WINTERCASE 2002. Varias ciudades (Diciembre de 2002)

En Diciembre del 2002 tenía lugar una inicitaiva muy curiosa por parte de la promotora Sinnamon, y desconocida por estos lares, sobre todo, cuando se cuenta con la magnitud de los mejores grupos de la escena indepediente. Se trata de un festival itinerante con grupos de primera división del indie internacional (THE FLAMING LIPS, ST ETIENNE, THE DELGADOS, DEATH IN VEGAS, LA BUENA VIDA,…) que girarían por 4 ciudades españolas a mediados de diciembre. Las ciudades elegidas son Barcelona, Madrid, Valencia y Vitoria. Madrid contaba con un día menos que el resto de ciudades, además de con otros hándicaps como un inesperado cambio de sala a última hora, y sin poder ver a grupos como THE DELGADOS o DAVID KITT. Así que asistimos a los 4 días de Madrid, pero aprovechamos el parón del fin de semana para desplazarnos a Valencia, donde acudiríamos a la sesión que nos faltaba.

El Wintercase comienza con algunas bajas el jueves 12 de Diciembre, y es que ese día era la fiesta de presentación en Barcelona, y el plato fuerte, que era FATBOY SLIM, se cayó a última hora. En Madrid pasó lo mismo ese día con DOT ALLISON, que se caería del cartel de las 4 ciudades.

Pues eso, que con un cambio de sala a última hora, lo que hizo que mucha gente no se enterara del cambio, empezó el Wintercase en la sala Pachá. Los de Macumba deben ser de los que les interesa sólo la pasta, y a última hora dejaron tirados a la promotora. Eso sí, el cambio fue a mejor, al menos en el sonido, que es, a la postre, lo que importa. Con la baja de última hora de DOT ALLISON, el comienzo de los conciertos se retrasaría un poco más de media hora, y aún así, al pobre ÁLEX TORÍO, encargado de abrir el Wintercase en Madrid, no lo verían más de 30 personas. Después ya entrando algo más de gente, le tocaría el turno a CLEARLAKE. Eran uno de mis favoritos, aunque sigo quedándome con sus canciones en disco, y es que aún les falta currar se un buen directo arrollador como sus discos. Vinieron a presentar canciones nuevas, de su próximo álbum, por lo que de esa maravilla que es “Lido” sólo tocaron “Sunday Evening”, con la que comenzaron su set, y “Winterlight”, con la que cerraron su actuación. En medio presentaban sus nuevas canciones, que la verdad, prometen bastante, con esa especie de psicodelia de buen rollo y melodías encantadas y multicolor.

Clearlake

Clearlake

La gente iba entrando para ver uno de los mejores espectáculos del Wintercase: DEATH IN VEGAS. Con una sala llena, Tim Holmes y Richard Fearless ejercían de líderes discretos pero eficientes detrás de sus cachivaches, en la parte de atrás del escenario, dejando el protagonismo para el resto del grupo: bajista, dos guitarras,… y un contundente y espectacular batería, todo ello acompañado de programaciones, y un sonido y una puesta en escena perfectos, demostrando, aunque no sean los primeros, que electrónica y rock no están reñidos, y que se puede bailar hasta la extenuación disfrutando de una espectacular formación en directo. Venían a presentar su último álbum, “Scorpio Rising”, aunque con las voces de los colaboradores sampleadas. Uff! cómo hubiera molado la aparición en escena de Dot Allison!! La mayoría del repertorio se nutría de su anterior álbum, ‘The Contino Sessions’. Y encima, no fueron nada tacaños y nos regalaron dos horas de concierto!! saliendo un par de veces a hacer los obligados y solicitados bises. Así el primer día de Wintercase acababa con un excelente sabor de boca.

Aprovechando que la siguiente cita era el lunes 16, y que los madrileños estábamos castigados con un día menos de Wintercase, como no quería perderme por nada del mundo a THE DELGADOS, el sábado viajamos a Valencia, para presenciar a VOLOVAN, THE DELGADOS, DAVID KITT y LA BUENA VIDA. Esta jornada (y las venideras) me servirían para confirmar lo siguiente. La gente no se traga todas las actuaciones, y no está acostumbrada a ir a las 8 a conciertos, por lo que muy poquita gente había asistido a ALEX TORÍO y CLEARLAKE el jueves, y el sábado no es que hubiera mucha gente (y eso que era sábado!!) en VOLOVAN y THE DELGADOS. El lunes pasaría lo mismo con HEIKE y BUDAPEST. El martes ídem con IMPERIAL TEEN, y el miércoles con BLUE STATES. Vamos, que los grupos que abrían cada día estaban condenados presenciar salas con poquita gente. Lo bueno que tiene esto es que si te ponen a DELGADOS tan temprano, los puedes ver en primera fila sin problema de codazos ni hacinamiento. Aunque aún no me explico por qué DELGADOS tocarían antes que DAVID KITT. También me alegro que pusieran a LA BUENA VIDA como cabezas de cartel, y que el público responda entusiasmado. Ya por fin empezamos a valorar lo que tenemos aquí, y darnos cuenta de que no es oro todo lo que reluce del exterior. Pues eso, en Valencia, en la sala Roxy, comienzan los mexicanos VOLOVAN, con un gran repertorio de vitalis tas canciones de pop de guitarras de toda la vida, y regalándonos una preciosa versión del “Ni tú ni nadie” de ALASKA Y DINARAMA. Los escoceses THE DELGADOS no estaban muy contentos con el técnico de sonido, aunque daba igual, sólo escuchar esas magistrales canciones de su último disco “Hate” ya era suficiente. Venían todos, sección de cuerda incluida, y con una Emma encantadora y un Steward inspirado, aunque esta vez le faltó la botella de tinto. El set se hizo cortísimo. Fueron sólo 8 canciones, seis del nuevo y “No Danger” y “13th Gliding” del anterior, ese fabuloso “The Great Eastern”. Impresionantes, emocionantes, conmovedores como pocos!!! de lo mejor del festival. Luego DAVID KITT no lo pudimos disfrutar apenas por culpa del anti-técnico de sonido, más pendiente de pegarse el lote con su supuesta novia que del escenario. Tuvieron multitud de problemas de sonidos los irlandeses, que acabaron desquiciados con el técnico. Fue una lástima. Y para cerrar, LA BUENA VIDA, con un concierto apoteósico, aunque me confesaron que la noche anterior en Madrid había sido mejor aún. Presentaron algunas canciones nuevas, realmente maravillosas. Salieron a hacer los obligados bises después de ver a una sala totalmente llena y entregada con uno de los mejores grupos que tenemos en nuestro país.

La Buena Vida

La Buena Vida

El lunes ya seguía el Wintercase en Madrid, otra vez en Pachá, así que a disfrutar otra vez del buen sonido de esta sala. Qué lástima que no se aproveche para hacer más conciertos durante el resto del año! Abrían los barceloneses HEIKE, casi con puntualidad, y con una sala prácticamente vacía, supongo que por la hora y el hecho de ser “lunes”. Su estilo era difícil de encasillar aunque sí que tenía que ver con el sonido de grupos del sello Bella Union, como COCTEAU TWINS, quizás por haber sido producidos por Simon Raymonde. Luego le seguirían los británicos BUDAPEST, con una gran puesta en escena, en cuanto a estética y poco más, claro, ya que eran jovencillos e iban de guapines, pero faltos de lo más importante en esto, o sea, de canciones. Y es que querían aproximarse a COLDPLAY, pero se quedaban a bastante distancia. No eran más que una aburrida y anodina versión de éstos. Luego tenía curiosidad por escuchar a ALPINESTARS. No los había oído aún, y me dijeron que eran rollo electrónico, por lo que no me gustarían mucho a priori, pero luego resultó ser la actuación del lunes. Impresionantes!! con guitarras, bajo,… con toda una banda sobre el escenario, tenían su punto electro pero también su punto guitarrero y macarra que se agradecía. Por momentos me recordaron a los PRIMAL SCREAM del “Vanishing Point”. Qué gozada de concierto! Me dieron muy buen rollo. “77 sunset Strip” es todo un hit! Otro ejemplo de maravillosa simbiosis entre electrónica y pop de guitarras.

Alpinestars

Alpinestars

Y por último SAINT ETIENNE, que venían a presentarnos las canciones de su último disco, “Finisterre”, con una Sarah Cracknell más protagonista que nunca. Ya se acabaron los buenos tiempos de las coristas, batería, etc… y aquí vimos una puesta en escena distinta, mucho más electrónica y monótona, si bien las proyecciones se agradecían, pero en el fondo estaban el resto con las máquinas, en un segundo plano, dejando a la encantadora Sarah sola en el escenario, aunque ella sola se basta. No se limitaron a presentar el último álbum, repasando viejos hits de anteriores, y regalándonos una preciosa versión del “Hand In Glove” de THE SMITHS, en los bises.

El martes era el otro gran día esperado, con esa gran expectación por ver por primera vez a THE FLAMING LIPS en una sala, y no en un festival. La sala para este día era Arena, al igual que al día siguiente, una sala que no suele gozar de buen sonido. Empezaron IMPERIAL TEEN, de los que conocía sólo un viejo tema, “You´re the one”, y fueron un subidón impresionante. Daban muy buen rollo los de San Francisco. Con un último álbum maravilloso, y con un montón de buenas canciones, nos hicieron vibrar y comenzar de la mejor manera una de las mejores noches. En sus filas había componentes de FAITH NO MORE, y también la batería de HOLE. Me encantaron!! Luego iría el bajón, y mira que soy optimista y veo todos los grupos por primera vez con buenos ojos, queriendo que me guste todo lo que veo e intentar disfrutarlos al máximo, pero con THE CZARS era imposible, y eso que las referencias que tenía eran buenas. Sí, vale, que el cantante tenía una gran voz profunda y maravillosa, pero a mí me aburría y me bajaba el estado del ánimo que lo tenía altísimo por el pedazo de concierto que había visto unos minutos antes, y que me había puesto las pilas. Se me hacían pesados, monótonos e interminables. Estaba deseando que terminaran. Esas piezas de folk aburrido se me hacían larguísimas. Ya no podía más. Necesitaba ver a los FLAMING LIPS, y vaya concierto que hicieron los de OKLAHOMA CITY, increíble!! Comenzaron ellos mismos colocando toda la parafernalia en el escenario, con un Wayne que era saludado enfervorizadamente por el público que llenaba la sala, incluso antes de epezar su espectáculo. Y comenzaron. Wayne Coyne, Steven Drozd y Michael Ivins venían a presentar su último trabajo, ‘Yoshimi Battles The Pink Robots’, ante una sala llena rendida ante los encantos de la peculiar banda americana. La puesta en escena era impecable: esa batería sin timbales que destilaba sonido Fridmann por todas partes, esas guitarras y teclados maravillosos, un Michael Ivins casi siempre sentado, un par de animadores disfrazados, uno de rana y el otro de conejo, como en el vídeo de “Do You Realize?”. Mucho confetti, globos gigantescos, ese gong, focos blancos, humo, y un carismático Wayne Coyne inspirado como nunca, montando su particular show y haciéndonos a todos partícipes de él, con esas acostumbradas proyecciones en las que a veces se ve a él sangrando, o hablando con una marioneta de monja. Aquí Wayne trataba de hacer el espectáculo más interactivo y partícipe que nunca. Gozaba de traducción simultánea improvisada entre canción y canción con gente del público, y hasta se enteró de que era el cumpleaños de una chica, e invitó a toda la audiencia a cantarle el “cumpleaños feliz”. La filosofía de Wayne era realmente bonita y maravillosa, muy cercana a los principios del “carpe diem”. Decía que habían venido de muy lejos como para dejar pasar ese momento. Quería que la gente disfrutara, se lo pasara tan bien como ellos se lo estaban pasando sobre el escenario, convertir el concierto en una gran fiesta, en un mágico viaje lisérgico, y que fuera real!!! Como decían que les achacaban de un sonido entre RADIOHEAD y PINK FLOYD, hicieron una canción de cada uno de estos. Y de PINK FLOYD no me esperaba ese pedazo de versión impecable del “Lucifer Sam” del primer disco, cuando aún estaba Syd Barrett, cómo no. Tocaron algunas del último álbum, aunque les faltó dos canciones emocionantes como “It´s summertime” o “are you a hypnotist?”. También se acordaron de su no muy lejano “The Soft Bulletin”, e incluso tocaron “She don´t use jelly”!!! Quería disfrutar de cada segundo del concierto. Era una sensación de alegría indescriptible. Estaba presenciando no el mejor concierto del Wintercase, sino el mejor concierto de todo el año, y eso que venía cansado de un largo día de trabajo, y no ingerí ninguna sustancia que me hiciera posiblemente disfrutar mucho más del concierto. Aún así, todas mis células se estremecían, sucumbían ante el encanto y la psicodelia apocalíptica de los FLAMING LIPS. Emocionantes ante límites insospechados. Derrochaban amor y un montón más de innumerables e indescriptibles sensaciones. Realmente estremecedores. Salieron a hacer bises, por supuesto, y terminaron con un “Merry Christmas”. Un 10.

The Flaming Lips

The Flaming Lips

Ya el miércoles se presentaba como el día más flojo, con la caída de cartel de DAS POP, que no llegaron a Madrid a tiempo de su actuación. Así sólo había dos actuaciones ese día. Y aún teníamos las neuronas con esa dulce resaca que nos dejó el concierto de los FLAMING LIPS la mágica noche anterior. Primero salieron al escenario BLUE STATES, con bonitos trasfondos musicales que evocaban ambientes de paisajes verdes y montañosos. Me gustaban más en sus momentos más instrumentales que cuando aparecía la voz, y que me hacían viajar por senderos y países desconocidos. Casi new-age, pero encantadores. Luego le tocaba el turno a los cabezas de cartel del miércoles, GROOVE ARMADA. Un set para bailar, cómo no, pero de repertorio agridulce. De agrio los temas cantados y de corte más hip-hop, que se me hacían pesados y evidentes. Eso sí, los instrumentales, de corte más puramente electrónico, sí que merecían más la pena.

Y aquí acababa una maravillosa iniciativa que ojalá tenga continuidad, ya que la calidad de las propuestas era altísima. Y las que no, se convertían en sorpresas por descubrir. Una apuesta más por la mejor música independiente. Y eso que en Madrid nos perdimos a ELF POWER, STARSAILOR, THE DELGADOS (yo no ;-), etc… Ánimo y a repetir!!

Los mejores:
1. THE FLAMING LIPS.
2. THE DELGADOS.
3. DEATH IN VEGAS.
4. CLEARLAKE.
5. LA BUENA VIDA.
6. IMPERIAL TEEN.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *