INSPIRAL CARPETS. Manchester Apollo (Manchester – UK)

Inspirals5No había excusa, este año no había Purple, así que después de hablar con Álex para confirmármelo, reservé un ‘easyjet’ a Manchester para el puente de diciembre, y es que uno de mis grupos favoritos de las dos últimas décadas se reunían de nuevo para hacer 10 fechas en directo, todas ellas en el Reino Unido e Irlanda, así que no había más remedio que ir a verles allí, y como no les he visto nunca en directo, no podía perdérmelos esta vez.
Celebraban y presentaban un triple álbum de grandes éxitos (“Cool as”) que ha editado recientemente Mute.
El lugar, el majestuoso Manchester Apollo, todo un lujazo.
Los teloneros, PURESSENCE, unos mancunianos pesados y aburridos, casi más que TRAVIS, con canciones de esas sin estribillo ni gancho, que se hacían eternas. Podían haber puesto en su lugar alguna gran pantalla con el Barsa-Madrid en directo, mira que hacer coincidir estos dos acontecimientos tan importantes!! La primera vez que me lo pierdo. Menos mal que por fin ganamos en el Nou Camp…
Bueno, centrémonos en el concierto… El escenario, siguiendo la tradición del logo de la vaca, estaba adornado con 6 grandes botellas de leche “Cool as milk”, que colgaban del techo en el fondo, y luego había más botellas colocadas por todo el suelo. Salieron los cinco componentes de uno de los grupos más infravalorados del llamado madchester sound: Craig, Martyn, Graham, Clint y Tom, alguno de ellos con algún kilito de más con respecto a las imágenes que conocíamos, aunque conservándose bastante bien, en general.
Rompieron el hielo con “Real Thing”, a la que siguieron “Generations”, “Weakness” y la nueva composición “Come back tomorrow”,… luego ya arramblaron con todos sus hits, uno detrás de otro, por este orden: “She comes in the fall”, “Saturn 5”, “Two worlds collide”, “Uniform”, “I want you” (sin Mark E. Smith, qué lástima), “Move”,… para terminar con canciones menos esperadas como “Sackville”, “Directing traffic”, la inédita “Iron”, “Dragging me down” (ésta sí que me la esperaba), “Seeds of doubt” y “Out of time”… vamos, que hasta metieron canciones del cd de rarezas del triple recopilatorio, y es que junto con “96 tears”, pudimos escuchar canciones de la primerísima época, cuando sacaron su ep de debut, el Plaincrash EP, con otro cantante, canciones que aquí quedaron perfectamente plasmadas e interpretadas por Tom Hingley.
Graham, el guitarra y fundador del grupo, se mantenía en segundo plano, como controlando desde atrás que todo funcionara bien. Martyn, el bajista, hacía el papel contrario, se avalanzaba con sus provocativas pintas y actitudes hoolingans hacia el borde del escenario, y no paraba de moverse. Craig, el batería, y el más jovencito del grupo (y es que hay que decir que casi todos rondaban los 40), marcaba la excepcional e incansable pauta rítmica. Tom Hingley seguía manteniendo intacta su voz, dibujando las melodías a la perfección con ese toque bonachón a la vez que excéntrico.

Y Clint Boon, el más activo musicalmente todos estos años, nos maravillaba con ese peculiar sonido de su farfisa, y cuyos riffs nos hacían reconocer y disfrutar cada canción,…
Y bueno, abandonaron el escenario después de más de 15 temas, que no estaba mal, pero es que dejaban para los bises la sorpresa de la noche, además de su canción estrella quizás, ese himno llamado “This is how it feels”.
Comenzaron los bises con “Joe”, le siguió el “96 tears” de su ep de debut, y luego la versión del “Tainted love” de SOFT CELL, que sinceramente tampoco me esperaba, y siguieron con un “Commercial reign” en versión ‘extended’, y hacia su final se empezó a oír una voz, pero nadie del grupo cantaba, y no se sabía de donde venía, hasta que en un momento dado vimos que salía caminando lentamente desde una esquina del fondo del escenario un estropeado y envejecido Shaun Ryder, con micro en mano, uniendo el “Commecial reign” con el “24 hours party people”. El líder de los HAPPY MONDAYS era la sorpresa que nos tenían guardada los de Oldham. He de admitir que no le reconocí hasta que me lo dijeron, y es que menuda vida se ha tenido que pegar este personaje en la época madchester, y ahora seguramente se encuentre pagando toda esa vida de excesos; tenía el aspecto de un viejete con gafas de sol, y que casi no se podía mover, pero que aún sacaba fuerzas para cantar no sólo el gran temazo de los HAPPY MONDAYS, sino también el “This is how it feels”, tema con el que los
INSPIRALS cerraron una magnífica e inolvidable noche. El final del concierto se convirtió desde “Commercial reign” en un remix donde aparte del “24 hours party people”, Shaun entreunía frases de estribillos famosos de canciones célebres de los ROLLING STONES, DOORS, y de otros,… hasta enlazar finalmente con el riff de teclado de “This is how it feels”.
La verdad que se trató de un concierto y a la postre un recuerdo imborrable; nunca podía pensar que iba a poder escuchar en directo esas canciones que me han emocionado tanto, y con ese gran estado de forma física y anímica en el que se encontraba el grupo. Y es que además del gran talento que tienen a la hora de escribir canciones tan bellas,  tienen ese punto agradecido y cercano con el público, que te hace soltar hasta alguna carcajada de vez en cuando, como el momento en el que salió un roadie al escenario a mover un cable o algo, y Clint lo presentó mientras se marchaba como: “this is the new Noel Gallagher”, o cuando Tom decidió bajarse del escenario y dirigirse a las primeras filas, para cantar entre el público, y dejar el micro también a los fans que abarrotaban el impresionante teatro.
El concierto se hizo corto, no hace falta decirlo, y fue quizás el mejor concierto del año, con el permiso de los DELGADOS y SUEDE en Benicásim, o con el de LA BUENA VIDA en el Contempopranea o en el Lemon Pop.
Debería haber cerrado la crónica en este punto, sobre todo, para dejar un buen sabor de boca, pero voy a contar lo que ocurrió después. Y es que el buenazo y detallista de Clint Boon nos había invitado a una fiesta privada que el grupo organizaba tras el concierto en la parte de arriba de la sala. Nosotros íbamos obsesionados con esa fiesta. Pensamos que sería la guinda perfecta para una noche excepcional e inolvidable, el momento idóneo para conocer y charlar con los cinco miembros. Nos imaginábamos barra libre a tutiplén y famosos por todas partes, como Noel Gallagher de OASIS (roadie de la banda hace unos 12 años), Ian Brown de los STONE ROSES (amigo de Clint en la época madchester), etc… nos imaginábamos todo un fiestón, pero… fue más bien todo lo contrario… un montón de gente aburrida que no conocíamos. Del grupo sólo estaba Clint Boon en la fiesta, y se tuvo que marchar enseguida porque pinchaba en South; y encima, la barra ni siquiera era libre, sino que había que pagar a un precio desorbitado cada pinta de cerveza. Y de famosetes, hurgando hurgando vimos como mucho, y únicamente, a John, de I AM KLOOT. Vamos, que si hago yo con mi grupo una fiesta privada después de reunirme tras 10 años, y en mi ciudad, y sólo para los amigos, ahí no falta alcohol para nadie (gratis, por supuesto), y otras cosas… así que visto lo visto, cuando el amigo Clint Boon se fue a pinchar, nos fuimos tras él…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *