LAWRENCE ENGLISH – “Wilderness of mirrors” CD / LP (Room40, 2014)

LawrenceEnglishCD
El australiano Lawrence English es uno de los artistas más respetados de ese campo de la electrónica que llaman ambient, y uno de los que más me gustan. En este nuevo trabajo, cuyo título está extraído del poema ‘Gerontion’ de T.S. Eliot, el compositor nos deleita con ocho cortes en los que procesa digitalmente sonidos de instrumentos tradicionales para construir espectaculares y conmovedoras atmósferas que logran atraparte y trasladarte a un lugar inhóspito y mágico, que parece poner banda sonora a la génesis del universo. Fascinado Lawrence por el uso del volumen en directo a cargo de grupos como EARTH, SWANS y MY BLOODY VALENTINE, en este ‘Wilderness of mirrors’ se dejan ver más las influencias del noise y del shoegaze que las de la fría electrónica del drone, explorando con el ruido, un ruido que te hipnotiza y te transporta como si fueras en una gran nave viajando por el espacio, divisando perplejo la majestuosidad del cosmos. El álbum, que ha sido editado en el propio sello de Lawrence, Room40, viene acompañado de la descarga exclusiva del EP en directo ‘Parting waves’. Un trabajo realmente estremecedor, de lo mejorcito de este género que se ha publicado este año.
 

Mis favoritas:

1. Graceless hunter.
2. The liquid casket.
3. Another body.

VVAA – “C86 [THE DELUXE EDITION]” 3CD (Cherry Red, 2014)

VVAA-C86-3CD-LL
Reedición en formato CD de la mítica cassette que se regaló con el semanario británico New Musical Express a mediados de los ochenta, y que dio lugar a los comienzos del verdadero ‘indie’, no el contaminado término utilizado hoy en día, sobre todo en nuestro país. La 23ª referencia (catalogada como NME 022, ya que la primera no tuvo número) que regaló la revista en Mayo de 1986 retrataba una escena alternativa que apareció en el Reino Unido una vez digerido el movimiento punk y el post-punk de la década anterior. Esta escena, apoyada por todo un circuito de pequeñas salas de conciertos, fanzines y sellos discográficos, que constituyen las raíces del indiepop que a tantas bandas ha influído hoy en día, proporcionó una buena corriente de aire fresco a una época que se estaba contaminando con sonidos demasiado comerciales y previsibles. Aparece en una edición de 3 CDs, recogiendo el primero de éstos la cassette tal y como apareció publicada, y añadiendo dos CDs más con 25 canciones cada uno de otros grupos que formaron parte de esa escena, tan imprescindibles como THE JESUS & MARY CHAIN, THE JUNE BRIDES (que debían haber aparecido en la cinta, pero que se negaron para que no se les encasillara en un estilo), THE HIT PARADE, THE PRIMITIVES, BMX BANDITS, THE WEATHER PROPHETS, ST. CHRISTOPHER, TALULA GOSH, THE JASMINE MINKS, HAPPY MONDAYS, BLUE AEROPLANES, y un montón más de nombres indispensables para retratar un sonido y una época, si bien, el CD principal que recoge el contenido musical de aquella cassette es el primero, que se abre con “Velocity girl” de PRIMAL SCREAM, y se cierra con “This boy can wait (a bit longer!)” de THE WEDDING PRESENT, e incluye también bandas como THE PASTELS, THE SOUP DRAGONS, SHOP ASSISTANTS, CLOSE LOBSTERS, McCARTHY, THE SERVANTS,… las 22 canciones que venían en la cinta. Cuando se habla del C86 se habla de una forma de hacer las cosas, de un sonido jangle-pop de guitarras, con ritmos saltarines, con atmósferas entre el twee y el punk, con un cierto punto low-fi, pero siempre con estrofas y estribillos irremediablemente pop, sin una mayor pretensión, un movimiento ajeno a los caprichos de la industria discográfica británica existente a mediados de los ochenta. Todo esto se apoyaba en un montón de músicos con nuevas ideas, y con muchas ganas de hacer cosas, creando además medios alternativos como fanzines y sellos independientes. Aunque la cassette se publicó en vinilo por Rough Trade meses después, no ha sido hasta ahora cuando ha aparecido esta cuidada caja, que además de los 3 CDs incluye un libreto de 48 páginas de lectura obligada, a cargo de Neil Taylor, uno de los culpables de aquella selección musical, que nos relata las vicisitudes de la época, ese momento glorioso de la música en el Reino Unido, que luego se exportaría afortunadamente al resto del mundo.

 

Mis favoritas: 1. THE PASTELS – Breaking lines.
2. THE HIT PARADE – You didn’t love me then.
3. PRIMAL SCREAM – Velocity girl.

SEA PINKS – “Dreaming tracks” LP (Cass/Flick, 2014)

SeaPinksLP-webSEA PINKS solían ser un grupo paralelo de GIRLS NAMES, con los miembros intercambiándose los instrumentos de una banda a otra, pero ya no es así, y es que Neil Brogan, líder de SEA PINKS y antiguo batería de GIRLS NAMES, ya no cuenta con la colaboración de Cathal Cully y Claire Miskimmin, siendo ahora por Steven Harry el bajista, y por Davey Agnew el batería. El trío de Belfast ha sabido plasmar un álbum la mar de interesante, con diez canciones de sunshine pop, si bien hay también momentos para el garage, el surf y en general, para la música de raíces sixties. Pop con mayúsculas, de estribillos radiantes y melodías soleadas y adictivas, como en “Magpies eyes”, la que abre la cara B del vinilo, que ya salió publicada el año pasado como adelanto en un 7” titulado ‘Exploding view’. El LP lo han editado en su propio sello Cass/Flick Records, en vinilo de color rosa y de edición limitada de 250 copias y lo puedes conseguir a través de su Bandcamp: https://seapinks.bandcamp.com/. En el disco encontramos riffs maravillosos de bajo y melodías pluscuamperfectas. Estamos ante uno de esos discos en los que todas las canciones superan el notable, joyas pop de muchos kilates, compuestas con grandes dosis de inspiración y talento. Y es que pocos LPs contienen tus canciones favoritas por la cara B, como en este caso. Un álbum de esos que lamentablemente pasarán desapercibidos a no ser que seas de los que rebuscan persiguiendo calidad.

 

Mis favoritas:

1. Dreaming tracks.
2. Wasted on you.
3. Magpies eyes.

TRANS AM – “Volume X” CD / LP (Thrill Jockey, 2014)

TransAm-VolumexCD-L
Nuevo álbum (y van diez como anuncian en el título) del trío de Washington DC formado por Nathan Means, Phil Manley y Sebastian Thomson. Diez canciones de formidable aspecto pero de naturaleza ecléctica y bastante heterogénea, vamos, que aunque su estilo se caracteriza por poderosos riffs y bases kraut-rock aderezadas por sintes ochenteros, cada canción en este disco es de su padre y de su madre, y en él mezclan por puro divertimento el kraut-rock, el synth-pop y hasta el metal en tres ocasiones, como en “Anthropocene” (de carácter más épico), “Megastorm” y “Backlash”, esta última una explosión de speed-metal que estalla tras unos segundos de falsa calma, con solo heavilón de guitarra incluído, recordando al ‘Kill’em all” de METALLICA! Pero a ellos les da igual ocho que ochenta, y desde luego que nadie podrá decir que se trata de un álbum lineal y monótono. Es cierto que los cortes que más se alejan de mis gustos (el 5 y el 9), los pasaré con el Fast Forward a primeras de cambio, pero el resto son ampliamente disfrutables, aunque no exista una agradable continuidad musical. Empiezan metaleros y con bases pesadas con “Anthropocene”. A continuación, “Reevaluations” se mueve hacia un enigmático synth-pop en el que aparece la clásica voz con vocoder de Nathan. En “Night shift”, mi corte favorito del álbum, me recuerdan a TANGERINE DREAM, un tema instrumental con un ritmo motórico y sintes celestiales. “K street” es una breve y extraña composición con la voz procesada. “Ice fortress” es otro instrumental de synth-pop cálido y magnético, al igual que ”I’ll never”, con una melodía robótica y un sonido que parecen rendir homenaje al synth-pop clásico, recordando a OMD y KRAFTWERK. En definitiva, un disco que no será el mejor de su carrera, pero que contiene un montón de grandes canciones.

 

Mis favoritas:

1. Night shift.
2. I’ll never.
3. Ice fortress.

MUSIC GO MUSIC – “Impressions” CD / LP (Thousand Tongues, 2014)

MusicGoMusicCD-L
Cinco años después de su espléndido debut ‘Expressions’ (Secretly Canadian, 2009), este soprendente grupo californiano regresan con un nuevo trabajo en el que deambulan por los mismos parámetros musicales, sonando a unos ABBA con tecnología del siglo XXI, y fabricando canciones perfectas. Y es que siguen demostrando un acierto exquisito a la hora de dar con estribillos redondos y melodías deliciosamente irresistibles. ‘Impressions’ contiene tan sólo nueve canciones en las que no hay momento para la mediocridad, con ecos de la música funk, el pop bailable, THE CARPENTERS, THE ELECTRIC LIGHT ORCHESTRA, ABBA, FLEETWOOD MAC, los grupos de chicas de los ‘60, la música disco de los ‘70 y el new wave ochentero de BLONDIE. El disco está plagado de un sonido brillante, rozando lo comercial, con ritmos bailables construidos con secuenciadores y solos de guitarra, trasladándonos a otra época de luces de neón, bolas de discoteca y pantalones de campana, pero con riffs de sintes que actualizan su sonido a nuestros días. Su debut estaba plagado de hits, y éste no iba a ser menos, y es que seguro que se podrían extraer de él varios singles. Un disco fabuloso, de fácil digestión, ideal para bailar el sábado por la noche en tu pub favorito.

 

Mis favoritas:

1. Tell me how it feels.
2. Ginferno.
3. Part of me.

THE NEW PORNOGRAPHERS – “Brill bruisers” CD / LP (Matador, 2014)

NewPornographersCD-L
THE NEW PORNOGRAPHERS vuelven con nuevo álbum, un trabajo excepcional con trece maravillosas canciones llenas de inspiración, vitalidad y optimismo, en dónde parecen haber recogido las influencias de la psicodelia de los ‘60, el glam de los ‘70 y la new wave y el synth-pop de los ‘80, para actualizar su fabuloso power-pop noventero, y regalarnos casi tres cuartos de hora de puro éxtasis sonoro. Cuatro años han pasado desde su anterior trabajo, ‘Together’, y la espera vaya si ha merecido la pena! Y es que quizás estemos ante el mejor trabajo de su discografía, o al menos, a la altura de ‘Mass romantic’ y ‘Twin Cinema’, sus dos obras maestras. Gran parte de la culpa la tiene que la banda canadiense vuelve a contar con su alineación de lujo, con la vuelta de Neko Case y Dan Bejar, entretenidos estos últimos años con sus proyectos paralelos, Neko Case en solitario, y Dan Bejar con su grupo DESTROYER. ‘Brill bruisers’ es el sexto álbum de THE NEW PORNOGRAPHERS, un álbum que AC Newman ya nos adelantó que se trataría de un “disco de celebración”, puesto que después de tiempos adversos no iba a dejar que más vicisitudes le afectaran, y que eso se vería reflejado en su música, y así lo demuestra aquí. De hecho, he de reconocer que ha sido un día muy aprovechado en el trabajo, sin perder el ánimo y la sonrisa durante toda la mañana, rindiendo un montón, y todo ello gracias a ponerme este disco de camino al curro! Trece canciones con fantásticas guitarras, alocados teclados, coros sublimes y melodías eufóricas y festivas marca de la casa. Pop hipervitaminado en estado puro, con melodías redondas y un sonido radiante. Pues nada, celebremos que de nuevo están juntos AC Newman, Neko Case y Dan Bejar, demostrando una vez más que el conjunto es más que la suma de las partes.

 

Mis favoritas:

1. Brill bruisers.
2. Champions of red wine.
3. You tell me where.

 

SLEAFORD MODS – “Divide and exit” CD / LP (Harbinger Sound, 2014)

SleafordModsCD-L
Recuerdo que la primera vez que escuché a este dúo me horroricé en parte, pero por otro lado, he de reconocer que me gustaron, y que cada vez lo hacían más, hasta que no pude evitar comprarme su último trabajo, este ‘Divide and exit’. SLEAFORD MODS llevan casi una década tocando y han publicado aproximadamente media docena de discos. Son un dúo de las East Midlands, en concreto, de Grantham, del mismo pueblo que Margaret Thatcher, y en su música mezclan hip hop con post punk y electrónica barata. SLEAFORD MODS lo forman Andrew Fearn, que se encarga más de la parte instrumental, dándole al ‘Play’ a sencillos presets de teclados de saldo, sobre los que Jason Williamson vomita a gran velocidad medio en plan rap medio en plan Mark E. Smith, letras llenas de odio y rabia, y en dónde las palabras “fucking” y “shit” son la que se escuchan con más frecuencia a lo largo de los cuarenta minutos que dura el disco. Catorce canciones de entre dos y tres minutos que contienen estribillos que sin querer acabarás cantando. Los ritmos crudos se acompañan de bajos puntiagudos e hipnóticos, y sobre ellos, Jason Williamson escupe crítica social en plan predicador con bastante mala leche, con todo tipo de insultos a la clase política y a otros colectivos, con un acento nada aconsejado para alguien que esté aprendiendo inglés. Música reducida a la mínima expresión, con cajas de ritmos repetitivas y bajos distorsionados, sin apenas adornos, y que recuerda a un cruce entre THE FALL, SUICIDE y THE STREETS.

 

Mis favoritas:

1. Strike force.
2. Tied up in Nottz.
3. Smithy.

FLYYING COLOURS – “Not today” CD-SINGLE (-Autoeditado-, 2014)

FlyyingColoursCDS
Tras el EP 12” publicado a medias por Shelflife y Club AC30, aquí tenemos un nuevo single de esta interesante banda de shoegaze de Melbourne, esta vez en formato CD, autoeditado, y con sólo una canción. Eso sí, siguen mostrando esa fórmula infalible de potente base rítmica + guitarras llenas de fuzz + voces chico-chica a igual o menos volumen que el resto de instrumentos.

Mi favorita: Not today.

FLYYING COLOURS – “Flyying colours ep” EP 12” (Shelflife / Club AC30, 2014)

FlyyingColours12-web
FLYYING COLOURS son un sorprendente grupo de psycho-shoegaze de Melbourne que debutan con este EP editado exclusivamente en vinilo 12”. El disco contiene cinco preciosas joyas de space-rock lleno de distorsión que recuerda a grupos como MY BLOODY VALENTINE, RIDE y SWERVEDRIVER, con una deliciosa mezcla de voces vaporosas chico-chica, que asoman tímidamente entre la maraña de guitarras. El EP ha sido publicado a medias entre el sello británico Club AC30 y el americano Shelflife, en una edición exquisita y limitada a 500 copias en vinilo 12” de 180 gramos, que viene en color uva para la edición americana, y en color azul para la europea, que es la que tengo yo.

Mi favorita: Wavygravy.

MORRISSEY – “World peace is none of your business” CD / 2LP (Harvest, 2014)

MorrisseyCD-L
Nuevo disco de Morrissey, cinco años después de ‘Year of refusal’ (2009). Para él ha contado a la producción con Joe Chiccarelli (THE KILLERS, RUSSIAN RED,…), que nos ha devuelto al Morrissey más barroco y excesivo. Nada más salir el disco, los comentarios que me llegaban no eran muy halagüeños, que si el disco dejaba bastante que desear, etc… y cierto que me enfrenté a él con algo de indiferencia y pesimismo, y quizás por eso no me resultó tan malo. En realidad no es mal disco, aunque tampoco está a la altura de sus mejores trabajos. Y es que hasta un álbum mediocre de Morrissey es mucho mejor que lo que hacen la mayoría de grupos hoy en día. En él, además de la ya clásica mezcla de guitarras y elementos electrónicos, vemos una mayor presencia de influencias latinas, gracias a un mayor uso de acordeones, guitarra española, vientos y percusiones. El disco comienza con el tema titular, en el que se llama a no votar (“Each time you vote, you support the process”). Se suponía que tenía que ser el single, pero ni siquiera me parece uno de los temas más destacados del disco. “Neal Cassady drops dead” tiene guitarras más afiladas, que me recuerda mucho a las del disco ‘Head music’ de SUEDE. Es un tema de corte grandiolocuente y ampuloso que va sobre la generación beat, con Allen Ginsberg y ‘Howl’. Mezcla con acierto sintetizadores analógicos con arreglos de guitarra acústica, y hasta hay un solo de guitarra española (no es el único en el disco). “I’m not a man” es un corte de casi ocho minutos con una intro apenas imperceptible, que termina con un emocionante crecendo final en el que destacan los teclados de Gustavo Manzur, la incorporación más reciente al grupo. Una crítica de los estereotipos masculinos, que da paso a la parte más emocionante del álbum, con un tema más fresco y directo, “Istanbul”, que bien podría haber salido como single. En “Earth is the loneliest planet” habla de la crueldad del ser humano, basando la instrumentación en percusiones latinas, guitarras acústicas, arpa, acordeón, y coros celestiales a cargo de Kristeen Young. “Staircase at the university” es quizás mi canción favorita del disco, la más pop, con una melodía luminosa y un fantástico colchón de teclados. Va de un padre demasiado exigente con los estudios de su hija. Vuelven a destacar las guitarras acústicas, los vientos, y un fabuloso solo de guitarra española. “The bullfighter dies” muestra en dos minutos la conocida faceta antitaurina de Morrissey, nombrando hasta seis ciudades españolas, entre ellas Murcia… “Kiss me a lot” tiene una letra repetitiva pero efectiva, una melodía sencilla sobre un ritmo latino (creo oír hasta unas castañuelas!), y un estribillo facilón pero redondo y pegadizo. Las tres siguientes, “Smiler with knife”, “Kick the bride down the aisle” y “Mountjoy” superan todas los cinco minutos, bajan bastante el listón, con un tempo mucho más bajo, y carecen de la intensidad y la magia necesarias. Cierra el disco “Oboe concerto”, otro tema tranquilito, que si bien mejora algo el nivel, confirma que el álbum podía haberse acabado en el corte ocho. Aún así, como digo, cualquier disco mediocre de Morrissey supera la media del resto.

 

Mis favoritas:

1. Staircase at the University.
2. Istanbul.
3. Kiss me a lot.