DOCTOR MUSIC. Llanera (Asturias) (21-22-23 de Julio de 2000)


VacaCelebrado en un nuevo recinto, en la Morgal – Llanera, en Asturias, este sería otro de los festivales que no se repetirían al año siguiente. Sin haberse celebrado el año anterior tampoco, volvían con ilusiones renovadas, pero con el mismo error de siempre: un cartel incoherente, tan extremadamente heterogéneo, que por querer satisfacer a todos, al final no satisface por completo a ninguno, ni a indies ni a los amantes de los sonidos más duros, lo que se traduce en una escasa venta de abonos para los tres días. Y mira que el lugar era idóneo, ya que no hace el calor agobiante que hace por estas fechas en otras zonas del país,… un recinto muy amplio, tipo Reading, con mucho verde y a poca distancia de Oviedo, Gijón y Avilés.

El cartel presentaba a los cabezas de cartel robados al FIB, como Beck y Paul Weller, que junto a Lou Reed encabezarían cada uno de los 3 días del festival. El jueves ya habría una fiesta de presentación con la actuación de algunos grupos. Dividido en cuatro escenarios, más uno dance llamado Tortuga Club, el sistema es muy similar al de otros festivales europeos, comenzando los conciertos por la mañana y terminando por la noche, antes de la medianoche, y simultaneándose los distintos escenarios. El escenario “Buffalo Space” estaba reservado para los sonidos más duros (ni hace falta decir que lo pisé durante los 3 días). El escenario principal era “La Vaca”, donde actuarían los grandes, y luego estarían las dos carpas intermedias, casi juntas (La Cabra 1 y La Cabra 2), donde tendrían lugar las actuaciones más interesantes.

El viernes se cayó a última hora Gorky´s Zygotic Mynci, afortunadamente (jeje), ya que en su lugar pusieron a Vacaciones. También se caería Robert Plant. En La Vaca sólo habría 3 actuaciones ese día: Ani Di Franco, que como no me fascina, ni me acerqué; y luego Beck y Pet Shop Boys. Los más tempraneros de los interesantes fueron Urusei Yatsura, a las 4 de la tarde!!! Y luego irían los sorprendentes Muse, ambos de los cuáles me los tuve que perder por la actuación de Vacaciones, que coincidía con estos.

A Vacaciones le tocaba el turno entre Meteosat y Australian Blonde. Lo próximo interesante, o lo primero que vimos tras nuestra actuación, fue a Beck. Yendo hacia las primeras filas nos encontramos a los componentes de Hefner, atentos al concierto del crack americano. Había visto a Beck antes en un Festimad hace unos años, y esta vez sí que me había terminado de convencer. Con más de 10 músicos sobre el escenario, hicieron un concierto soberano y espectacular, digno del cabeza de cartel que eran ese día: entretenidos, dinámicos y elocuentes, fraguaron una actuación sin altibajos donde repasaron todos y cada uno de sus megahits. Fue, sin duda, uno de los mejores momentos de todo el festival. Impresionantes.

Tras Beck, The Bluetones asomaban en una de las carpas. Fue otro concierto radiante el de los británicos. Otros de los conciertos a destacar del festival. Perfectamente uniformados desgranaron uno a uno todos los singles que la gente quería oír. Me dio rabia, porque mi vena groupie me hizo perderme casi todo el concierto, al irme al backstage y encontrarme por sorpresa a Beck, y poder intercambiar algunas palabras (y alguna que otra foto) con el astro americano.

Rafa + Beck + Malela (Nosoträsh)

Rafa + Beck + Malela (Nosoträsh)

Cuando volví a la carpa rápidamente, ya estaban The Bluetones terminando su concierto con los na-na-nas del final de “If…”.

Enseguida al escenario grande de nuevo a escuchar a Pet Shop Boys. Tenía curiosidad por saber cómo se defenderían en directo. Y, en cierta forma, me defraudaron: el escenario se les quedaba demasiado grande. Encima, cuando sacaron la acústica y se ponían con temas nuevos, aburrían, pero claro, enseguida sacaban hits del pasado y entonces flipábamos. Así alucinamos y bailamos cuando tocaron “Suburbia”, “It´s a sin”, etc… y la apoteosis ya fue cuando tocaron mi favorita: “West End Girls”. Este es uno de los grupos cuyo directo se salva por las rentas de hits cosechados a los largo de su carrera, y que inteligentemente intoducen en su repertorio en directo, lo que se agradece, por supuesto. Tras su actuación seguimos bailando en una de sus carpas con Rinocerose, que cada vez se montan conciertos más interactivos, subiendo a un montón de público a bailar sobre el escenario.

El sábado empezamos tempranito la jornada, ya que a eso de la 1 del mediodía fuimos a una de las carpas a ver a nuestros amigos Space Cakes, aunque ya sin Alberto en sus filas. Disfrutamos mucho con los temas de su primer disco, que eran los que conocíamos, y con las versiones que hacían, sobre todo, las de The Beatles. Hay que decir también que aquí, en este festival, hasta el grupo más pequeño disfrutaba de sus 45 minutos mínimos de actuación. Tocaban hasta 16 grupos de Asturias, o sea, casi todos los conocidos y más, y lo que suponía la inmensa mayoría del cartel nacional. Sólo venían de fuera (en lo que a pop se refiere) La Habitación Roja, Vacaciones, Meteosat y Fangoria.  Después de Space Cakes vimos a Susan 6, a los que ya tenía ganas de ver. Sonaron muy conjuntados y bastante bien. Enseguida pasamos a los pildorazos mods de La Ruta, que tuvieron más de un problema con el sonido, pero que resolvieron con mucho entusiasmo y ganas. Nos dejaron muy buen sabor de boca y una muy grata impresión.

El primer plato fuerte del día venía de manos de Hefner, que darían otro de los mejores conciertos del festival. Salieron muy simpáticos al escenario, como acostumbran, y con un barril lleno de latas de cerveza, que terminaron antes de llegar al final de su actuación. Hicieron un concierto muy divertido y es que siempre saben transmitir ese estado de diversión continua que mantienen encima del escenario. Nos partíamos de risa viendo el concierto. Y ellos también. Son un show en directo, y si me cuesta a veces escuchar sus discos, su directo es muy natural y divertido.Si ya fue bueno su concierto de Benicasim del año anterior, éste fue aún mucho mejor.

Hefner

Hefner

Tras estos cachondos, fuimos a ver a Undershakers, que también acudieron a sus hits para cuajar una gran actuación. Sonaron muy bien, aunque con su toque macarrilla y garagero. Y es que lo que hay que destacar de todo el festival es el gran sonido de todos sus escenarios y de todos los grupos. La calidad del sonido era muy buena, incluso en las carpas, donde luego vimos un impresionante concierto de La Habitación Roja, sonando muy conjuntados y realmente bien, con un sonido atronador. El nivel de los grupos nacionales estuvo muy bien a lo largo de todo el festival.

Luego vendría Paul Weller, acompañado en directo de componentes de Ocean Colour Scene y de Style Council. El ídolo de todos los mods que habían venido de todas las partes de España a ver su única actuación en España no defraudó a muchos, aunque a mí, a decir verdad, tampoco me impresionó demasiado. Quizás la falta de temas de los Jam. Tanto tema propio agradaría supongo a los muy fans.

con Paul Weller

con Paul Weller

Luego a ver a Manta Ray, que seguramente darían en mejor concierto nacional en una de las carpas. Uff, cómo sonaron. Parecían de fuera, pero de otra galaxia. Mira que en disco no me llaman mucho la atención, pero es que en directo hay que reconocer que son increíbles y si encima de todo les acompaña el sonido, pues ya se salen

Sexual Dysfunctions – Special Issue 120 3. sildenafil sandoz Patients who fail oral drug therapy, who have.

.

Lo bueno de un cartel tan heterogéneo, es que al no coincidir dos grupos apetecibles a la vez, tienes tiempo de comer, decansar, etc… El turno le tocaba ahora a otro de los mejores conciertos del festival: Tindersticks. Estuvieron pletóricos. Aunque no era el lugar idóneo para un concierto suyo, los que estábamos en primera fila, sí que nos dejamos envolver por todo ese encanto que desprenden en directo el elegante grupo británico. Conmovedores como ningunos.

Y ya el domingo, el último día del festival, no era de los más interesantes, precisamente, ya que el escenario grande estaría ocupado por: M-Clan, Lou Reed y Dover. Así que madrugamos menos, porque el primer grupo que interesabe ver ya tocaban por la tarde, y eran Gómez. A la hora de comer además las nubes se colocaron justo encima del recinto y descargaron con gran fuerza, provocando una enorme tormenta de verano, que sorprendió por el buen tiempo que estaba haciendo.

Como pudimos, acudimos a media tarde a ver a Neurotics; yo sólo vi la parte final, que eran las canciones de su disco “Inside” que ya conocía, y muy bien, porque me dijeron que la primera media hora de concierto eran temas en castellano, nuevos, y que iban en otra onda, y quedaban bastante mal.

Luego vino lo mejor del día: Gómez. Empezaron tímidos, con poca intensidad, pero a medida que los minutos iban pasando ellos se encontraban cada vez más a gusto en el escenario, y el sonido les iba acompañando y se volvía más envolvente, haciéndonos bailar y vibrar con sus singles a los que nos refugiábamos bajo la carpa…

Luego Nosoträsh coincidían con Lou Reed. Yo prefería a Lou, ni que decir tiene, pero con la que caía, las afortunadas fueron las asturianas, ya que Lou aplazó su salida al escenario, que junto con la que caía fuera, hizo que mucha gente emigrara a la carpa, que se iba llenando poco a poco. El sonido no era malo, pero les faltaba garra, consistencia, distorsión, no sé… demsiado blanditas y correctas para mi gusto, eso sí, cuando se ponen a tocar sus singles, se meten a todo el público en el bolsillo (a un servidor incluido).

Y por fin comenzaba Lou Reed en el grande, que tocó con más corrección que simpatía temas de sus discos más irregulares (los últimos), aunque sí que se portó y nos regalo piezas de tal valor como “Romeo Had Juliette”, “Dirty Boulevard” o “Sweet Jane”, haciendo los obligados bises y finalizando con una de mis favoritas, “Perfect Day”. Hizo una demostración de cómo se puede llegar a emocionar con tan solo una telecaster y dos o tres acordes. Ya no quedaba nada más interesante por ver. Bueno, vimos el final de Dover, por curiosidad, donde todos los componentes (masculinos) se quedaron en pelota picada sobre el escenario. Aguantamos incluso hasta la última actuación del festival, la de Fangoria, que aunque no siendo muy fan, reconozco que hicieron un gran concierto donde hicieron bailar a todo el que se pasaba por allí.

Lo mejor del festival fue: Beck, Hefner, Tindersticks, Gómez y Lou Reed.
Lo mejor nacional fue: Manta Ray.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *