHUCHO en el grande, y mientras tanto, entramos en el concierto de DEVENDRA BANHART, un hippie con barba y camiseta de tirantes, que con su guitarra española, me hizo vibrar con canciones de muy alto nivel.

0529daven01

Devendra Banhart

    Luego fui ya hacia el escenario grande, que este día abriría CHUCHO, que ya repetía en este mismo festival, habiendo tocado el día anterior con Nacho Vegas en formato acústico. Aquí presentaba CHUCHO, “Koniec”, su recién estrenado trabajo, que aún no he tenido tiempo de oírlo, pero que seguro que se trata de un buen disco. Guitarras, teclados, armonías vocales,… Sonó “Magic”, y hasta se acordaron de su gran primer disco, “78”, del que rescataron algún tema. Luego me quedé a ver a LIARS, pensando que no me iban a gustar, aunque no estaban tan mal como lo que había oído por la radio, al menos resultaban distintos. No me compraría ningún disco, pero en directo te encontrabas con un tipo larguilucho cagándose en todo, y moviéndose de un lado a otro, y con unas pintas y una puesta en escena más propia de un Festimad que de este festival. No bajaba al otro escenario porque a JULIE DELPY me la compararon con CARLA BRUNI, que tampoco me llama la atención, la típica modelito que se pone a cantar. Luego iba DOMINIQUE A, que tampoco me llama la atención, así que no había muchas más opciones.

    Tras LIARS, y antes de que se subieran ELBOW al escenario grande, bajé un rato al escenario “Rockdelux” a pillar algo de (SMOG). Bill Callahan se hacía acompañar de una chica al bajo, y de un batería, y bueno… quizás no era el recinto más apropiado para su música. Incluso por momentos se hacía largo y aburrido.

Smog

Smog

Enseguida subí de nuevo arriba a ver a ELBOW. La última vez que les vi me resultaron aburridos, pero aquí me dieron la sensación contraria. Sonaron muy bien, muy conjuntados, y con un sonido tan bueno como el de WILCO la noche anterior. Guy Gurvey y los suyos nos deleitaron con los singles de su primer álbum, y también los que se han extraído de su segundo disco. El repertorio estuvo bastantem bien, la verdad. Y apenas cogió la acústica, que es cuando empieza a ponerse pesado. Sonaron grandes y emocionantes. Y el sonido afortunadamente les acompañó. No pude quedarme el concierto entero ya que no quería perderme ni una canción de THE HIDDEN CAMERAS, uno de los grupos por los que había ido al festival, así que rápidamente bajé al escenario “Rockdelux”, y allí subieron casi una decena de componentes de este grupo canadiense, cuyo sonido lo podemos situar BELLE & SEBASTIAN y POLYPHONIC SPREE, con más de los primeros que de los segundos. Suenan pop, son divertidos en directo, tienen grandes canciones, y no se limitaron a su álbum de debut, haciendo sonar “Ban marriage”, etc… sino que también presentaron canciones nuevas, de su segundo álbum, que estaba a punto de publicarse. Pero lo malo estaba en el sonido, nefasto en ocasiones, y que estropeó una de las posibles actuaciones memorables del festival. Y es que cuando el sonido no acompaña, es muy difícil disfrutar un concierto a tope, y que logre emocionarte. Y mira que el repertorio, la entrega del grupo, su actitud, etc… estuvo maravillosa, pero el sonido impedía disfrutar al máximo este concierto.

The Hidden Cameras

The Hidden Cameras

    Y bueno, poco a poco se iba yendo la gente hacia el grande, a coger sitio para PJ HARVEY,  que fue el único concierto del grande que no vi, aunque debía andar por allí casi todo el mundo,  puesto que después de la actuación de THE HIDDEN CAMERAS, no había mucha gente por el resto de escenarios. No me gusta mucho PJ HARVEY, así que preferí visitar el escenario “Cd Drome”, al cuál no había ido aún. Y fue también casualidad verme por allí cerca a James Chance, que parece que aún no se había quitado el traje del día anterior, y que iba preguntando cómo se iba al escenario “Cd Drome”, y es que el programa ponía que allí tocaba en ese momento JASON FORREST / DONNA SUMMER, y fue uno de los que cayó en la trampa, al igual que yo, que también me creía que vería en directo allí a la diva de la música disco de los 80, y encima con poquita gente, ya que estaba todo el mundo en PJ HARVEY, pero en realidad se trataba de un sobrenombre del Dj de Nueva Jersey, un excéntrico personaje pinchando música disco ante 30 o 40 personas que había en este pequeño escenario.

    Tras la actuación de 12 TWELVE, que me hubiera gustado disfrutar, pero que no pude porque necesitaba un pequeño descanso, me quedé a ver a THE DIVINE COMEDY, que se presentaban en formato de trío, con Neil Hannon a la guitarra y voz, su inseparable Talbot, como multi-instrumentista, y otro tipo más a los teclados. En realidad, pensaba que iba a ser un concierto más, pero no… fue el concierto del Primavera, el mejor de todos, incluso mejor que el de PIXIES. El sonido fue el mejor de todo el festival, junto con el de WILCO y ELBOW, y a pesar de ser sólo 3 sobre el escenario, la entrega y la actitud de Neil nos conquistó y nos emocionó durante todo el set. El repertorio era de lujo, el sonido de ensueño. Sonaron “Becoming more like alfie”, “Absent friends”, “Come home billy bird”,  “National express”, “Everybody knows (except you)”, “Tonight we fly”,… y para rematar, hasta bordaron una versión del “Do you realize?” de THE FLAMING LIPS. El público le pedía más, pero desde el lateral le decían que tenía que ir terminando, y parece ser que aún le quedaban varias canciones por tocar, así que le dijo a Talbot cuáles elegían para terminar… mientras tanto, la gente le seguía pidiendo más, pero dijo un “Sorry, but I don’t make the rules”, y piropeó a Barcelona como uno de sus lugares favoritos en todo el mundo, y es que se notaba que estaban agusto sobre el escenario, y que no querían bajarse… estaban disfrutando del incomparable marco que les ofrecía el emplazamiento del Primavera Sound, y disfrutando y haciendo disfrutar a todos los afortunados que elegimos ver esta actuación, y que nos quedamos hipnotizados por esa clase y elegancia que atesora Neil Hannon, y que nos logró transmitir un buen montón de maravillosas emociones.

    Y bien, fue terminar y subir al escenario grande a ver a PRIMAL SCREAM, que no cuajaron su mejor actuación. Bobby Gillespie se pasaba todo el rato corriendo de un lado al otro del escenario. Mani no se despegaba de los enormes amplificadores que tenía detrás, y el resto cumplía con creces, contando a la guitarra con Kevin Shields, el ex-MY BLOODY VALENTINE. A mí no sé si por el efecto post del concierto más bonito del festival, o el cansancio acumulado, pero esta vez fue la que menos me gustaron de todas las veces que les he visto. El sonido también hacía de lo suyo, ya que sonaba fatal, con exceso de volumen, y además, Bobby tenía la voz rota, y claro, convirtieron así por ejemplo mi favorita y envolvente “Burning wheel” en una sucia y saturada versión de ella misma, con la voz de Bobby hecha polvo, y con un sonido más cercano al rock clásico de los STONES que al sonido de joyas como “Vanishing Point” o “Screamadelica”. El repertorio contó con “Miss Lucifer”, “Rise”, “Kill all hippies”, “Kowalski”, “Long life”, “Rocks”, “City”, “Swastika eyes”,… y un largo etcétera, y hasta salieron a hacer un bis incluyendo “Jailbird” y “Medication”.

    Tras ellos, se cerraba el escenario grande por este año, y la gente se marchaba para repartirse por los distintos escenarios restantes. En el escenario “Rockdelux” tocaban las CHICKS ON SPEED, y allí nos quedamos, aunque luego nos dijeron que nos habíamos perdido una de las actuaciones  del festival en el escenario Nasti, la de !!!, una actuación salvaje en la que incluso su líder había potado en directo sobre el escenario en plena actuación. Las CHICKS ON SPEED salieron con llamativos vestidos de colores, y son sus bailes nos mantuvieron un rato más en el recinto a pesar del cansancio y de que al día siguiente volábamos temprano hacia Madrid para ver a PAUL McCARTNEY. Subió incluso un espontáneo al escenario, que se pegó unos bailes con ellas, a la vez que esquivaba al de seguridad que intentaba atraparle. Qué placer fue escuchar y bailar por fin su famoso “We don´t play guitars”. Y eso es todo por esta edición.

Los 6 mejores internacionales:
1. THE DIVINE COMEDY.
2. PIXIES.
3. ELBOW.
4. WILCO.
5. THE FALL.
6. JAMES CHANCE & THE CONTORTIONS.

Los 3 mejores nacionales:
1. ASTRUD.
2. LA BUENA VIDA.
3. SIBYL VANE.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *