BIRDIE + LA CASA AZUL + THE HIGH LLAMAS + LA BUENA VIDA + SAINT ETIENNE. Aqualung (Madrid).

24-highllamas

The High Llamas

La cita que se da todos los años por estas fechas como celebración de uno de los mejores programas de nuestra radio, esta vez nos presentaba un cartel muy pop, a veces, demasiado, o esa es la impresión me dio en ocasiones, no sé… quizás echaba en falta la presencia de guitarras distorsionadas, tipo Planetas o Teenage Fanclub, porque a veces se notaba un poco de linealidad en el sonido. De hecho, empezaron Birdie, cuyo disco acababa de ser editado en España por Elefant. Luego fue el grupo revelación nacional, La Casa Azul; revelación porque todo el mundo pide ya a gritos su disco, que se hace de rogar y que nunca sale. Todo el mundo coreaba sus canciones. Se hizo acompañar como venía siendo habitual de amigos suyos que bailaban sobre el escenario y que de sobra son conocidos por la nueva escena pop de nuestro país. Luego vinieron unos High Llamas, que quizás no era el lugar idóneo para desarrollar sus canciones, ya que la gente del público aprovechaban para contarse su vida, cómo iban los exámenes, etc… durante el concierto, por lo que no se podía disfrutar de lo que hubiera sido seguro un estupendo concierto. Luego fueron La Buena Vida, quizás los reyes de la noche, presentando algunos nuevos temas y tocando algunos ya de sobra conocidos por todos y cantados por las primeras filas, en un concierto que se hizo muy corto, para dar paso a Saint Etienne, que ya sabe de sobra Sarah cómo meterse al público español en el bolsillo, con una actuación excelente, donde repasaron los singles de su último disco y aquellas canciones rescatadas de trabajos anteriores y que todo el mundo quería oír. Luego, cuando acabó todo, y aprovechando que los viajeros polares nunca duermen, Luis y Joako se disponían a pinchar, y a hacernos disfrutar y bailar a lo largo de toda la noche, cuando a los pocos minutos toda la gente fue desalojada de la sala y no dejaron pinchar a nuestros djs favoritos, para dar paso al funcionamiento normal de la sala, o sea, lo que deja dinero: música bacalaera, gogós musculosos y público de lo peor, no cumpliendo con lo que había en el programa, y deseando que terminaran los conciertos para echarnos a todos. Por supuesto, no tengo adjetivos calificativos para este tipo de hijos de… Lo mejor, el ambiente, y lo peor, ya se sabe, el inesperado final.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *