THE DIVINE COMEDY

Divine-titleENTREVISTA CON NEIL HANNON:

Todavía no se sabía nada de la separación de DIVINE COMEDY, pero quizás la idea ya estaba en el aire. Así se explica ahora la gira acústica que desarrollaron solos Ivor Talbot y él. En aquel momento (finales de 2001), Neil Hannon, en entrevista telefónica, aducía que la verdadera razón de aquel tour era que en países como España o Italia no vendían los suficientes discos como para que fuera rentable traer a la banda entera. Sin saberlo, aquellos fueron los últimos conciertos y, para mí, la primera y última entrevista con Neil como miembro de DIVINE COMEDY. Vista ahora, con ese tono en pasado, el olor a despedida parecía ya evidente a pesar de la inconsciencia con la que yo lo percibía en aquel momento.

EPA: -Creo que muchos de vuestros fans se han mostrado defraudados por los cambios de vuestro sonido en “Regeneration”.

Neil: -Bienvenidos si no les gusta. Nosotros pensamos que estábamos haciendo lo correcto. Llegamos a un punto en el que estábamos haciendo lo que queríamos, investigar otras áreas. Al principio de enfocar el disco no sabíamos cómo queríamos sonar, pero lo fuimos encontrando. Estábamos hartos de la orquestación y todas esas cosas, pero creo que todavía sigue siendo un disco muy DIVINE COMEDY, mantiene sus elementos característicos.

EPA: Sí. Eso está claro.

Neil: -Oh, gracias, creo que podemos ser muy buenos amigos.

EPA: -¿Y no vais a salir de traje nunca más?

Neil: -No, hace mucho tiempo que los perdimos, como un par de años. No volveremos a ello, de ninguna manera.

EPA: -Cuando hicísteis “Casanova” había muy poca gente dentro del pop que utilizase ese tipo de arreglos orquestales. Ahora, sin embargo, se ha convertido en algo bastante habitual. ¿Crees que DIVINE COMEDY ha sido una banda infuyente en ese aspecto?

Neil: -¿Banda influyente? Eso sería muy halagador. No lo sé. Puedo ver algunas similitudes con Robbie Williams, en el modo en el que lo usa, pero no creo que veamos ninguna reverberación en la industria musical, aunque nos gustaría (ríe). Hay un montón de elementos que utilizaron BLUR, por ejemplo. Odio decir que les hayamos influído, pero sé que nos escuchaban. Probablemente le hayamos dado confianza a otra gente para haberlo hecho, sí.

EPA: -Has colaborado con gente de otros ámbitos más “cultos”, como Michael Nyman o Ute Lemper. ¿Crees que eso te ha ayudado a obtener credibilidad más allá de la escena indie?

Neil: No lo sé. En realidad nunca hemos estado buscando la credibilidad. Simplemente hemos ido a por la gente que creo que era interesante. Siempre he sido muy fan de Michael Nyman, porque ha metido la música clásica dentro de un campo contemporáneo. De ahí nunca sabes lo que va a suceder. Pero no creo que nos hubiésemos metido en colaboraciones si no pensásemos que el resultado final iba a ser tan bueno como lo que hubiésemos hecho individualmente.

EPA: -Creo que vuestros fans son bastante especiales. Vamos, conozco casos como el de Xabi (DAR FUL FUL), que se montó una tremenda odisea para ir a veros a Derry.

Neil: Ah, sí, me acuerdo de ese tío, ¿es amigo tuyo? También tenemos la sección de Internet, que es bastante guay. A veces es bueno meterse en los chats, ves lo que la gente está pensando, aunque generalmente se ponen a hablar de salchichas y cosas así. Bueno, eso se combina con críticas de los fans de conciertos y tal. Nosotros también intentamos ser más o menos comunicativos con ellos. De todos modos, a veces me ha dado la impresión de que muchos fans empezaron a sentir como si nosotros fuésemos una banda de su propiedad, y eso no es saludable. Es bueno mantener tu independencia.

EPA: -¿El cinismo es el antídoto contra un romanticismo desencatando?

Neil: Oh, sí. Definitivamente soy un romántico. Eso lo sé porque el mundo es muy anti-romántico y me gustaría cambiar eso. También es divertido ser cínico.

EPA: -¿Tus canciones te sirven para conquistar a las mujeres?

Neil: Creo que nunca he sido realmente bueno en eso. Puede que las canciones, al trabajar mejor con la imaginación, ayuden a ello. Sí, ahora que lo pienso, a mí mujer creo que la conquisté yo, no ella a mí.

Divine© David Saavedra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *